Las siete discusiones sobre si ‘Mass Effect: Andromeda’ está a la altura de la saga

Mass Effect: Andromeda

Ya lo tenemos aquí: el lanzamiento polémico del año en el terreno de los videojuegos ha tardado poco en llegar y, definitivamente, es una lástima que el protagonista haya sido ‘Mass Effect: Andromeda’.

‘Mass Effect’ es una saga muy querida. BioWare supo crear toda una space opera en forma de RPG de acción cuya trilogía inicial acabó convirtiéndose en una de las más aclamadas por crítica y comunidad. ¿Qué ha ido mal en ‘Mass Effect: Andromeda’ para que haya levantado tanta polémica no sólo antes de salir a la venta, sino antes incluso de que hoy mismo llegaran los primeros análisis?

Sólo el tiempo acabará sacando a relucir toda la verdad tras el desarrollo de ‘Mass Effect: Andromeda’, pero con los datos de que disponemos ahora mismo podemos empezar a intuir parte de lo sucedido. Y aquí hay dos claves a tener en cuenta: por un lado, el equipo de desarrollo no es el mismo que el de la trilogía inicial, no es el equipo principal de BioWare, y por el otro resulta que han tenido que crearlo todo desde cero al pasar de Unreal a Frostbite como motor gráfico.

Pero vayamos a las principales discusiones que está generando el juego.

Las animaciones faciales de Mass Effect: Andromeda son horribles

Este tema explotó a finales de la semana pasada cuando, gracias al programa EA Access en Xbox One y Origin Access en PC, todo el que quisiera tenía ya la oportunidad de jugar a las primeras horas de ‘Mass Effect: Andromeda’. Fue entonces cuando se empezaron a detectar sus extrañas animaciones faciales y, como es lógico, a surgir memes de todo tipo.

En este vídeo podemos ver varios ejemplos:

Lo peor del asunto es que estas animaciones faciales no son mejores que las que ya vimos en el primer ‘Mass Effect’, un juego lanzado hace diez años:

Tras haber jugado durante cerca de 40 horas, puedo afirmar que, en efecto, las animaciones faciales son muy malas. En un juego con pocas secuencias de diálogos esto podría pasar por alto con mayor facilidad, pero precisamente estamos ante una saga donde las conversaciones y los primeros planos de los personajes son una parte esencial.

Técnicamente, ¿está a la altura de la saga?

Otro de los puntos sobre los que se está hablando es su apartado técnico más allá de esas animaciones faciales. El motor Frostbite le ha permitido al equipo de desarrollo crear planetas verdaderamente alucinantes, ahí creo que pocas pegas podemos poner, pero el juego tiene otro tipo de problemas a este nivel.

Mass Effect: Andromeda

En PS4 he podido comprobar que tiene ciertos problemas de rendimiento que hacen bajar el framerate, que en principio está bloqueado en los 30fps. Aquí hay un breve análisis de rendimiento en consola durante las primeras horas de juego, donde no hay demasiados picos, pero más adelante sí me los he encontrado más acusados:

Además de estos problemas puntuales de rendimiento, también es cierto que cuenta con algunos bugs en otro tipo de animaciones. Este vídeo rescata unos pocos:

¿Es buena su historia? ¿Está bien contada?

Todo fan de ‘Mass Effect’, y de los juegos de BioWare en general, busca buenas historias en sus RPG. Con la trilogía original consiguieron atraparnos gracias a esa brutal historia en la que una antigua raza de máquinas avanzadas aniquilaba cualquier civilización orgánica cada 50.000 años. Así explicado ya impresiona, no os quiero ni contar lo que es vivirlo con un mando en las manos.

‘Mass Effect: Andromeda’ deja atrás todo aquello, nos lleva a una nueva galaxia, introduce una plantilla totalmente nueva de personajes, y nos propone descubrir nuevos planetas en los que establecernos. No es una mala historia, a pesar de que ya la hemos jugado, visto y leído en otras obras, y además tiene un par de giros que a mí me han resultado interesantes.

En cualquier caso, hay que reconocer que ni el guión está demasiado bien escrito, ni los diálogos son muy buenos. De hecho hay muchos de ellos que dan algo de vergüenza, entre otras por la rebaja general en el tono del juego con respecto al resto de entregas. Se hecha en falta algo más de peso, de gravedad, una base que desde el principio asiente bien los mimbres y a partir de ahí vaya tirando del hilo.

Tal y como sucede con el apartado técnico, donde el juego es capaz de lo mejor y de lo peor, hay partes de la historia y de los diálogos que están bien y son interesantes, y otras no tanto. Esa inconsistencia es la que nos deja con una sensación agridulce.

Mass Effect: Andromeda

¿Qué pasa con el sistema de combate?

Para esta ocasión, el protagonista cuenta con un jetpack que le permite saltar a gran altura, mantenerse en el aire durante unos segundos y realizar un movimiento rápido en cualquier dirección para esquivar los ataques.

A esto se le suman las habilidades de combate, bióticas o tecnológicas más un perfil que potencia cada una de ellas para que podamos ajustarlo todo a nuestro estilo de juego: más agresivo, con menos peso en las armas, más defensivo y usando sólo poderes bióticos, etc.

El problema viene cuando muchos de los enfrentamientos están mal planteados. Todo lo que Ryder puede hacer se queda en nada si lo que tenemos delante es un escenario pequeño y pasillero. Por contra, aquellos tiroteos que se producen en espacios más grandes y con posibilidades de movimiento, lucen con un brillo especial.

El nuevo sistema de conversaciones

‘Mass Effect: Andromeda’, tal y como sucede en las tres entregas anteriores, cuenta con un sistema de conversaciones en el que podemos elegir no sólo la respuesta, sino el tono de la misma. En este caso hay una evolución clara. Donde antes todo se basaba en un sistema de moral (bien vs mal), ahora hay hasta cuatro tipos de respuestas: emocionales, lógicas, casuales o profesionales.

Eso añade una capa más de personalización, puesto que disponemos de más opciones con las que reflejar nuestra propia personalidad, pero por la razón que sea el equipo de desarrollo ha decidido que el impacto de nuestras decisiones no sea tan profundo como en las anteriores entregas.

Y aquí volvemos al tema de los diálogos: hay personajes como Jaal que nos darán pistas interesante sobre la cultura de los angara, una de las tres nuevas razas que introduce ‘Mass Effect: Andromeda’, pero por otro lado nos encontraremos con conversaciones aburridas e incluso líneas de diálogo un tanto bochornosas. En este sentido es Liam quien se lleva la palma con sus tonterías, menudo personaje más estereotipado y prescindible.

Mass Effect: Andromeda

¿Y el lado RPG de Mass Effect: Andromeda?

Otra de las cosas de las que se está hablando es si estamos ante un buen RPG o no. Eurogamer, por ejemplo, dice que es el peor RPG de BioWare así, sin paños calientes.

Lo cierto es que en toda la saga ‘Mass Effect’ tiene más peso la propia historia y cómo avanza que todas las actividades paralelas que la mayoría de los RPG más tradicionales nos ofrecen. Y ‘Mass Effect: Andromeda’ no es una excepción.

El principal problema aquí es que el sistema de menús y gestión de inventario, investigación y desarrollo es de lo peorcito que hemos visto en los últimos años. Todo es demasiado confuso. Nada invita a pasar un rato viendo qué podemos desarrollar o mejorar en lo relativo a equipo (armas, armaduras, aumentos, etc.) y al final eso se traduce en que, más allá de las subidas de nivel del personaje que nos permiten desbloquear y mejorar habilidades, pasemos de largo de todo lo relacionado con la gestión de recursos, comercio, etc.

Un juego que mejora a medida que se acerca al final

Las primeras horas de juego tienen un problema evidente cuando no logran transmitir las mejores sensaciones. De hecho, habiendo completado la campaña, creo que esa prueba de diez horas que ofrece EA a través de su Access casi perjudica más al juego que otra cosa. Porque durante sus primeros compases todo es bastante blando.

Poco a poco la historia va cogiendo fuerza y, salvo momentos puntuales repartidos aquí y allá, la cosa no explota realmente hasta el último tramo del juego. En mi caso, eso significa que la sensación final que me ha transmitido el juego no es mala. No es un juego desastroso, ni mucho menos, pero tampoco la obra maestra que nos hubiera gustado jugar a los que amamos la trilogía original. Es como si quisiera abarcar mucho y se hubiera quedado a medio gas en casi todo.

En definitiva, creo que al juego le hubiera sentado bien al menos un año más de desarrollo para pulir todas esas aristas que tiene.

En VidaExtra | Análisis de Mass Effect: Andromeda, ¿es esto lo mejor que puede darnos la saga?

También te recomendamos


Demos de juegos más completas pero de pago, una idea de EA


¿Cómo han variado los principales hábitos de consumo de los españoles en los últimos años?


De Superbowls y predicciones por ordenador [Actualizada]


La noticia

Las siete discusiones sobre si 'Mass Effect: Andromeda' está a la altura de la saga

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alex C

.

Chequea también

650_1200

Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual?

La presentación de la nueva familia Optane de unidades de memoria llega tras años de desarrollo y la promesa de enterrar al disco duro tradicional. De hecho Intel parecía indicar que sus memorias no volátiles 3D XPoint podrían incluso ponérselo difícil a los exitosos SSD. Las cosas no están tan claras ahora que las primeras unidades han llegado tanto al mercado empresarial como al mercado del usuario final. Al menos en el segundo caso nos encontramos con unidades pequeñas y cuyas ventajas, por mucho que lo diga Intel, no dejan entrever ninguna revolución en el mercado actual. Parece más bien que Intel se quiere inventar una solución a un problema que (ya) no existe. Cacheando que es gerundio Los propios ingenieros de Intel plantean su solución para usuario final como una solución para actuar como caché de un sistema de almacenamiento tradicional más amplio gracias a los controladores Rapid Storage Technology. Eso plantea algunas barreras, como el hecho de estar soportado solo en Windows 10 64 bits y solo para la partición de arranque. Eso implica que estas memorias Optane de 16 (44 dólares) y 32 GB (77 dólares) para usuario final —el cuento podría cambiar para las unidades empresariales— están orientadas a servir como "aceleradoras" para que el sistema operativo y las aplicaciones más frecuentemente usadas vayan más fluidas. Aunque como indican en AnandTech los rendimientos en lectura son fantásticos (1.200 MB/s) las cosas empeoran claramente en escrituras (280 MB/s), pero es cierto que esa orientación al cacheo de operaciones frecuentes hacen que ese desequilibrio no sea tan importante. Bienvenidos a un nuevo término: profundidad de cola Para defender la validez de la idea, en Intel nos hablan de un término que se había manejado poco en análisis técnicos: la profundidad de cola (Queue Depth, QD), que indica el número de peticiones pendientes de entrada/salida (E/S) que se pueden "encolar" al mismo tiempo en un controlador de almacenamiento. Como explican en LegitReviews, Intel proporcionó una serie de estudios en las que se evaluaba en qué tipo de profundidad de cola estaban distintos tipos de aplicaciones y operaciones, y en esa gráfica se demostraba que las profundidades de cola bajas eran mucho más importantes que las altas en la mayoría de operaciones de lectura y escritura. A lo largo del tiempo, revelaban los estudios de Intel, la mayoría de las operaciones se situan entre las QD1 y las QD4. Ahí es donde está el verdadero beneficio de las memorias Optane: se portan fantásticamente en esas QD bajas, frente a un disco duro que sufre ante esas situaciones. Por esa razón Optane tiene sentido para Intel en esos escenarios en los que según Intel se pueden lograr hasta 14 veces los rendimientos de unidades tradicionales, y que también son superiores a los SSD convencionales e incluso a las atractivas unidades M.2 NVMe. Cuidado: esto son datos de Intel, y hasta que se pueda evaluar el comportamiento real de Optane (salen el 24 de abril), tenemos que observar esas conclusiones con sentido crítico. Casos de uso: si solo tienes un disco tradicional, buena idea (parece) Si uno se fija en los casos de uso propuestos por Intel (en la imagen) se ve cómo la propuesta de Optane está orientada sobre todo a equipos con un disco duro tradicional en los que esta unidad podría mejorar sensiblemente el comportamiento general del equipo gracias a esos rendimientos en lecturas y a su interfaz PCIe 3.0 x2 NVMe. El discurso, de hecho, es muy similar al que se ha realizado durante los últimos años con las unidades SSD. Si no tienes una unidad de este tipo en tu equipo, actualizarlo para instalar el sistema operativo en ella es una fantástica idea que te permitirá "rejuvenecerlo". Con Optane la idea es básicamente la misma, pero es como si Intel hubiera llegado tarde a la fiesta. Si ya tenemos SSDs, ¿para qué necesitamos Optane? Según Intel, se trata de una alternativa más barata que la de un SSD. De este modo, podrías combinar una unidad HDD tradicional de 1 TB con una unidad Optane de 32 GB y el coste sería inferior al de una unidad SSD de 1 TB e incluso que una de 500 GB. Es algo así como una evolución de las unidades de disco duro híbridas que se han hecho famosas en equipos de Apple con sus famosos Fusion Drive, una opción que podría ser curiosa en ciertos escenarios. El problema con ese planteamiento es que en realidad uno no puede "actualizar" sus equipos con Optane. Este tipo de módulos M.2 solo están disponibles para equipos con ciertos procesadores de séptima generación de Intel, y solo con algunos chipsets. No todos los fabricantes de placas base ofrecerán soluciones compatibles, lo que limita el alcance de la solución. De hecho aun en el caso de tener un equipo compatible, ¿para qué queremos Optane? Es muy poco probable que alguien que se compra un equipo con uno de los nuevos chipsets y procesadores de Intel instale como unidad principal un disco duro: las unidades SSD M.2 NVMe son una alternativa demasiado atractiva, y los precios no son tan elevados. Es cierto que si quieres ahorrar un poco de dinero puedes optar por combinar un disco duro tradicional con una de estas unidades Optane, pero ¿no prefieres tener una unidad SSD para todo? La solución que Intel nos propone con Optane abre nuevas posibilidades, desde luego, y eso siempre es bueno. Ahora sois vosotros los que decidís. ¿Creéis que Optane puede ser realmente interesante ahora que el disco duro está decayendo en equipos de nueva hornada? Puede que simplemente este primer movimiento de Intel sirva para que comencemos a conocer las ventajas de unas unidades de memoria que desde luego son interesantes, pero que lo serían mucho más con capacidades de almacenamiento más amplias. Todo llegará (esperamos). Más información | IntelEn Xataka | Que los portátiles sigan ofreciendo SSD de 128 y 256 GB a estas alturas tiene fácil explicación También te recomendamos Así es la primera unidad Intel Optane: 375GB en formato SSD que prácticamente puedes usar como memoria RAM El almacenamiento atómico deja (parcialmente) en ridículo a cualquier disco duro actual ¿Por qué todo el mundo está olvidando la parte más importante de un móvil? - La noticia Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual? fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .