Motorola Moto X4, análisis: reinar en la gama media también es cuestión de precio

Moto Portada 2

La familia Moto X de Motorola nació en 2013 y desde entonces ha ido dejándonos terminales en los que las características comunes siempre han sido el buen rendimiento y un software eficiente, aunque eso sí, enmarcados hasta la fecha en las gamas más altas. Decimos "hasta la fecha" porque el último integrante de la saga, el Moto X4, decide quedarse cómodamente en la gama media, aunque eso sí, a un precio no muy competitivo.

Sobre el papel tiene todo lo necesario para representar bien a la compañía en esta gama, pero hoy en día, en un mercado cada vez más saturado de ofertas y con una competencia tan feroz (especialmente en gamas intermedias) despuntar no es tarea fácil. Hemos pasado el Motorola Moto X4 por nuestra mesa de análisis para comprobar si el terminal, cuyo diseño nos deslumbra a primer golpe de vista, justifica también con el resto de especificaciones su precio frente a la competencia.

Motorola Moto X4, especificaciones técnicas

Motorola Moto X4

Pantalla

IPS LCD de 5,2 pulgadas FullHD
424 píxeles por pulgada
Gorilla Glass 3

Procesador

Snapdragon 630
GPU Adreno 508

RAM

3GB / 4GB

Memoria interna

32GB / 64GB más microSD hasta 256GB

Cámara trasera

12 megapíxeles
8 megapíxeles
Flash Dual LED
Vídeo 4K

Cámara frontal

16 megapíxeles
Flash LED

Batería

3.000 mAH con carga rápida Quick Charge 3.0

Sistema operativo

Android Nougat

Otros

Lector de huellas
IP68
Radio FM
Bluetooth 5.0

Precio

399 euros

Moto 4

Diseño: brillas por ti solo

Lo adelantábamos unas líneas más arriba: el Motorola Moto X4 es un teléfono que nos entra por los ojos a simple golpe de vista. Y es que es sin lugar a dudas, el teléfono que más se aleja de las clásicas líneas de la marca hasta la fecha, empezando por el componente principal de su cuerpo, donde el metal se hace a un lado para darle paso al cristal.

Es cierto que ya vimos cristal como componente en el Moto Z Play, pero la manera de integrarlo es distinta en este teléfono. En el Z Play el corte entre trasera y delantera estaba fuertemente marcado por unos marcos metálicos muy evidentes, y en este caso, aunque también tenemos marcos, éstos son mucho más delicados, pasando casi desapercibidos salvo al tacto, donde sí notamos la diferencia de contrastes con la suavidad del cristal trasero.

Moto X4 Collage

Hablando de suavidad, claramente el cristal es uno de los materiales más delicados al tacto, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Y es que la experiencia en mano es reconfortante pero tiene un precio a pagar: el riesgo de caídas al ser mucho más resbaladizo.

Pese a ello, no hemos tenido muchos sustos como sí nos pasó en otros terminales de estructura similar, algo que tiene que ver con las dimensiones del teléfono (148.4 x 73.4 x 8 milímetros) que nos permiten un ajuste en mano lo suficientemente cómodo como para poder sostenerlo con firmeza y utilizarlo con una sola.

Dscf5753

Otro inconveniente con los teléfonos de cristal es su innegable magnetismo hacia las marcas y las huellas. En el caso del Moto X4, al ser de color oscuro, éstas eran un constante en el uso, que si bien se pueden eliminar con un simple toque de gamuza, pueden convertirse en una obsesión para aquellos que sean algo maniáticos con el tema (como es mi caso).

Motorola ha apostado por el cambio en términos de diseño con este teléfono y sin duda ha conseguido sorprendernos y conquistarnos

Huellas y manías aparte, como decimos, la ergonomía general del teléfono es muy buena, algo que además de por las dimensiones, viene también dado por la posición, tanto de los botones físicos de inicio y volumen, como por la del sensor de huellas.
Los botones se encuentran ubicados en el lateral derecho, y podemos acceder a ellos fácilmente sin necesidad de modificar la posición de los dedos con el teléfono en la mano. Respecto al lector de huellas, éste se encuentra ubicado en la parte delantera del teléfono, justo bajo la pantalla, posición que guste más o menos, resulta muy cómoda en la práctica.

Y si hablamos de ergonomía y sensaciones en mano no podemos olvidarnos del peso, que en el caso del Moto X4 se mantiene en 163 gramos, peso bastante ajustado en un terminal que porta una batería de 3.000 mAh, y en el que la elección de cristal en lugar de aluminio como componente principal ha sido clave.

MOTOROLA MOTO X4

SAMSUNG GALAXY A5 2017

NOKIA 5

HAUWEI P10 LITE

MOTOROLA MOTO G5 PLUS

DIMENSIONES

148.4 x 73.4 x 8 mm

146.1 x 71.4 x 7.9 mm

149.7 x 72.5 x 8 mm

146.5 x 72 x 7.2 mm

150.2 x 74 x 7.7 mm

PESO

163 gramos

157 gramos

160 gramos

146 gramos

155 gramos

BATERÍA

3.000 mAh

3.000 mAh

3.000 mAh

3.000 mAh

3.000 mAh

PANTALLA

5,2"

5,2"

5,2"

5,2"

5,2"

RELACIÓN FRONTAL-PANTALLA

68.4%

71.5%

68.7%

70.7%

67.1%

Pantalla: que el brillo no pare

Motorola abandonó en su línea X el uso de pantallas AMOLED con el Moto X Style, pero a pesar de lo que pudiera esperarse, no ha supuesto una pérdida real en términos de calidad. Estamos ante una pantalla de tipo LCD IPS que se queda en 5,2 pulgadas de diagonal, con un ratio de ocupación del frontal del 68.4% y con una resolución de 1920 x 1080 píxeles. La densidad es 424 pixeles por pulgada, bastante alta para un para una panel de sus características.

Es cierto que no nos deja unos negros tan profundos como los de las pantallas AMOLED, pero la reproducción de color es bastante acertada, los colores se muestran vívidos y los niveles de brillo y contraste nos han dado una experiencia visual impecable, tanto en el uso normal del día a día, como en la reproducción de contenido multimedia.

Dscf5750

Los parámetros que vienen ajustados por defecto están bastante equilibrados, aunque quizás la temperatura del color tiende a tonos más fríos, pero esto es algo que, nos guste o no, tenemos que mantener a la fuerza, pues no existe la posibilidad de ajustarlos manualmente (una de las pocas desventajas de encontrarnos con Android stock).

Los únicos ajustes disponibles son los relativos al modo del color, en el que podemos elegir entre modo estándar o intenso y entre los que cambia la saturación y el contraste de los colores reproducidos en la pantalla.

La pantalla del Moto X4 tiene un brillo más que suficiente para poder ver correctamente en todas las condiciones y además, cuenta con el sistema Active Display que facilita mucho el uso del teléfono

Y hablando de parámetros y de ajustes, vamos con uno de los más importantes: el nivel de brillo. Y es que hasta la mejor de las pantallas puede dejarnos una mala experiencia si los nits escasean, algo que desde luego no ha sido el caso del Moto X4. El terminal llega luciendo un brillo máximo de 513 nits, brillo que nos ha dado un experiencia correcta en todas las situaciones que se nos han presentado.

¿Y qué hay del ajuste automático? También correcto: responde rápido ante los cambios de condiciones lumínicas, incluso realizando transiciones bruscas de interior a exterior y viceversa.

Moto 3

Respecto a la pantalla, por último señalar que el Moto X4 cuenta con el *sistema Active Display. Este sistema reconoce cuando nos acercamos al teléfono, encendiendo de manera discreta la pantalla, mostrándonos fecha, hora, porcentaje de batería y las notificaciones de manera muy poco intrusiva. Una función muy cómoda y que le suma muchos puntos a la buena experiencia que de por sí nos ha dado la pantalla del Moto X4. ¿Mantendremos las mismas sensaciones en materia de rendimiento? Veamos qué tal se porta ese Snapdragon 630 cuando lo llevamos al límite de sus posibilidades.

Rendimiento: un Snapdragon 630 que cumple su cometido

Cuando vemos las especificaciones técnicas el Moto X4 sobre el papel, es inevitable arquear la ceja al recordar que es un teléfono cuyo precio de salida es casi 400 euros. Y es que por ese rango de precio habríamos esperado un procesador más potente, quizás un Snapdragon 660, pero los juicios de valor no sirven de nada sin pruebas, así que vamos a ver qué nos hemos encontrado durante estos días a su lado.

La unidad que hemos probado cuenta con 3GB de RAM acompañando al SoC, y entre ambos son capaces de abrir y ejecutar todo tipo aplicaciones sin problema. Desde aplicaciones básicas, hasta juegos exigentes, todos quedan libres de lags y de tiempos de carga fuera de lo habitual en la mayoría de ocasiones.

Moto 2

Únicamente con juegos que consumen muchos recursos como Asphalt 8, notamos algunas bajadas de fps y un ligero aumento en el tiempo de carga, pero es muy poco probable que un usuario medio, en su día a día, tenga problemas de rendimiento con este terminal.

La navegación por el sistema es fluida en rasgos generales, del mismo modo que lo es la navegación web y la ejecución de aplicaciones de perfil bajo (mensajería instantánea, redes sociales) incluso cuando se ejecutan varias al mismo tiempo, algo que también viene dado en parte, por un sistema operativo puro.

benchmarks-moto-x4


image01


image01


image01


image01

MOTO X4

ASUS ZENFONE 4

MOTO Z PLAY

ALCATEL IDOL 4S

OPPO R9 PLUS

PROCESADOR

Qualcomm Snapdragon 630

Qualcomm Snapdragon 630

Qualcomm Snapdragon 625

Qualcomm Snapdragon 652

Qualcomm Snapdragon 652

RAM

3GB

4GB

3GB

3GB

4GB

AnTuTu

65.597

67.376

61.711

71.264

83.804

GeekBench

840 / 4.098

847 / 4.141

785 / 2.483

1.176 / 2.842

1.566 / 4.999

3DMark (Icestorm Unlimited)

16.189

16.477

13.775

10.031

10.640

En los resultados de las pruebas sintéticas los números no dejan al terminal tan bien parado como en nuestra experiencia práctica, y comparado con otros dispositivos de características similares, parece que incluso queda en mal lugar, pero sin duda y tras probarlo a conciencia, podemos afirmar que estos datos no le hacen justicia.

Mención aparte merece el sensor de huellas ubicado en en el frontal del teléfono. Éste tiene una capacidad de respuesta muy rápida, muy poco errático en la lectura, incluso si no apoyamos del todo la superficie del dedo. Es un sensor muy superior a lo que nos encontrarnos en teléfonos de esta gama.

Autonomía: 3.000 mAh eficientes sin exigencias

La batería que porta el Motorola Moto X4 tiene un amperaje de 3000 mAh con la que tuvimos buenos resultados, siempre y cuando no hiciésemos un uso exhaustivo del terminal. Esto traducido en hechos significa que todo bien, hasta que ponemos el teléfono a rendir al máximo de sus posibilidades.

La autonomía del Moto X4 es más que suficiente para un usuario medio pero no es a prueba de 'heavy users'

Utilizando el teléfono en una jornada laboral normal, recibiendo algunas llamadas, ejecutando aplicaciones de mensajería y algo de navegación web, pudimos completar hasta un día sin necesidad de visitar el enchufe. Sin embargo la cosa cambiaba bastante cuando el nivel de exigencia era mayor, sobre todo haciendo uso de la cámara.

Aquí los resultados se ajustaron más a las pruebas sintéticas, concretamente a PCMark, donde el terminal obtuvo un total de 6 horas y 49 minutos de autonomía con la pantalla calibrada a 200 nits. En nuestra experiencia fueron unas 10 horas de uso intensivo en una jornada en la que utilizamos servicios de música en streaming mediante red 4G, utilizamos mucha mensajería instantánea y sobre todo, le dimos mucho uso a la cámara.

Bateria Moto 1

Pese a que la batería no consiguió seguirnos del todo el ritmo en una dura jornada, pudimos solucionarlo con bastante brevedad, ya que el Moto 4X cuenta con sistema de carga rápida que nos permite alimentar al móvil al 30% de su capacidad en menos de 15 minutos y alcanzar un 100% de la carga menos de una hora.

Software: si puro, dos veces bueno

Cuando nos encontramos frente a un teléfono con Android puro, sabemos que la experiencia tiene muchas posibilidades de ser buena, y en el caso del Moto X4, ha sido así. El teléfono llega con Android 7.1.1 Nougat (actualizable próximamente a Oreo) con un mínimo de personalización sobre el SO. El launcher es similar al de los Google Pixel, e incluye atajos en las aplicaciones compatibles que se muestran con pulsar prolongadamente sobre el icono de las mismas y que son realmente útiles.

Apps Accesos

Software 1

El teléfono sale de fábrica con muy pocas aplicaciones preinstaladas, algo nada invasivo
y perfecto para los detractores del bloatware en exceso. Entre las aplicaciones que encontramos preinstaladas tenemos la suite completa de Google y la app de Moto. Esta aplicación es bastante interesante, y si le sacamos partido, nos ofrece una experiencia de uso muy completa.

Con ella podemos configurar la interacción que tengamos con el teléfono, tanto por voz como por gestos. Por ejemplo, con "Acciones Moto" podemos hacer que el terminal encienda la linterna al agitarlo, que active la cámara al girarlo o que se ilumine la pantalla al acercar la mano.

Moto App

La experiencia en rasgos generales con el software ha sido muy satisfactoria, ya no solo por las agradable sensación de encontrarnos con la personalización mínima y no tener que pasar el rato borrando aplicaciones que jamás vamos a utilizar (cuando se puede), sino también por la fluidez a la hora de navegar por él y la ligereza con la que se realizan las acciones y las transiciones entre éstas.

Audio: no siempre dos es mejor que uno

Motorola ha dejado a un lado dos grandes altavoces ubicados en la parte superior e inferior del frontal que hasta ahora solíamos ver en sus teléfonos, para dejarnos un único altavoz en la parte superior, justo sobre la insignia de la marca. ¿Significa esto que perdemos calidad de sonido al encontrarnos con una única salida de audio? No necesariamente y así lo confirma este teléfono.

Audio

El teléfono tiene potencia de sobra y en nuestras pruebas de medición ha alcanzado los 106 decibelios con el volumen al máximo, un volumen bastante elevado que eso sí, distorsiona bastante por encima del 70%. Como casi siempre, la experiencia mejora notablemente si utilizamos auriculares, auriculares que por cierto, no se incluyen con el terminal.

Cámara: dos detrás y selfies impecables

Motorola le ha dado mucha importancia al apartado fotográfico en este teléfono y prueba de ello es la incorporación de una cámara dual en la parte trasera formada por un sensor convencional de 12 megapíxeles con 1.4 µm de tamaño y apertura de f/2.0, y otro de 8 megapixeles con apertura f/2.2 y una lente gran angular de 120 grados.

Además, la cámara frontal incorpora un sensor de 16 megapíxeles, una resolución muy elevada comparada con lo que encontramos actualmente en el mercado. Como vemos, las prestaciones del Moto X4 en materia fotográfica pintan muy bien, pero en fotografía más que en ningún lado, lo que priman son los resultados.

Empecemos por ver qué es lo que nos ha aportado su cámara principal. Como decimos, el Moto X4 combina un sensor de 12 megapíxeles con una lente normal y otro de ocho con una gran angular de 120 grados, configuración similar a la que encontramos en el LG G6 o el ASUS Zenfone 4.

Moto App Camara 3

La aplicación de la cámara nos permite disparar con un completo modo manual, algo que es de agradecer, pues no siempre queremos tirar en automático -aunque en ocasiones sea lo más cómodo para fotos menos "elaboradas"-. En este caso, las imágenes tomadas en modo automático y con buena iluminación exterior nos han dado muy buenos resultados, con los objetos nítidos y sin apenas presencia de ruido.

8

1

La reproducción del color es también bastante fiel, el procesado no nos deja tonalidades sintéticas, sino un aspecto muy natural, algo de agradecer en estos tiempos de sensores potentes donde en muchas ocasiones, es el software el que echa a perder los resultados. Señalar que el modo manual nos permite ajustar por separado y de manera muy intuitiva el enfoque, el balance de blancos, la velocidad de obturación, la sensibilidad ISO y la exposición.

B5b14bf9 Ac49 473a 89d4 Cda0a0ee9cbe

Aumento

La velocidad de enfoque es rápida y poco errática, algo que no podemos decir de la velocidad de disparo. Y es que si de los resultados podemos decir cosas muy positivas (al menos con buenas condiciones) el software de la cámara nos la ha jugado bastante, y el hecho de que tardase tanto en reaccionar hacia que perdiéramos estabilización (y los nervios) con las consecuentes fotos movidas. Esto es algo que además se acentúa cuando utilizábamos la cámara frontal con una sola mano para hacer "selfies".

4

5

Pese a los problemas con el disparador, parece que las cosas han ido bien -buena iluminación mediante-, pero, ¿qué pasa cuando la luz escasea? Por un lado la velocidad de enfoque disminuye y por otro, el ruido no tarda en hacer acto de presencia, pero es algo con lo que contábamos, ya que muy pocos son los teléfonos (especialmente de gamas más bajas) que no se resienten con la ausencia de luz.

6

7

Habíamos dicho que la cámara principal cuenta con dos lentes, una normal y una gran angular. Sin embargo, y a diferencia de lo que hemos podido comprobar en otros terminales de configuración similar, no podemos utilizar cada una de las lentes por separado, pues éstas únicamente funcionan de manera complementaria para obtener mejores resultados.

Pese a contar con dos lentes distintas, no podemos utilizarlas de manera independiente como sí podíamos hacer en teléfonos de configuraciones similares como el ASUS Zenfone 4

¿Y qué hay de la cámara frontal? Sinceramente es una de las mejores cámaras frontales que hemos probado últimamente fuera de la gama alta. Los 16 megapíxeles que ostenta se notan en los resultados, ya que ofrece unos retratos nítidos en la mayoría de las escenas, aunque con una ausencia muy marcada de luz, el grano abunda.

Frontal 1

La aplicación de esta cámara es muy simple, con el ya casi imprescindible modo belleza que podemos ajustar de manera automática o manual. Los resultados con el modo belleza llevado a su máximo nivel no son, dentro de los que podemos ver en otros teléfonos, nada exagerados, y aplicándolo en su justa medida podemos ahorrarnos retoques posteriores. El procesado del modo belleza no es tan irreal en el Moto X4 como en otros teléfonos, pero los resultados llevados al máximo no son demasiado naturales.

Frontal Procesado

En cuanto al resto de funciones de la cámara, además del modo manual, tenemos dos que destacan para bien. Por un lado el modo "Color directo", capaz de hacer un blanco y negro selectivo in situ, y por otro el "reconocimiento de objetos", que analiza el objeto enfocado y nos ofrece resultados de búsqueda relacionados en Google, algo así como un "Shazam" de imágenes integrado.

Moto App 4 El modo "color directo" permite hacer blanco y negro selectivo en el momento

moto-x4-galeria-de-fotos


image01


image01


image01


image01

Motorola Moto X4, la opinión de Xataka

Tras probar y analizar el Motorola Moto X4 nos quedamos con unas conclusiones muy claras. Por un lado, su diseño nos ha seducido con mayúsculas, y es que aquí se nota que Motorola buscaba innovar y nos ha dejado un teléfono distinto a lo que nos tenía acostumbrados con muy buenos resultados.

En materia de potencia podemos decir lo mismo, y es que no teníamos del todo claro que el Snapdragon 630 que habita en su interior fuera a dejarnos un rendimiento tan bueno, y sin embargo, ha resuelto con creces en todas las ocasiones que cualquier usuario medio con exigencias hubiera requerido.

Dscf5757

Autonomía que flaquea pero que contrasta con una pantalla brillante, un sonido potente y unas cámaras muy resueltas: con esta receta podríamos decir que tenemos un gama media de ensueño ¿verdad? Pues me temo que hay un factor que nos impide lanzar esa afirmación tan contundente.

El Moto X4 tiene todo lo que hay que tener para ser un gama media de ensueño menos una cosa: su precio

Y es que si de algo no puede presumir el Moto X4 es de lo que cuesta, y sí, es un terminal con buenas prestaciones, pero en el mercado encontramos terminales similares por menos de los 399 euros que cuesta y que seguramente, la mayoría de usuarios que buscan terminales de gama media no estarían dispuestos a pagar.

Quizás en unos meses, cuando baje de precio, el Moto X4 sea una interesante opción, equilibrada en calidad-precio, pero por el momento y como decimos, el mercado (y sobre todo el de las gamas intermedias) está lleno de alternativas similares con precios mucho más ajustados.

8.0

Diseño8.75 Pantalla8,25 Rendimiento8 Software8.5 Cámara7.5 Autonomía7

A favor

  • Diseño innova y mejora
  • Android puro con añadidos útiles
  • Pantalla eficiente

En contra

  • Autonomía no apta para uso intensivo prolongado
  • La aplicación de la cámara es lenta
  • Su precio

El terminal ha sido cedido para la prueba por parte de Motorola. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Motorola

También te recomendamos


Todo lo que necesitas saber sobre el LG V30: la FAQ definitiva


Amazon Fire 7 y HD 8, análisis: las apariencias no engañan, pero esconden más diferencias de las que se ven


Moto Z2 Force, análisis: la fuerza acompaña por fuera y por dentro a este otro titán con doble cámara y sin jack


La noticia

Motorola Moto X4, análisis: reinar en la gama media también es cuestión de precio

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Érika García

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .