Tecnología hecha por el ser humano más allá del sistema solar: las cinco misiones espaciales que más lejos han llegado

Espacio

El espacio no es un lugar en el que precisamente abunden los finales felices. Además de estrellas y otros cuerpos celestes cuyo final es una desintegración, las creaciones del ser humano que lo visitan tampoco vuelven a casa para disfrutar de una digna jubilación, pero sólo unos pocos objetos espaciales artificiales han logrado abandonar el sistema solar.

Por suerte para quienes miramos el cielo casi más con la imaginación que con las retinas, eso no significa que les perdamos la pista y las agencias espaciales no se olvidan de ellos. De vez en cuando revisan trayectorias e informan del paradero aproximado de estos héroes de aluminio y paneles solares que en algunos casos nos mostraron las primeras imágenes de calidad de los rincones y cuerpos del universo.

Cuando la ubicación se mide en miles de millones de kilómetros

Según de qué misión se trate, lo que dure y sobre todo hacia dónde tiene que llegar, una nave se puede dejar a la deriva, traerse de vuelta a o destruirse. Este último (y en cierto modo triste) final de hecho es el que vimos hace no demasiado con Cassini, la sonda que nos ha estado regalando imágenes espectaculares y utilísimas de Saturno, un planeta particularmente cautivador por esos anillos tan suyos. Traerlas de vuelta cuando se encuentran a tanta distancia suele resultar caro, implicar contras (más peso, etc.) o directamente no resulta posible, de ahí que la destrucción o el adiós sean lo más práctico.

Y cuando se van… Lo hacen muy lejos. Tanto que no sólo abandonan su ya lejano objeto de estudio, sino que acaban viendo en sus retrovisores al mismo sistema solar.

Trayectorias La flecha roja representa la posición de la Voyager 1 y la verde la de Pioneer 10, a finales de 2008. (Crédito: Paul Stansifer)

¿Y qué vehículos tenemos abandonando nuestro gigantesco vecindario espacial? Pues toca tirar de remember o directamente de conocimientos históricos, porque se trata de misiones lanzadas en aquella era dorada espacial de los años 70, en plena ebullición (y rivalidad) de las carreras espaciales y en torno a la histórica llegada del ser humano a la Luna, aunque hay una protagonista algo más reciente.

Voyager 1: la historia de una pionera también para cruzar fronteras estelares

El 5 de septiembre de 1977 la Voyager 1 atravesaba la exosfera partiendo de Cabo Cañaveral (Florida, Estados Unidos) con el fin de visitar Júpiter y Saturno. No fue la primera en visitar al gigante de la Gran Mancha Roja, recogiendo el testigo de las misiones Pioneer 10 y 11 las cuales llegaron a sus alrededores en 1973 y 1974 y nos trajeron por primera vez observaciones y fotos directas del Gigante Gaseoso, su mancha y sus satélites.

La Voyager I llegaba años después para hacer su propio reportaje de estos planetas, pero no se quedó ahí. La sonda siguió alejándose de su lugar de nacimiento y el 25 de agosto de 2012 se convertía en el primer objeto fabricado por el ser humano que alcanzaba el espacio interestelar, a unos 19.000 millones de kilómetros del Sol (unas 122 unidades astronómicas).

Voyager 1

Esto se supo casi un año después, cuando los científicos lograban interpretar los datos que llegaban de la sonda. Sin sensor de plasma, éstos tuvieron que esperar a que una ola de viento solar fuese detectada por los instrumentos de la Voyager 1, y gracias a la frecuencia de las oscilaciones los astrónomos pudieron determinar la densidad del plasma.

Y el dato indicó que era la densidad que cabía esperar del espacio interestelar (concepto que la NASA explica aquí para niños, aunque en realidad la definición es apta para todos los públicos). La Voyager 1 siguió su camino, enviando señales cada vez más débiles (las de aquel momento eran de sólo 23 vatios, algo así como la potencia de una bombilla de nevera), y alejándose del sistema solar tirando de la energía que produce su generador termoeléctrico de radioisótopos (RTG), el cual se calcula que durará hasta el 2025-2030, como nos recordaban en Xataka Ciencia.

Voyager 2: cuando quedas como segunda siendo la primera

Curiosamente, la sonda gemela de la Voyager 1 llegó después a Júpiter y Saturno siendo lanzada 16 días antes (el 20 de agosto de 1977, también desde Cabo Cañaveral). La Voyager II bordeaba Júpiter en 1979 y Saturno en 1981, el mismo año y uno después respectivamente que Voyager 1, al haber tomado una trayectoria distinta que ésta para tomar un impulso gravitacional mayor.

El título de objeto fabricado por el ser humano más lejano es para su gemela, como hemos dicho, pero la Voyager 2 tampoco se queda corta en lo de decirnos adiós con la manita porque ya hace unos tres años dio señales de estar a unos 16.000 millones de kilómetros (106,6 unidades astronómicas). En 2011 la NASA modificó su consumo para que su viaje durase una década más, ahorrándole unos 12 vatios de potencia.

Voyager 2 Representación de la Voyager 2.

De este modo forma parte de esta serie de objetos que han llegado más lejos que nada que hayamos fabricado, tras haber visitado Júpiter, Saturno, Urano (1986) y Neptuno (1989), y también se calcula que sus propulsores se pararán en torno al 2025. Y no olvidemos que de las Voyager depende en cierto modo lo que los alienígenas puedan pensar de nosotros.

Pioneer 10

Bueno, siendo justos no fueron las únicas sondas que llevaban mensaje para los extraterrestres. Las Pioneer también fueron pensadas y construidas con miras a los confines del universo y además de llevar placas con mensajes también forman parte de los objetos creados por la especie humana que han dejado atrás el sistema solar.

Pioneer Representación de las misiones Pioneer. (Fuente: Archivo de la NASA

La Pioneer 10 fue lanzada el 2 de marzo de 1972 y, como decíamos al hablar de la que tiene la corona de laureles en lo de alejarse, fue la primera en acercarse a nuestro Gigante Gaseoso favorito. Además de tener en oro en la visita a Júpiter, Pioneer 10 fue la primera en atravesar el cinturón de asteroides y la órbita de Neptuno.

A medida que se alejaba de la Tierra la señal lógicamente fue atenuándose y la última recepción de telemetría exitosa se registró en enero de 2003. En ese momento estaba a unos 12.000 millones de kilómetros de nuestro planeta, continuando su camino hacia la estrella Aldebarán.

Pioneer 11

Cabo Cañaveral también fue el lugar de partida de la sonda espacial Pioneer 11, concretamente el 5 de abril de 1973. También la hemos mencionado antes por ser la primera que visitaba Júpiter y Saturno junto con su homónima la número 10, y nos brindaba imágenes de la Gran Mancha Roja así como de los anillos de Saturno (descubriéndole dos más de los que se conocían).

Placa Pioneer 10 y 11 El mensaje que se incluyó en la placa de las Pioneer explicando el origen de la sonda a una posible cultura extraterrestre. Fue diseñado por Carl Sagan y Frank Drake y dibujada por Linda Salzman Sagan.

Como las Voyager, las sondas Pioneer también se nutren de la energía de isótopos radiactivos, y éstos determinaron el final de su misión en 1995, año en el que se perdió contacto con ella en su ruta hacia la constelación de Aquila. En 2013 estaba a unos 13.000 millones de kilómetros de la Tierra y también lleva una placa con mensaje por si alguna otra civilización se la encuentra.

New Horizons

Ésta es bastante más reciente y no entra en esa era de ebullición que comentábamos antes, sino ya en una época más reciente de la carrera espacial en este caso estadoundense. New Horizons partió también del famoso cabo de Florida el 16 de enero de 2006, viajando primero a Júpiter (2007) y yendo posteriormente a Plutón en 2015.

New Horizons Los instrumentos de la New Horizons: Ralph (espectrómetro de luz visible e infrarrojos), Alice (espectrómetro de ultravioletas), REX (radiómetro pasivo), LORRI (cámara telescópica), SWAP (espectrómetro de viento solar y plasma), PEPSSI (espectrómetro de partículas energéticas) y SDC (medidor de polvo). (Crédito: NASA/Laboratorio de Física aplicada de la Universidad Johns Hopkins/Instituto de Investigación del Suroeste)

Con una antena parabólica de alta ganancia de 2,1 metros de diámetro, la nave se nutre de un RTG y sigue activa en dirección hacia el cinturón Kuiper, en concreto hacia el objeto denominado 2014 MU69. Al tratarse de algo más moderno y "cercano", aún hay comunicación con ella y podemos ver en esta web su posición actual, según la cual se encuentra a 40,46 unidades astronómicas, unos 6.000 millones de kilómetros de la Tierra.

mu69 Representación artística del cuerpo 2014-MU69. (Crédito: NASA/Laboratorio de Física aplicada de la Universidad de Johns Hopkins University/Instituto de Investigación del Suroeste/Alex Parker)

Entre sus méritos está ser la tercera sonda espacial más veloz en su lanzamiento tras las Voyager 1 y 2, concretamente a una velocidad máxima de 15,1 kilómetros/segundo (unos 54.000 kilómetros/hora). De este modo forma parte de este selecto grupo de creaciones humanas más allá de nuestro sistema, con la bonita misión de alcanzar el que se considera uno de los primero ladrillos del sistema solar, para lo cual si no pasa nada tendremos que esperar a enero de 2019.

Trayectorias 2011 Representación de la posición relativa de las naves más alejadas de la NASA en 2011. (Fuente: NASA)

También te recomendamos


Juno en Júpiter, así es una misión clave para conocer el origen del Sistema Solar


Juno ya está en Júpiter: así está siendo su viaje a lo extraordinario


¿Sabes que tu bebé necesita dar patadas?


La noticia

Tecnología hecha por el ser humano más allá del sistema solar: las cinco misiones espaciales que más lejos han llegado

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Anna Martí

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .