El chico de 14 años que consiguió convencer a todos de que prohibir el agua era una buena idea

Shreekar P 357912

1997, Idaho Falls, Estados Unidos. Nathan Zohner tiene solo 14 años, pero acaba de conseguir que su clase vote a favor de prohibir el agua. Primero en el Instituto y, a medio plazo, si se puede, en el país entero. Sus compañeros de pupitre son personas inteligentes, capaces, estudiantes avanzados de química y biología. Muchos de sus padres son ingenieros del Idaho Nuclear Engineering and Environmental Laboratory.

Y lo mejor de todo es que Zohner lo ha conseguido sin demasiado esfuerzo, con el profesor delante y por un 86% de los votos: durante su exposición solo ha planteando hechos científicos probados e indiscutibles. No ha dicho ninguna mentira. De hecho, por no proponer, ni siquiera ha propuesto la prohibición: sencillamente ha preguntado qué era lo que les parecía razonable hacer ante este asunto. Y lo razonable era, claramente, prohibirla.

El peligroso, pero desconocido monóxido de dihidrógeno

Wgjqknr

Zohner no había inventado nada. Navegando por Internet había encontrado un pequeño panfleto llamado el “Monóxido de dihidrógeno: el asesino misterioso”. El panfleto se había redactado en la Universidad de California, Santa Cruz un puñado de años antes y, en él, se recogían algunos datos especialmente preocupantes del peligroso (pero casi desconocido) monóxido de dihidrógeno.

Un par de pinceladas: esta sustancia contribuye de manera clave a la desertización y la erosión del suelo; cada año se registran varios cientos de muertes por inhalación y, por si fuera poco, una exposición prolongada al monóxido de dihidrógeno en estado sólido puede producir quemaduras y necrosis agudas. Hay mucha cosas más, algunas peores.

El problema (pequeño, ínfimo, insignificante) es que el monóxido de dihidrógeno es agua. Es decir, Zohner solo tuvo que usar un nombre poco conocido y explicar trivialidades como que el hielo hace quemaduras o que la gente se ahoga en las piscinas para que todos se convirtieran entusiastas defensores de la prohibición… del agua.

Esa era la intención de Zohner. Todo aquello era parte de su proyecto para la ‘Feria de Ciencias’ de la ciudad y solo quería saber cuán crédulos somos. Es más, el ‘hoax del monóxido de dihidrógeno’ es una demostración de que se puede manipular la opinión pública sin decir una sola mentira.

Mentiras basadas en la verdad verdadera

Jasper Oversteyns 462813

A eso, a convencer a alguien de algo erróneo usando argumentos verdaderos, James K Glassman lo denominó 'zohnerismo' y supongo que es una técnica tan vieja como el ser humano. Una versión del 'Agree Denotationally But Object Connotationally' tan popular en ciertos ámbitos de la red. Es decir, estoy de acuerdo con lo que dices, pero no con lo que quieres decir.

Lo bueno del 'hoax del monóxido de dihidrógeno' es que, una vez que hemos revelado el truco, se ve muy fácilmente. Esa facilidad es lo que lo ha hecho relativamente famoso. En 1998, coincidiendo con el primero de abril, un diputado australiano lanzó una propuesta legislativa para prohibirlo en todo el país. En 2002, se acusó a la empresa de aguas de Atlanta de que el sistema contenía el sospechoso monóxido de dihidrógeno, pero los responsables de la compañía explicaron a los medios que el agua de la ciudad no tenía más monóxido del que permitía la ley.

Y así se ha convertido en una broma recurrente. Una que en pleno debate sobre las ‘fakes news’ no está de más recordar. Porque la verdad es algo mucho más elusivo y complejo de lo que parece y, para acercarnos a ella, hemos de trabajar mucho. Siempre es bueno recordar que esto de querer prohibir el agua es algo que nos puede pasar a todos.

También te recomendamos


Guía para regalar una Crock-Pot en Navidad: cómo saber si es o no una buena idea


Una botella de agua redonda, comestible y open source que puedes hacer en tu propia casa


La última innovación tecnológica contra la sequía consiste en guardar el agua bajo tierra


La noticia

El chico de 14 años que consiguió convencer a todos de que prohibir el agua era una buena idea

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.

Chequea también

650_1200

Descubierto otro keylogger oculto en los portátiles de HP que afecta a 460 modelos lanzados desde 2012

HP sigue acumulando polémicas relacionadas con la privacidad, aunque en este caso se han dado prisa en solucionarlo. El investigador de seguridad Michael Myng encontró y reportó el código de un keylogger oculto en los drivers del teclado preinstalados por HP en sus portátiles. Y la empresa lo ha confirmando, admitiendo que afecta a más de 460 de sus modelos de portátiles. El problema estaba en el software Synaptics Touchpad, el cual estaba siendo investigado por Myng para ver cómo controlaba el controlador las luces del teclado. Pero lo que encontró fue el código de un keylogger que viene desactivado por defecto en los ordenadores, pero que un atacante podría activar con relativa facilidad para espiarnos. De esta manera, si alguien consiguiese acceder a tu ordenador ya no tendría que instalar nada para registrar todo lo que escribe. Sería suficiente con conseguid permisos de administrador en tu ordenador y hurgar en el código del teclado y habilitar sin que te des cuenta el keylogger que traía incorporado. No es algo fácil de hacer, pero la vulnerabilidad permitía que se pudiese. Este bug afecta a los portátiles de gamas como EliteBook, ProBook, Pavilion o Envy entre otras. HP lo ha concretado publicando una lista completa con todos los modelos afectados que va hasta los lanzados en 2012. Junto a la lista también ha publicado actualizaciones del driver para solucionar el problema y eliminar el keylogger. "Se ha identificado una posible vulnerabilidad de seguridad con ciertas versiones de controladores de touchpad Synaptics que impactan a todos los socios OEM de Synaptics", ha dicho HP en su aviso de seguridad. "Se necesitarían privilegios administrativos para aprovechar la vulnerabilidad. Ni Synaptics ni HP tienen acceso a los datos de los clientes como resultado de este problema". HP y sus problemas de privacidad HP ya ha tenido este 2017 unos cuantos problemas de privacidad. Para empezar, a principios de año se encontró otro keylogger en uno de los drivers de audio de sus portátiles. Con el driver se buscaba que el programa pudiera saber qué teclas se pulsan para realizar las acciones que le correspondiese, pero sin quererlo estaba registrando las que se pulsaban. Se trataba de un error que se ha vuelto a repetir ahora, y que ha llegado justo un mes después de que en noviembre los usuarios de HP se pusiesen en pie de guerra después de encontrar un presunto spyware que se instalaba sin permiso y para colmo ralentizaba todos los equipos. Y es que la marca estadounidense es bastante popular por la gran cantidad de programas preinstalados que incluye en sus equipos. No hay razones para pensar que estén ahí con malas intenciones, pero es lógico que habiendo tantos haya alguno que se comporte de formas que podrían ser aprovechadas por un atacante en contra de los usuarios. En cuanto al keylogger que se ha descubierto ahora, es relativamente lógico que los programas de teclado necesiten saber qué teclas se pulsan. Pero de ahí a tener el código de un programa que pueda llevar un registro sin que el usuario lo sepa hay un trecho. En Xataka | El presunto spyware preinstalado en equipos de HP pone en pie de guerra a los usuarios También te recomendamos Diferencias entre envasar al vacío a corto y largo plazo: ¿qué me conviene? HP Omen X Notebook: overclocking a tres niveles y la bestia parda de NVIDIA para una experiencia gaming sin límites O te instalas una app espía en el móvil o ingresas en prisión: la distopía ya es real en China - La noticia Descubierto otro keylogger oculto en los portátiles de HP que afecta a 460 modelos lanzados desde 2012 fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .