La guerra más larga, salvaje y sin cuartel del reino animal no es cosa de humanos, sino de perros y gatos

Dont Know Whats Comin 3926784260

Hay una batalla en marcha. Una batalla que lleva librándose durante cientos de miles de años: la lucha entre perros y gatos. Antes de que los felinos llegaran a América, había más de 40 especies distintas de cánidos. Hoy, fruto de esa lucha, solo quedan nueve.

Sin embargo, en las últimas semanas ha aparecido un estudio que sugiere que tigres, leopardos y doles (una especie de perro salvaje asiático) coexisten sin problema en varias reservas indias. ¿Estamos antes el fin de una de las mayores batallas de la historia natural?

Montescos y capuletos

Arthur Heyer The Bulldog And The Cat

Como repite constantemente Javier Arcos: la evidencia de que los gatos y los perros se llevan mal es muy muy fuerte. No solo tenemos el folclore tradicional (en Europa, Asia o África), sino que en estado natural los grandes felinos y los cánidos salvajes no suelen cohabitar las mismas zonas.

La competencia entre estas dos familias ha sido una constante a lo largo de la historia

El motivo más evidente es que son las dos familias de carnívoros que han entrado, tradicionalmente, más en competencia. Los felinos por parte del suborden feliformia y los cánidos por parte del suborden caniforme.

A lo largo de la historia evolutiva, las hienas (que eran insectívoras y se parecían más a los proteles actuales), los osos y los carnívoros marinos jugaban en "otra liga". Pero cánidos y felinos competían directamente por comida, espacio y otros recursos vitales.

Incluso se comen entre sí cuando surge la oportunidad. Está documentado que los leones comen licaones y los lobos, gatos salvajes. Tanto es así que donde hay más felinos hay menos cánidos y viceversa. O eso dicen los datos.

felinos Distribución y diversidad de felinos en el Mundo

cánidos Distribución y diversidad de cánidos en el mundo

El ejemplo más llamativo quizás sea América. La llegada de los felinos al continente americano nos da un excelente 'experimento natural' para estudiar cómo estas dos familias de animales compiten entre sí: con la llegada del competidor desaparecieron más de 40 especies de cánidos. De hecho, esta competencia fue el factor más importante para el desarrollo de las especies de cánidos norteamericanos. Más que los cambios climáticos o los problemas ecológicos.

¿Llamados a (no) entenderse?

Cantwealljus

Por todo esto resulta muy curioso que se hayan encontrado zonas de la India donde doles, tigres y leopardos coexisten aunque compitan por gran parte de los recursos. Gracias a docenas de cámaras no invasivas y a la monitorización de individuos, se registraron más de 2.500 imágenes que demuestran esa cohabitación.

La gran duda, de cara a la conservación de las especies, es hasta qué punto esa lucha es modificable

Es cierto que en algunas de estas zonas los doles cazaban de día y los felinos de noche, pero en otras zonas (con menos abundancia de recursos) las actividades de ambas se superponen.

Según los investigadores, presionadas por las condiciones ecológicas, las especies desarrollan adaptaciones particulares para aprovechar distintos tamaños de presas, distintos horarios o distintos tipos de hábitats.

Esta información es fundamental porque da pistas muy interesantes para mejorar las estrategias de conservación. Tanto los grandes felinos como los cánidos salvajes suelen ser especies en peligro. Todo esto nos permitirá diseñar mejor las reservas naturales y los esfuerzos de conservación.

Como perros y gatos

fefe

Pero además nos da claves sobre porque perros y gatos, criados en el mismo entorno, pueden convivir sin (demasiado) problema. Los perros provienen de una unos lobos muy sociables, mientras que los gatos vienen de los solitarios gatos salvajes de Arabia. Es decir, viven en mundos evolutivos distintos y sus diferencias son en buena parte irreconciliables.

Pero los cambios ecológicos y las condiciones climáticas hacen extraños compañeros de cama: lo que muestra la cohabitación de la India es que el mundo cambia y los seres vivos tenemos una importante flexibilidad para adaptarnos a esos cambios. Cada vez hay más expertos sugiriendo precisamente eso: el cambio climático y la degradación ambiental pueden alterar equilibrios evolutivos tan profundos como la épica batalla entre perros y gatos.

También te recomendamos


¿Cómo han variado los principales hábitos de consumo de los españoles en los últimos años?


Nuestro mundo en datos: visualizando cómo hemos cambiado los últimos siglos


El Garmin Astro 430 te coloca en el mapa a veinte perros a la vez


La noticia

La guerra más larga, salvaje y sin cuartel del reino animal no es cosa de humanos, sino de perros y gatos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual?

La presentación de la nueva familia Optane de unidades de memoria llega tras años de desarrollo y la promesa de enterrar al disco duro tradicional. De hecho Intel parecía indicar que sus memorias no volátiles 3D XPoint podrían incluso ponérselo difícil a los exitosos SSD. Las cosas no están tan claras ahora que las primeras unidades han llegado tanto al mercado empresarial como al mercado del usuario final. Al menos en el segundo caso nos encontramos con unidades pequeñas y cuyas ventajas, por mucho que lo diga Intel, no dejan entrever ninguna revolución en el mercado actual. Parece más bien que Intel se quiere inventar una solución a un problema que (ya) no existe. Cacheando que es gerundio Los propios ingenieros de Intel plantean su solución para usuario final como una solución para actuar como caché de un sistema de almacenamiento tradicional más amplio gracias a los controladores Rapid Storage Technology. Eso plantea algunas barreras, como el hecho de estar soportado solo en Windows 10 64 bits y solo para la partición de arranque. Eso implica que estas memorias Optane de 16 (44 dólares) y 32 GB (77 dólares) para usuario final —el cuento podría cambiar para las unidades empresariales— están orientadas a servir como "aceleradoras" para que el sistema operativo y las aplicaciones más frecuentemente usadas vayan más fluidas. Aunque como indican en AnandTech los rendimientos en lectura son fantásticos (1.200 MB/s) las cosas empeoran claramente en escrituras (280 MB/s), pero es cierto que esa orientación al cacheo de operaciones frecuentes hacen que ese desequilibrio no sea tan importante. Bienvenidos a un nuevo término: profundidad de cola Para defender la validez de la idea, en Intel nos hablan de un término que se había manejado poco en análisis técnicos: la profundidad de cola (Queue Depth, QD), que indica el número de peticiones pendientes de entrada/salida (E/S) que se pueden "encolar" al mismo tiempo en un controlador de almacenamiento. Como explican en LegitReviews, Intel proporcionó una serie de estudios en las que se evaluaba en qué tipo de profundidad de cola estaban distintos tipos de aplicaciones y operaciones, y en esa gráfica se demostraba que las profundidades de cola bajas eran mucho más importantes que las altas en la mayoría de operaciones de lectura y escritura. A lo largo del tiempo, revelaban los estudios de Intel, la mayoría de las operaciones se situan entre las QD1 y las QD4. Ahí es donde está el verdadero beneficio de las memorias Optane: se portan fantásticamente en esas QD bajas, frente a un disco duro que sufre ante esas situaciones. Por esa razón Optane tiene sentido para Intel en esos escenarios en los que según Intel se pueden lograr hasta 14 veces los rendimientos de unidades tradicionales, y que también son superiores a los SSD convencionales e incluso a las atractivas unidades M.2 NVMe. Cuidado: esto son datos de Intel, y hasta que se pueda evaluar el comportamiento real de Optane (salen el 24 de abril), tenemos que observar esas conclusiones con sentido crítico. Casos de uso: si solo tienes un disco tradicional, buena idea (parece) Si uno se fija en los casos de uso propuestos por Intel (en la imagen) se ve cómo la propuesta de Optane está orientada sobre todo a equipos con un disco duro tradicional en los que esta unidad podría mejorar sensiblemente el comportamiento general del equipo gracias a esos rendimientos en lecturas y a su interfaz PCIe 3.0 x2 NVMe. El discurso, de hecho, es muy similar al que se ha realizado durante los últimos años con las unidades SSD. Si no tienes una unidad de este tipo en tu equipo, actualizarlo para instalar el sistema operativo en ella es una fantástica idea que te permitirá "rejuvenecerlo". Con Optane la idea es básicamente la misma, pero es como si Intel hubiera llegado tarde a la fiesta. Si ya tenemos SSDs, ¿para qué necesitamos Optane? Según Intel, se trata de una alternativa más barata que la de un SSD. De este modo, podrías combinar una unidad HDD tradicional de 1 TB con una unidad Optane de 32 GB y el coste sería inferior al de una unidad SSD de 1 TB e incluso que una de 500 GB. Es algo así como una evolución de las unidades de disco duro híbridas que se han hecho famosas en equipos de Apple con sus famosos Fusion Drive, una opción que podría ser curiosa en ciertos escenarios. El problema con ese planteamiento es que en realidad uno no puede "actualizar" sus equipos con Optane. Este tipo de módulos M.2 solo están disponibles para equipos con ciertos procesadores de séptima generación de Intel, y solo con algunos chipsets. No todos los fabricantes de placas base ofrecerán soluciones compatibles, lo que limita el alcance de la solución. De hecho aun en el caso de tener un equipo compatible, ¿para qué queremos Optane? Es muy poco probable que alguien que se compra un equipo con uno de los nuevos chipsets y procesadores de Intel instale como unidad principal un disco duro: las unidades SSD M.2 NVMe son una alternativa demasiado atractiva, y los precios no son tan elevados. Es cierto que si quieres ahorrar un poco de dinero puedes optar por combinar un disco duro tradicional con una de estas unidades Optane, pero ¿no prefieres tener una unidad SSD para todo? La solución que Intel nos propone con Optane abre nuevas posibilidades, desde luego, y eso siempre es bueno. Ahora sois vosotros los que decidís. ¿Creéis que Optane puede ser realmente interesante ahora que el disco duro está decayendo en equipos de nueva hornada? Puede que simplemente este primer movimiento de Intel sirva para que comencemos a conocer las ventajas de unas unidades de memoria que desde luego son interesantes, pero que lo serían mucho más con capacidades de almacenamiento más amplias. Todo llegará (esperamos). Más información | IntelEn Xataka | Que los portátiles sigan ofreciendo SSD de 128 y 256 GB a estas alturas tiene fácil explicación También te recomendamos Así es la primera unidad Intel Optane: 375GB en formato SSD que prácticamente puedes usar como memoria RAM El almacenamiento atómico deja (parcialmente) en ridículo a cualquier disco duro actual ¿Por qué todo el mundo está olvidando la parte más importante de un móvil? - La noticia Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual? fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .