Ocho mapas que reflejan a tiempo real la contaminación en nuestro planeta y sus consecuencias

Polucion

En 2017 aún hay quien discrepa y hace la vista gorda ante el cambio climático y de la destrucción que el ser humano ha provocado de su propio planeta. Pero por desgracia no se trata de conjeturas y es algo que se llega a ver, habiendo mapas que permiten apreciar la contaminación y los efectos del cambio climático a tiempo real.

Hace poco nos hacíamos eco de uno de esos récords que preferiríamos no batir: la concentración de dióxido de carbono alcanzaba un máximo histórico en 2016. Uno de tantos efectos de la conducta a nivel de explotación de recursos, producción energética, industria y otros motores del progreso cuya huella es posible "ver" gracias a los mecanismos de detección de los satélites y el procesamiento de sus datos.

La contaminación en todo el mundo a tiempo real

Lo de la polución no es ni mucho menos algo nuevo y el tema es grave desde hace años. Y hace dos os hablamos aquí del mapa que el grupo medioambiental Air Quality Index China (AQIC) creó para poder ver la contaminación a tiempo real.

Mapa contaminación a tiempo real

Los colores indican el nivel de contaminación de cada zona, pudiendo hacer zoom o buscar la ciudad en el buscador. Lo que se muestra en el mapa son las partículas en suspensión en el aire de menos de 2,5 micrómetros (PM2,5), la concentración de monóxido de carbono (CO), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y los niveles de ozono, en una escala que va de 0 a 500 y siguiendo un código de colores (verde si la contaminación es baja y marrón si los niveles pueden provocar efectos graves para la salud).

Mapa contaminación a tiempo real Si pasamos el cursor por la zona que nos interese nos amplía la información del punto en cuestión.

Los datos se obtienen de unas 9.000 estaciones de monitorización de organismos oficiales, según AQIC. Están en continua revisión por si hay datos que resulten extraños, lo cual puede significar la avería de alguno de los sensores.

Muy parecido es el de la organización Berkeley Earth, que lo muestra sólo con áreas de colores y sin los carteles por zona o cuidad que veíamos en el de AQIC. Los datos son los mismos así como la representación y el código de colores.

La contaminación también en 3D

AirVisualEarth es un mapa on-line de contaminación atmosférica que también tira de la información de más de 8.000 estaciones de muestreo y de la de satélites para mostrarnos de manera muy visual la contaminación que producimos. En este caso también nos guiamos por un código de color según los microgramos por metro cúbico de polución del aire (también recurriendo al PM2,5).

Mapa AirVisual

Podemos movernos por el mapa girándolo así como consultar a tiempo real la calidad del aire de nuestra ubicación. Por su parte, AirVisual proporciona un pronóstico de la contaminación atmosférica a tres días vista de unas 6.000 ciudades.

Emisión de CO2 también a tiempo real, aunque no en todo el mundo

Otra manera de mostrar nuestra huella es la de Electricity Map, un mapa de la producción de electricidad en el mundo que nos dieron a conocer nuestros compañeros de Magnet. En este caso se trata de un ml mapa que recoge los datos que cada país ofrece públcamente en cuanto a la generación de electricidad, mostrando además otras variables como el precio o la dirección del viento, así como las transacciones energéticas y otros datos.

Electricity Map

Los colores que vemos son en función de lo limpia que es la electricidad: cuanto más verde, más lo es (dejando un clarificador negro para los que tiran poco de renovables). Eso sí, por ahora no se trata de un mapa mundi, abundan los países europeos, sudamericanos y Australia, pero nada de Asia y África entre otras regiones.

Así, a España y Argentina las tenemos en amarillo (un pelín más verde para el país europeo), mientras que de Colombia y México no tenemos datos. Y los que destacan para bien son unos verdes y (aún más) privilegiados países escandinavos.

Viendo el ozono que falta a tiempo real

Para medir el ozono total se estableció el sistema de la columna total de ozono, definido como la cantidad de ozono que contiene una columna vertical de base de 1 centímetro cuadrado a presión y temperatura estándar. Puede expresarse en centímetros atmosféricos (unidades de presión) o en Unidades Dobson (DU), correspondiente a una capa de ozono que ocupa 10 micrómetros de espesor a 1 atmósfera, siendo un valor normal para la concentración de ozono el de 350 DU.

Explicamos esto para entender lo que muestran los mapas de ozono de Temis, una manera de mostrar a tiempo real el total de columnas de ozono a partir de las observaciones de los satélites. La página se vasa en las medidas del espectrómetro SCIAMACHY y GOME de la ESA y OMI de la NASA, así como de los algoritmos de tipo DOAS, TOSOMI, TOGOMI y OMDOAO3 entre otros.

Ozono a tiempo real

Lo que vemos gracias a este mapa es una mancha de un tono azul sobre la Antártida que denota la baja concentración de ozono que hay sobre el albo continente, que sufre un deshielo cada vez más acelerado debido a las altas temperaturas del planeta.

Viendo cómo Groenlandia se nos hace pequeña

Y hablando de deshielo está también el de la otra región helada por excelencia: Groenlandia. La isla tampoco escapa a los efectos del cambio climático, de ahí que el NSDIC (el Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve de Estados Unidos, National Snow and Ice Data Center) idease una página web para hacer un seguimiento a tiempo real de su deshielo, aunque los mapas que publican no son a tiempo real (van actualizándolos).

Deshielo en Groenlandia Un reflejo de los días de deshielo en Groenlandia sobre el mapa de la propia isla. (Fuente: NSIDC)

En la página recuerdan que ha habido sucesivos picos de derretimiento en la isla en los últimos 40 años, remarcando los episodios de los años 2000, 2002 y 2006. Este año se registró un pico en septiembre, que según explican podría haberse debido al desplazamiento de un ciclón.

A la espera de mejorar el color de tanto mapa

Alguien que tiene siempre los ojos puestos en la Tierra desde perspectivas privilegiadas es la NASA, y en 2015 ya nos enseñaban nuestra huella en alta resolución con un mapa que mostraba la polución de la última década en varias regiones del planeta. Partiendo de los datos del satélite Aura, analizaron la concentración de NO2 y vieron que hubo zonas donde se dio un aumento en esos años, como China, mientras que en otros países se redujo gracias probablemente a la regulaciones a favor del medioambiente.

Nasa No2 Mapa de la concentración de dióxido de nitrógeno atmosférico en la troposfera detectado por el satélite Aura en 2014. (Crédito: Centro Goddard Space Flight de la NASA)

Hay otros mapas que pueden reflejar aspectos relacionados con el cambio climático más o menos tiempo real, como el de El Dorado County Weather que da una imagen de la temperatura global por colores al día (no nos da alarmas, pero con una breve búsqueda podemos ver si esas temperaturas son más altas con respecto a lo que tocaría por las fechas que sean). También tenemos un mapa similar al de AirVisual, el de Earth Nullschool, que nos puede mostrar también partículas así como vientos y oleajes.

En Xataka | Se busca sustituto para EEUU: el plan europeo para conseguir el liderazgo climático mundial

También te recomendamos


El láser más potente del mundo ya está inaugurado y promete ayudar a resolver misterios moleculares y astronómicos


Así quedan los movimientos migratorios de 150 especies de aves durante un año en un mapa animado de la Tierra


15 tipos de compañeros de oficina que todos hemos tenido (y tenemos)


La noticia

Ocho mapas que reflejan a tiempo real la contaminación en nuestro planeta y sus consecuencias

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Anna Martí

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .