“No intentamos predecir el futuro, aunque lo consigamos por accidente”: Annabel Jones, productora de ‘Black Mirror’

Charlie Brooker Annabel Jones Black Mirror

¿Son visionarios? ¿Consumidores de halucinógenos? ¿Mentes retorcidas sin más? Es una pregunta recurrente que nos hacemos sobre los creadores de las ideas para cada capítulo de 'Black Mirror', que estrenará su cuarta temporada en Netflix a finales de este año.

Tuvimos tiempo para sentarnos con varios de esos responsables de ideas locas: Charlie Brooker, creador y guionista de 'Black Mirror', y Annabel Jones, productora.

La primera pregunta era bastante obvia, ¿no?

Cualquier parecido con la realidad es una mera casualidad

Black Mirror Uss Callister

Un lugar en el que seguir viviendo y socializando después de la muerte ("San Junípero"), un primer ministro teniendo relaciones sexuales con un cerdo mientras se retransmite por televisión en todo el mundo ("Himno Nacional") o un grupo de abejas robóticas causantes de un holocausto ("Odio nacional"). Son algunas de las premisas ya exploradas en anteriores temporadas de Black Mirror.

¿De dónde viene la inspiración para estas distopías? Nos responde Charlie Brooker, creador de la serie:

No recurrimos a los periódicos o leemos titulares para buscar cómo sería el enfoque Black Mirror de una noticia. Cuando hicimos "Waldo" acabó pareciendo inconscientemente que cubríamos lo que estaba pasando con Trump, pero fue por accidente. La actualidad no es nuestro punto de partida para las historias, aunque sí nos da cierto contexto de hacia dónde podríamos dirigirnos.

Nos reconoce que el punto de partida es una pregunta hacia ellos mismos: "¿qué no hemos hecho todavía?" En el caso de la nueva temporada, por ejemplo, veremos un episodio por primera vez totalmente en blanco y negro ("Metalhead") y otro que tiene lugar en el espacio ("USS Callister"). "Y eso no lo habíamos hecho hasta ahora, así que misión cumplida", sonríe Charlie.

"Nadie podría trabajar a gusto en Black Mirror si no le gustase la tecnología", Charlie Brooker

"La cosa es que no acabemos haciendo historias predecibles. Y para eso está la variedad", añade Annabel Jones, productora de 'Black Mirror'. Continúa: "La anterior temporada nos hizo ganar confianza para probar cosas nuevas y nos dimos cuenta de que 'Black Mirror' no tiene que ser siempre nihilista o distópico".

Ante la pregunta de si no tienen miedo de sentirse profetas del mundo a través de una serie de televisión, ambos se miraron a los ojos y fue Annabel la que respondió:

No estamos tratando de predecir el futuro, incluso aunque lo consigamos por accidente (risas). Tratamos de contar historias interesantes y para ello hace falta que parezcan relevantes, supongo.

Trabajar en 'Black Mirror': forenses tecnológicos

Gran parte del éxito de 'Black Mirror' tiene que ver con lo realista que parecen las historias que cuentan. Además del poso más filosófico o trascendental que plantean, es raro que ningún episodio no nos deje con esa sensación de que lo que hemos visto puede acabar pasando en el mundo real.

Y según nos confiesa Charlie Brooker, la tecnología, que es el eje impulsor de todas las tramas ('Black Mirror' se refiere al cristal negro de todo dispositivo que tenga una pantalla), juega un papel crucial:

Gran parte de nuestro trabajo es, en realidad, diseño de producto. Nos involucramos mucho en el aspecto de los dispositivos, de las interfaces que los personajes usan porque, al final, lo que queremos es que, incluso aunque sean dispositivos utópicos o muy futuristas, que sigan la lógica de cómo serían si fueran reales. Por ejemplo, en el nuevo episodio "Arkangel" vemos un dispositivo que es muy high tech, pero la manera en la que los personajes acceden se siente muy familiar, es como una especie de iPad, no como una tablet transparente desde la que salen hologramas y cosas que no existen.

Black Mirror Arkangel

Y Annabel apunta:

Queremos que los dispositivos se sientan auténticos. Si mostráramos una tecnología ostentosa o difícil de comprender, no empatizarías tanto ni con los dispositivos ni con lo que estamos contando. Todo lo que mostramos lo analizamos como si fuéramos forenses.

¿A qué se refiere con "como si fuéramos forenses? "Pasamos mucho tiempo analizando interfaces reales y cómo podrían ser en el futuro que presentamos", responde Charlie. "Nadie podría trabajar a gusto en Black Mirror si no le gustase la tecnología".

"Si mostráramos una tecnología ostentosa o difícil de comprender, no empatizarías tanto ni con los dispositivos ni con lo que estamos contando"

En la variedad está el gusto

Black Museum Black Mirror

Annabel nos vende la cuarta temporada de Black Mirror como una en la que habrá "gran variedad de historias, tonos y géneros". Aparte del citado episodio basado en el espacio (cuya inspiración cultural queda bastante clara, ¿verdad?), o del capítulo en blanco y negro (que, además, será el más corto de todo Black Mirror hasta la fecha), hay una historia ("Arkangel") que dirige Jodie Foster.

Según Charlie Brooker:

Es un episodio que gira en torno a la idea de la relación que tenemos los padres con la tecnología y nuestros hijos, y lo tentador que sería poder usar el dispositivo que se ve en el episodio. Parece irresistible, de hecho. Creo que todos podemos imaginarnos con ese dilema de usarlo o no usarlo, pero acabaríamos encontrando un motivo para hacerlo. Y Jodie lleva siendo un personaje público desde que tenía 3 o 4 años, así que tenía mucho sentido que se encargara ella de dirigirlo.

Sin hacer spoilers, podemos adelantar algo sobre el resto de episodios: hay uno grabado en Islandia que trata sobre un dispositivo que permite acceder a tus recuerdos puros ("Crocodile"), otro sobre lo que podría ser el futuro Tinder ("Hang the DJ") y otro con el formato tres historias en un capítulo ("Black Museum"), como ya exploró el especial de Navidad "White Christmas".

Así que, sí, la cuarta temporada de 'Black Mirror' es más variada, pero sus seis nuevos episodios no dejan de golpearnos con futuros distópicos que algún día pueden hacerse realidad, aunque sea por accidente como apuntaba Annabel. Y eso es lo inquietante.

En Espinof | 'San Junipero' es la cima de la tercera temporada pero 'Black Mirror' tiene episodios aún mejores

También te recomendamos


Guía para regalar una Crock-Pot en Navidad: cómo saber si es o no una buena idea


El terror distópico de Black Mirror ya tiene listo su regreso: 21 de octubre en Netflix


La siguiente temporada de 'Black Mirror' se verá sólo en Netflix y tendrá 12 capítulos


La noticia

"No intentamos predecir el futuro, aunque lo consigamos por accidente": Annabel Jones, productora de 'Black Mirror'

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cesar Muela

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .