AMD disfraza las Radeon RX 560: algunas son en realidad RX 460

Pulse

Una investigación del medio tecnológico alemán Heise.de ha revelado cómo AMD está vendiendo algunas de sus tarjetas gráficas de la familia RX 560 con peores especificaciones de las que teóricamente compartían todos estos modelos.

Así, algunos modelos cuentan con 14 CUs y 896 Stream Processors —que caracterizaban a las RX 460— en lugar de los habituales 16 CUs y 1024 SP. Eso hace que en el mercado estemos ante productos que se llaman igual en esencia (Radeon RX 560), pero que difieren de forma notable en especificaciones y prestaciones. AMD ha realizado esta "reclasificación" de sus tarjetas sin ningún tipo de aviso previo.

Confusión y tácticas de venta discutibles

Como explican en AnandTech, cuando AMD lanzó la familia RX 500 con sus GPUs basadas en la arquitectura Polaris 11 lo hizo con esas RX 560 en las que las 16 unidades de computación (Compute Units) estaban activas. Esta era una de las claras diferencias con respecto a la arquitectura Polaris 11 de las RX 460, que funcionaban a menor frecuencia de reloj, y además tenían menos unidades de computación y Stream Processors.

Amd Cuidado con las especificaciones de las RX 560 que os compréis. Fuente: AnandTech

Sin embargo las cosas parecen haber cambiado para AMD, que ahora ha "subido" de categoría algunas RX 460 rebautizándolas como RX 560. Eso se ha podido ver en el sitio web de AMD, en la que se han ido incluyendo de forma silenciosa algunas de esas tarjetas.

La consecuencia de ese cambio es que ahora puede haber una confusión entre los usuarios, ya que los potenciales compradores se encontrarán con esa denominación para ambos modelos, y tendrán que estar muy atentos a las especificaciones si quieren tener unas RX 560 "reales". Para ello hay que fijarse en que tengan las citadas 16 CUs y los 1024 SP.

Rx560

Los fabricantes han seguido el juego, y en distintas tiendas es posible encontrar tarjetas gráficas dedicadas de muchos de ellos con esa etiqueta que las marca como RX 560 aunque en realidad son RX 460 reclasificadas. La diferencia en rendimiento puede ser de hasta un 12% en según qué casos, pero es que además esta práctica habla muy mal de AMD.

La empresa ha emitido un comunicado en el que indican que "hay dos variantes de la AMD Radeon RX560", y destacan que "los usuarios finales necesitarán verificar las especificaciones de estas variantes. Normalmente la versión RX560 de 14 CU se venderá a menor precio que la versión de 16 CU, y la versión de 14 CU tendrá un menor consumo energético. Esto permite a nuestros socios en el mercado de las GPUs a ofrecer una diferenciación entre distintos SKUs para distintos segmentos de consumo energético y precio".

Vía | AnandTech
En Xataka | Nuevas Radeon RX 580 y RX 570: hora de pasar a 1440p a 60fps por 260 euros

También te recomendamos


Guía para regalar una Crock-Pot en Navidad: cómo saber si es o no una buena idea


Radeon RX Vega: AMD quiere romper el mercado gaming con más de 10 TFLOPs desde 399 dólares


Intel prepara sus propias gráficas dedicadas: AMD y NVIDIA ya no estarán solas


La noticia

AMD disfraza las Radeon RX 560: algunas son en realidad RX 460

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .