Ryzen 7 1800X, análisis: la mejor opción calidad/precio si quieres un PC potente todoterreno para años

Ryzen 7 1800X review en español

Intel no debe de estar nada contenta con la llegada de Ryzen. Motivos para sentirse incómoda tiene de sobra con la llegada de los Ryzen 7 más potentes, los cuales ya hemos probado en Xataka. Si tu objetivo es tener un PC de sobremesa completo, potente, todoterreno, fácilmente actualizable y todo con un buen precio, piensa en los Ryzen 7 1800X porque son una alternativa viable y hasta recomendada en ciertos escenarios de uso. Aquí tienes su análisis completo.

Ryzen es una gran noticia para el consumidor

La gama de entrada AMD ha sido la única que estos años pasados ha tenido alguna oportunidad en el mercado. En la gama alta y media Intel ha sido la compañía dominante de forma abrumadora.

Los nuevos Ryzen, tanto los 7 como los recientes Ryzen 5 con 4, 6 y 8 núcleos que se desdoblan en el doble de hilos, plantan cara al gigante Intel de forma real tanto por rendimiento como especialmente en precio si comparamos número de núcleos y frecuencias de funcionamiento de manera directa.

El principal valor del Ryzen 7 1800X es ofrecer un procesador de menor TDP y 8 núcleos/16 hilos a altas frecuencias por casi la mitad de dinero que el equivalente de Intel

La primera rama de la familia Ryzen ya está en el mercado, con bastante buena aceptación si atendemos a las reservas y dificultad para encontrar determinados procesadores estos días, y se llama Ryzen 7. Basada en la arquitectura Zen (16 nm FinFET), esta familia integra de forma muy acertada y competitiva caché, frecuencia, núcleos e hilos.

AMD Ryzen 7 1800X

Core i7-6900K

Core i7-5960K

Core i7-7700K

Núcleos/Hilos

8/16

8/16

8/16

4/8

Frecuencia base

3,6 GHz

3,2 GHz

3 GHz

4,2 GHz

Frecuencia Boost/Turbo

4 GHz

3,7 GHz

3,5 GHz

4,5 GHz

Caché L3

16 MB

20 MB

20 MB

8 MB

TDP

95 W

140 W

140 W

91 W

Precio

569 euros

1099 euros

+1000 euros

411 euros

Así es el Ryzen 7 1800X que hemos probado

El modelo con el que iniciamos nuestra ronda de reviews de nuevos procesadores de AMD es el más ambicioso de todos y veremos si la elección más acertada entre la nueva gama. El Ryzen 7 1800X nos ofrece 8 núcleos y 16 hilos, con una frecuencia base de trabajo de 3.6 GHz que pueden subir hasta los 4 GHz en modo Boost.

Lo impresionante de este chip es su precio, 499 dólares (569 euros con impuestos) y un TDP de solo 95 W, ambas cifras lejos de lo que Intel tiene en el mercado con características similares. Para completar la ficha técnica hay que mencionar la caché L2 de 4 MB y L3 de 16 MB.

Las claves de Ryzen y la arquitectura Zen de AMD

De la nueva arquitectura ZEN de AMD se lleva hablando ya mucho tiempo. Las expectativas estaban tan altas y había tantas promesas, que podían jugar en contra de la propia compañía. No sería la primer vez que ocurre. Pero en este 2017 la llegada de AMD al mercado es una realidad. Y seria.

La arquitectura se sostiene en la eficiencia y multihilo para toda la gama. Ambos pilares sorprenden por ir justo en dirección contraria de lo que hasta ahora nos había ofrecido AMD.

Ryzen en proceso El Ryzen 7 1800X en pleno funcionamiento

Sobre la tecnología Simultaneous Multithreading no hay nada más que decir: viene de serie en toda la gama Ryzen, desde los modelos más básicos a estos Ryzen 7. Así cada núcleo se desdobla en dos hilos, como ocurre en modelos concretos de gama alta de Intel, mejorando en tareas simultáneas y exigentes, que es hacia donde va parte del uso del PC hoy en día.

Respecto a la eficiencia, además de un TDP bajo que se vale de sensores que controlan temperatura y consumo, AMD la sostiene con la tecnología que ha bautizado como SenseMI. Alrededor de ella hay diferentes aspectos, sensores y tecnologías para tratar de adaptar de forma más eficiente la labor del procesador.

La idea clave de AMD es que el rendimiento se personalice según el usuario y las aplicaciones que esté usando en cada momento

En los modos boost, AMD presume de poder ajustar la velocidad del reloj en incrementos de 25 Mhz. Y de que ese incremento, que puede ser automático, se ajuste dependiendo del sistema de refrigeración /calidad que tengamos instalado sobre el procesador.

Socket AM4 para muchos años

La familia Zen estrena el socket AM4, el cual promete mantener durante varios años para permitir una actualización de largo plazo y en la que los procesadores de cualquier gama podrán incluirse con total compatibilidad. Esta peculiaridad no debe ser subestimada.

La plataforma AM4 llega con tres chipsets: A320, B350 y X370, soportando todos ellos memoria DDR4 de doble canal (nada de cuatro), PCIe de tercera generación, NVMe o USB 3.1. Gen 2. La memoria podría ser de hasta 3200 MHz, dependiendo de cada placa base emparejada con el procesador.

Img 2850

Overclocking en los Ryzen: manual o automático

Una característica de toda la familia Ryzen 7 es que sus chips vienen con el multiplicador desbloqueado. En realidad lo hará toda la gama Ryzen, pero estará limitado por las posibilidades que nos brinde cada placa base con la que montemos nuestro sistema.

Además del multiplicador desbloqueado, AMD estrena en algunos de sus modelos, los marcados con la X, la tecnología XFR. Llega con Zen y supone un extra de frecuencia que se alcanza por encima del clásico boost que todos conocemos de los chips Intel.

Para quien pretenda montar un PC principalmente para jugar, Ryzen todavía no es la mejor opción aunque sumple. Sin embargo, para quien quiera un equipo sobremesa lo más completo posible a un excelente precio, Ryzen tiene mucho que aportar

La peculiaridad de esta tecnología es que solo se aplicará de forma automática cuando el chip (usando múltiples sensores integrados) detecte que el sistema de refrigeración montado es adecuado y que soportará el extra de temperatura que conlleva un overclocking. Con este sistema se puede conseguir una subida de hasta 100 Mhz pero solo en dos de los núcleos al mismo tiempo.

Este sistema XFR sumado al Boost es el culpable de que la temperatura que marcan los nuevos Ryzen 7 estén por encima de la realidad. La propia AMD lo ha confirmado, indicando que son unos 20 grados centígrados de seguridad los que añaden de serie a las mediciones del sistema aunque en realidad la temperatura es más baja.

Ryzen master

Si el modo automático para hacer overclocking no te acaba de convencer, siempre puedes optar por hacerlo de manera manual. Lo habitual será tirar de ajustes en la BIOS, pero AMD pone en manos de quien no quiera complicarse demasiado una herramienta llamada Ryzen Master para modificar de forma más controlada tanto voltaje como frecuencias de núcleos y memoria.

Equipo y configuración de prueba

Para la prueba de los nuevos procesadores Ryzen 7 hemos estrenado equipo de test. La placa base es una Gigabyte GA-AX370-Gaming 5 mientras que la memoria RAM la proporciona Corsair. Se trata de dos módulos de 8 GB cada uno de tipo DDR4-3000 configurada para la prueba a 2400 MHz.

AMD nos ha proporcionado los últimos drivers para la placa base de prueba, y como sistema operativo hemos usado Windows 10 desde una instalación limpia con las últimas actualizaciones disponibles en el momento de la prueba, especialmente del chipset, y con el perfil de potencia de "alto rendimiento", recomendación de AMD para que parte de las tecnologías asociadas a SenseMI puedan responder a cargas de trabajo variables de forma rápida.

La configuración la completan la gráfica Nvidia GTX 1080 y un SSD M.2 de Samsung de 1 TB de capacidad. Para la refrigeración hemos usando la solución de Noctua para los nuevos Ryzen.

Equipo de pruebas

Temperatura de funcionamiento y consumo

Montado y configurado el equipo desde cero, nos ponemos manos a la obra hablando de dos aspectos que teníamos muchas ganas de probar en los chips de AMD. Los Ryzen 7 1800X presumen de un TDP de solo 95 W, prácticamente lo mismo que los chips Kaby Lake de Intel con solo 4 núcleos y 8 hilos, así como unos 50 W menos que los Core i7-6900K y 5960-K de las dos generaciones anteriores de Intel. Son datos que ya nos dejan claro que en tema de eficienca, Zen parece cumplir.

En nuestras pruebas de consumo, el equipo base varia entre los 60 y 65 W en modo de reposo. Si pasamos a tareas poco demandantes del procesador como la navegación web u ofimática, con una carga de apenas el 30% para la CPU, el consumo del equipo completo sube hasta los 85 W de media.

AMD Ryzen 7 review español

¿Y qué ocurre en un escenario donde la tarjeta gráfica no tenga casi nada que decir y sea la CPU la que alcance cerca del 100% de carga de trabajo? La recreamos con una conversión de vídeo 4K con Handbrake y las cifras nos indicaban un consumo por encima de los 147 W. Aunque dependerá de cada equipo y tarea, estamos hablando de un consumo de entre 80 y 100 W por parte del Ryzen 7 1800X.

Pasando a hablar de la temperatura, es uno de los aspectos donde más me ha sorprendido el Ryzen 1800X. Usando los sensores del propio equipo, en reposo el chip Ryzen 1800X se mantiene en un margen de 45-50 grados centígrados, que en realidad son unos 35 grados si restamos los 20 grados que AMD aumenta de forma automática para tener controladas las temperaturas en márgenes de seguridad al hacer overclocking automático.

En situaciones de gran carga de CPU, como puede ser con diferentes benchmarks o trabajo con vídeo, la temperatura no ha superado nunca los 65 grados, que ha sido la máxima histórica en nuestros test con el Ryzen 7 1800X.

Pruebas de rendimiento del Ryzen 7 1800X

Nuestra batería de pruebas con el Ryzen 7 1800X comparará el rendimiento de este chip recién estrenado de AMD con el equivalente por precio de Intel bajo Kaby Lake, el Intel Core i7-7700K (más frecuencia de trabajo pero mitad de núcleos) que es de lo mejor en la actualidad para jugar, así como con otros procesadores como el Core i7-6900K con el que comparte número de núcleos e hilos pero mejora en frecuencias de trabajo y aplasta en precio, o la bestia de 10 núcleos Intel Core i7-6950x.

La comparativa la iniciamos con dos pruebas de Javascript que nos van a proporcionar una idea del rendimiento del equipo en tareas de navegación web y HTML5.

Tanto en la prueba con Octane como con Kraken, el rendimiento del nuevo chip de Ryzen está prácticamente a la par que el 6900k de similares especificaciones dentro del catálogo de Intel, pero recordemos que con mayor precio. Por contra, el 7700k, con sus altas frecuencias de funcionamiento, sigue siendo el rey del mercado.

Si pasamos al test con CineBench R15, los resultados en Single Core están dentro de lo esperado, pero cuando se pone en valor el número de hilos y cómo trabajan, Ryzen da un salto de rendimiento importantes, dejando muy atrás al 7700K y batiendo al 6900k de Intel.

Otra de las suites para medir el rendimiento de forma sintética es PCMark8. Realizamos los tres test generales con los siguientes resultados a favor de nuevo de Ryzen 7.

Si nos centramos ahora en 3DMark, con sus test Time Spy, Firestrike Ultra y FireStrike, así es como quedaría la lucha concreta entre el Ryzen 7 1800X y el Intel Core i7-6900k

Otro test donde podemos valorar el nivel de competencia del nuevo Ryzen 7 1800X en el trabajo usando un solo núcleo o todos ellos, es el CPU-Z Benchmark. Los resultados nos vuelven a dejar en una muy buena situación la última creación de AMD para el mercado de consumo, superando tanto a quien le corresponde por núcleos/hilos como en el correspondiente por precio.

Si nos centramos en pruebas donde midamos el rendimiento en tareas reales como compresión de archivos o codificación/decodificación de vídeo, en nuestra prueba realizamos dos: una compresión de una serie de archivos con Winrar y una conversión de vídeo con Handbrake.

Para la prueba de compresión, el reto requiere que el procesador se encargue de comprimir 560 MB distribuidos en 2801 archivos dentro de 168 carpetas. Usando Winrar, los tiempos de ejecución fueron los que puedes ver en la gráfica, con el 6900K de Intel por delante, pero el nuevo Ryzen 7 1800X batiendo de nuevo al 7700K, que sin embargo se ha acercado bastante compensando el menor número de núcleos con la frecuencia mayor que pueden alcanzar los suyos.

En cuanto al test con vídeo, recurrimos a Handbrake para convertir un vídeo de 15 minutos UHD H.265 a H.264 MKV. En este test las diferencias, medidas en fps, son más reducidas entre los tres procesadores principales que estamos comparando.

Ryzen 7 1800X para jugar, pruebas de rendimiento

Demostrado ya que por su precio, el Ryzen 7 1800X para propósito general resulta complicado de batir en relación calidad/precio pese a limitaciones con drivers de algunas placas o la limitación en memoria quad channel, le toca demostrar qué tal se desenvuelve con pruebas de rendimiento con juegos.

Como hemos comprobado en nuestros test, la solución Ryzen 7 1800X todavía no parece la mejor opción entre jugadores, especialmente en juego a 1080p. En algunos títulos a partir de resolución 1440p la diferencia con los mejores chips para jugar de Intel ya no es tanta e incluso la iguala en algunos casos. Sin embargo, los resultados son un salto cualitativo destacable y con buenas perspectivas de futuro con Vulkan y DX12, y lo que es más importante, perfectamente viables para jugar a no ser que siempre aspires a los máximos fps en todas las condiciones.

Mejora del overclocking en el Ryzen 7 1800X

Usando la herramienta de AMD para modificar la frecuencia y voltaje de trabajo de los 8 núcleos de su 1800X, vamos a comparar la mejora con el juego The División aplicando un aumento del voltaje a 1.5 V, así como elevando la frecuencia de trabajo de los núcleos a 4 GHz. También probamos a subir hasta lo 5 GHz pero el sistema no resultó suficientemente estable para las pruebas.

Jugando a 1080p es donde mayor ventaja tiene usar overclocking. Sin apenas problema podemos estar subiendo en 10 fps en The Division. En el caso de jugar con resolución 1440p, esa mejora se modera hasta quedarse por debajo de los 5 fps.

Vistos los resultados de estos Ryzen 7 1800X en nuestras pruebas, es lógico que Intel esté pensando en rebajar el precio de sus chips de manera global. Salvando el rendimiento menor de lo esperado por núcleos y frecuencia en juegos, en el resto de tareas los nuevos Ryzen plantan cara de forma muy solvente a los procesadores equivalentes de Intel, mejorando algo tan importante como el precio.

El Ryzen 7 1800X ha sido cedido para la prueba por parte de AMD España. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas

También te recomendamos


Que viva el overclocking: todas las CPUs AMD Ryzen tendrán soporte para esta opción


AMD Ryzen: nuevos detalles del potente procesador para PCs de alto rendimiento y gaming


¿Cómo han variado los principales hábitos de consumo de los españoles en los últimos años?


La noticia

Ryzen 7 1800X, análisis: la mejor opción calidad/precio si quieres un PC potente todoterreno para años

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Penalva

.

Chequea también

650_1200

Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual?

La presentación de la nueva familia Optane de unidades de memoria llega tras años de desarrollo y la promesa de enterrar al disco duro tradicional. De hecho Intel parecía indicar que sus memorias no volátiles 3D XPoint podrían incluso ponérselo difícil a los exitosos SSD. Las cosas no están tan claras ahora que las primeras unidades han llegado tanto al mercado empresarial como al mercado del usuario final. Al menos en el segundo caso nos encontramos con unidades pequeñas y cuyas ventajas, por mucho que lo diga Intel, no dejan entrever ninguna revolución en el mercado actual. Parece más bien que Intel se quiere inventar una solución a un problema que (ya) no existe. Cacheando que es gerundio Los propios ingenieros de Intel plantean su solución para usuario final como una solución para actuar como caché de un sistema de almacenamiento tradicional más amplio gracias a los controladores Rapid Storage Technology. Eso plantea algunas barreras, como el hecho de estar soportado solo en Windows 10 64 bits y solo para la partición de arranque. Eso implica que estas memorias Optane de 16 (44 dólares) y 32 GB (77 dólares) para usuario final —el cuento podría cambiar para las unidades empresariales— están orientadas a servir como "aceleradoras" para que el sistema operativo y las aplicaciones más frecuentemente usadas vayan más fluidas. Aunque como indican en AnandTech los rendimientos en lectura son fantásticos (1.200 MB/s) las cosas empeoran claramente en escrituras (280 MB/s), pero es cierto que esa orientación al cacheo de operaciones frecuentes hacen que ese desequilibrio no sea tan importante. Bienvenidos a un nuevo término: profundidad de cola Para defender la validez de la idea, en Intel nos hablan de un término que se había manejado poco en análisis técnicos: la profundidad de cola (Queue Depth, QD), que indica el número de peticiones pendientes de entrada/salida (E/S) que se pueden "encolar" al mismo tiempo en un controlador de almacenamiento. Como explican en LegitReviews, Intel proporcionó una serie de estudios en las que se evaluaba en qué tipo de profundidad de cola estaban distintos tipos de aplicaciones y operaciones, y en esa gráfica se demostraba que las profundidades de cola bajas eran mucho más importantes que las altas en la mayoría de operaciones de lectura y escritura. A lo largo del tiempo, revelaban los estudios de Intel, la mayoría de las operaciones se situan entre las QD1 y las QD4. Ahí es donde está el verdadero beneficio de las memorias Optane: se portan fantásticamente en esas QD bajas, frente a un disco duro que sufre ante esas situaciones. Por esa razón Optane tiene sentido para Intel en esos escenarios en los que según Intel se pueden lograr hasta 14 veces los rendimientos de unidades tradicionales, y que también son superiores a los SSD convencionales e incluso a las atractivas unidades M.2 NVMe. Cuidado: esto son datos de Intel, y hasta que se pueda evaluar el comportamiento real de Optane (salen el 24 de abril), tenemos que observar esas conclusiones con sentido crítico. Casos de uso: si solo tienes un disco tradicional, buena idea (parece) Si uno se fija en los casos de uso propuestos por Intel (en la imagen) se ve cómo la propuesta de Optane está orientada sobre todo a equipos con un disco duro tradicional en los que esta unidad podría mejorar sensiblemente el comportamiento general del equipo gracias a esos rendimientos en lecturas y a su interfaz PCIe 3.0 x2 NVMe. El discurso, de hecho, es muy similar al que se ha realizado durante los últimos años con las unidades SSD. Si no tienes una unidad de este tipo en tu equipo, actualizarlo para instalar el sistema operativo en ella es una fantástica idea que te permitirá "rejuvenecerlo". Con Optane la idea es básicamente la misma, pero es como si Intel hubiera llegado tarde a la fiesta. Si ya tenemos SSDs, ¿para qué necesitamos Optane? Según Intel, se trata de una alternativa más barata que la de un SSD. De este modo, podrías combinar una unidad HDD tradicional de 1 TB con una unidad Optane de 32 GB y el coste sería inferior al de una unidad SSD de 1 TB e incluso que una de 500 GB. Es algo así como una evolución de las unidades de disco duro híbridas que se han hecho famosas en equipos de Apple con sus famosos Fusion Drive, una opción que podría ser curiosa en ciertos escenarios. El problema con ese planteamiento es que en realidad uno no puede "actualizar" sus equipos con Optane. Este tipo de módulos M.2 solo están disponibles para equipos con ciertos procesadores de séptima generación de Intel, y solo con algunos chipsets. No todos los fabricantes de placas base ofrecerán soluciones compatibles, lo que limita el alcance de la solución. De hecho aun en el caso de tener un equipo compatible, ¿para qué queremos Optane? Es muy poco probable que alguien que se compra un equipo con uno de los nuevos chipsets y procesadores de Intel instale como unidad principal un disco duro: las unidades SSD M.2 NVMe son una alternativa demasiado atractiva, y los precios no son tan elevados. Es cierto que si quieres ahorrar un poco de dinero puedes optar por combinar un disco duro tradicional con una de estas unidades Optane, pero ¿no prefieres tener una unidad SSD para todo? La solución que Intel nos propone con Optane abre nuevas posibilidades, desde luego, y eso siempre es bueno. Ahora sois vosotros los que decidís. ¿Creéis que Optane puede ser realmente interesante ahora que el disco duro está decayendo en equipos de nueva hornada? Puede que simplemente este primer movimiento de Intel sirva para que comencemos a conocer las ventajas de unas unidades de memoria que desde luego son interesantes, pero que lo serían mucho más con capacidades de almacenamiento más amplias. Todo llegará (esperamos). Más información | IntelEn Xataka | Que los portátiles sigan ofreciendo SSD de 128 y 256 GB a estas alturas tiene fácil explicación También te recomendamos Así es la primera unidad Intel Optane: 375GB en formato SSD que prácticamente puedes usar como memoria RAM El almacenamiento atómico deja (parcialmente) en ridículo a cualquier disco duro actual ¿Por qué todo el mundo está olvidando la parte más importante de un móvil? - La noticia Intel, Optane y las medias tintas: ¿solucionan estas memorias algún problema actual? fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .