Vida, muerte y resurrección de la cabina telefónica más solitaria del mundo

Mojave Phone Booth

Esta es una historia del viejo y salvaje internet. El 26 de mayo de 1997, Doc Daniels fue a un concierto de Girl Trouble, una banda de rock de Tacoma. Daniels conocía al batería, Bon Von Wheelie, y solía intercambiar revistas con él en aquellos tiempos en que el fanzine era el Snapchat del momento. Así consiguió la Wig Out!, la revista oficial de la banda.

Chico conoce a… cabina

Daniels cuenta que lo primero que le llamó la atención cuando llegó a casa fue una carta al director de un tal “Mister N” de California:

¡Querida Wig Out!

Recientemente, he visto un pequeño punto con la palabra ‘teléfono’ al lado en un mapa del desierto del Mojave, a quince millas de la carretera interestatal más cercana y en mitad de la nada.

Intrigado me puse un sarape marrón barato y me dirigí a buscarlo en mi viejo jeep. Después de muchas horas lo encontré. El cristal estaba roto, no tenía guía telefónica, pero ¡funciona! Aparentemente, la cabina se colocó después de la Segunda Guerra mundial para el uso de una mina cercana que dejó de operar en los 60. ¿Por qué la compañía local lo mantiene operativo? Es algo que nadie sabe.

Un ranchero cercano me dijo que en los años 70 reemplazaron el viejo teléfono de rueda por uno de botones porque las ovejas tenían problemas para marcar.

Oh! Si estás interesado, el número es (619) 733-9969. Déjalo sonar mucho tiempo si quieres una respuesta.

El desierto de Mojave es un erial de más de 124.000 km2 entre California, Utah, Nevada y Arizona. El Valle de la Muerte, uno de los lugares con temperaturas más altas del mundo, se encuentra en él. Es decir, ¿por qué había una cabina de teléfonos funcionando allí dentro?

A Daniels le picó la curiosidad y comenzó a llamar todos los días. Sabía que no sería sencillo, pero estaba convencido de que si llamaba lo suficiente, alguien contestaría. “Estaba dispuesto a esperar años”, decía. Pero no hizo falta. El 20 de junio la línea le dio ocupada.

En mitad del desierto

Efectivamente, la cabina se había colocado en 1948 para dar servicio telefónico a un mina local de cenizas volcánicas. Era parte de un programa del gobierno californiano para facilitar el acceso al teléfono de la población que vivía en las zonas más aisladas del estado.

Map

Durante años, la única riqueza del Mojave ha sido la minería, pero a medida que crecía la explotación de los yacimientos estos se hacían más pequeños y las ciudades aparecían y desaparecía constantemente. Con un poco de pericia, aún se puede reconstruir el largo camino de los mineros por el Mojave. Así que cuando Emerson Ray, el dueño de la mina, pidió una nueva línea cerca de la explotación, la compañía reutilizó una vieja cabina 48 km al sur.

En unas pocas décadas y desaparecida la mina, el teléfono perdió toda su principal utilidad. Y, aún así, en los 60, el teléfono original se sustituyó por un modelo oratorio y por uno de botones en los 70. No sabemos por qué, pero no hay constancia de que tuviera algo que ver con las ovejas. ¿Es que había alguien allí?

Al otro lado de la línea

Mpb V1b Recreación (poco conseguida) de la Cabina | Doc Daniels

El teléfono comunicaba y Daniels se iba a volver loco. Primero pensó que se había equivocado, pero cada vez que marcaba (y marcó muchas veces en los tres minutos siguientes) seguía comunicando. Hasta que dio tono y, casi en seguida, una voz humana respondió. Iba a haceros un resumen, pero prefiero que leáis la transcripción original (está en inglés, eso sí). Sobre todo, como él mismo dice, se trata de Daniels diciendo “guau”.

Internet estaba en pañales, pero la historia del teléfono del Mojave se convirtió en uno de los primeros “virales” del mundo. El número de personas que empezó a llamar se disparó y muchos de ellos se animaron incluso a visitarla. En 1999, John Gilonna, un reportero del Angeles Times, conoció a un hombre que había pasado 32 días allí y había respondido más de 500 llamadas.

Mojave Phone Booth Headstone

La cosa, como dicen en el Mojave, “se fue de Madre” y, ante la presión de los pocos vecinos que veían con mala cara ese gentío, los responsables del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos solicitaron a la compañía Pacific Bell que retirara la cabina. El 17 de mayo del año 2000 fue el día de la retirada.

Desde entonces, los fans del teléfono del Mojave han mantenido una guerra con el Servicio de Parques. Cada cierto tiempo aparecen placas conmemorativas en el emplazamiento original para ser retiradas en cuanto se descubren. Sin embargo, tras un periodo de desconexión y con un cambio de prefijo, el número 760-733-9969 sigue activo. Las personas que llaman se conectan automáticamente entre sí en una especie de Chatroulette telefónico.

El teléfono sigue sonando.

También te recomendamos


Así es como el alambre de espino sirvió como cable telefónico y cambió América para siempre


Guía para regalar una Crock-Pot en Navidad: cómo saber si es o no una buena idea


Vanguardia tecnológica y diseño; así sería el nuevo y espectacular estadio de Los Ángeles


La noticia

Vida, muerte y resurrección de la cabina telefónica más solitaria del mundo

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .