El MWC de Barcelona funciona mucho mejor que el CES de Las Vegas: una visión tras trabajar en ambas ferias

Ces Vs Mwc

La gota que colmó el vaso fue un apagón de algo más de dos horas en el Centro de Convenciones de Las Vegas, sede principal del CES. Después de haber tenido que recorrer kilómetros y kilómetros por el famoso strip, estudiar planos de hoteles-casino y sufrir otras desdichas logísticas, sí, es momento de reconocer que el Mobile World Congress de Barcelona funciona mucho mejor que la feria tecnológica más grande del mundo.

Vayamos por puntos.

La sombra de la movilidad es alargada

Taxis Las Vegas

Las Vegas es una telaraña por la que es realmente complicado moverse. Aunque Barcelona en los últimos años se ha visto envuelta en varias polémicas por diferentes huelgas de taxi y transporte público, además de los típicos atascos en la salida y entrada del recinto del Mobile, la realidad es que hay muchas opciones para desplazarse.

En Las Vegas o vas en coche (taxi, Uber, Lyft o uno propio) o estás realmente fastidiado. Hay un servicio de tranvía/monorraíl, pero buena suerte intentando subir a uno en hora punta. También se habilitan autobuses que van recorriendo los casi 7 km del strip pero, igualmente, se colapsan y acaban atascados o dando un enorme rodeo. Y, sí, Uber funciona genial (incluso los propios hoteles delimitan los "puntos de recogida Uber" para facilitar el proceso), pero no hay tanto coche para los más de 170.000 asistentes que espera albergar el CES 2018.

Por el contrario, en Barcelona, que registró en 2017 algo menos de 110.000 asistentes, tienes la opción de ir en metro, en tren de cercanías (Rodalies), en autobús público, en autobuses privados que fleta la organización, en taxi, Uber, Cabify. Es cierto que todo se puede mejorar, pero el recinto del MWC está muy bien comunicado y su única gran localización ayuda mucho, que nos lleva al siguiente punto.

Casino, casi-no, casi-no-llego

Casinooverview1web 1000x395

Ay, Las Vegas, la ciudad del pecado, de Elvis y del neón. Es, sin duda, un enclave exótico para albergar una feria en la que se discute sobre el futuro de la innovación y la tecnología. Tal vez para garantizar que las ruletas sigan girando, la disposición del CES es modular. Básicamente se extiende por los hoteles casino más importantes, además de por el Centro de Convenciones de Las Vegas. Hay marcas que se hacen con plantas de hoteles para colocar stands y showrooms y otras más humildes que llegan a pagar unos 10.000 dólares por tener una mesa en el evento Showstoppers.

Es complicado no perderse entre casinos para llegar a una rueda de prensa en el CES

Por ello, se da la circunstancia de que una rueda de prensa puede ser al sur del strip de Las Vegas, la siguiente a varios kilómetros al norte (recuerda, hay mucho tráfico y pocas opciones para moverse) y otra en el Pabellón Sur del Centro de Convenciones en el stand 23332. Vamos, que es más efectivo cubrir el evento en streaming que desplazarse por allí.

El Mobile se centra en un único gran punto, Fira Gran Vía, donde todas las marcas tienen sus stands, está todo muy bien indicado, hay personal para ayudarte, buses para llevarte de un pabellón a otro, etc. No nos olvidamos del 4YFN, el evento centrado en startups y emprendimiento que se celebra en el centro de Barcelona, pero no tiene comparación con la poco práctica capilaridad del CES de Las Vegas.

Rebaños de periodistas

Mwc

Cuando vamos a cubrir una feria como el CES o como el MWC hay una serie de procesos previos administrativos que hay que cumplir. El primero es conseguir la acreditación como prensa, algo que no consigue todo el mundo especialmente teniendo en cuenta que las entradas a estos eventos rondan los cientos e incluso los miles de euros.

Aquí la feria de Barcelona es más exquisita en cuanto a cómo pide que le demuestres que vas a cubrir la feria, para qué medio trabajas y también tiene ciertos requisitos que en años anteriores discriminaban a perfiles como youtubers, por ejemplo. Pero una vez que tienes tu acreditación, todo son facilidades. Desde acceso preferente a ruedas de prensa, salas para trabajar con buena conexión a internet, varios comedores gratuitos, hasta un abono de transporte público gratuito para los días que dura el evento.

La sensación en el CES es la de que somos rebaños de periodistas que estorbamos

En el caso del CES mi solicitud de acreditación de prensa estaba en "pendiente de aprobación" desde diciembre. No contestaban correos así que tuve que registrarme allí mismo, con la incertidumbre previa de no saber si me iban a dejar pasar a la feria. Mi solicitud estaba ahí y estaba todo correcto, pero simplemente alguien debía darle a un botón. Esto parece una queja de alguien que quizá tuvo un problema puntual y aislado, pero es que en Barcelona hasta puedes recoger tu acreditación en la propia estación de tren o aeropuerto.

En general la sensación en el CES es la de que somos rebaños de periodistas que estorbamos. En Barcelona hay gente que te ayuda proactivamente, mapas en todos lados (el mapa del CES este año se incluía en un pesado anuario y el mapa propiamente dicho no empezaba hasta la página 33) y una logística pensada para ponernos las cosas más fáciles, no al contrario.

Bonus tracks

Hacía seis meses que no llovía en Las Vegas. Es comprensible que no sea una ciudad preparada para la lluvia, pero el apagón fue solo una de las cosas que pasaron en el CES 2018. Hubo stands inundados (Lyft, Google), goteras, tráfico aún más denso de lo normal. Literalmente fue una ciudad desbordada por la lluvia.

A portrait of the garbage cans catching water because the Las Vegas Convention Center is LEAKING. #CES2018 pic.twitter.com/CfqQEnwMWa

— Kate @ CES (@KateClarkTweets) 9 de enero de 2018

Cargador Smartphone Vegas

En los años que llevo cubriendo el MWC, no obstante, nunca ha pasado algo tan llamativo como un corte de luz. Aquí hay que aclarar, eso sí, que la cobertura Wi-Fi en ambos eventos es muy buena, con algunas excepciones de saturación de red.

Por otro lado, si comparamos el Centro de Convenciones de Las Vegas con Fira Gran Via de Barcelona, es bastante más cómodo pasear y visitar los stands en Barcelona que en la ciudad de Nevada. La disposición de los stands es mucho más clara y estructurada, hay buenas indicaciones, bastantes escaleras mecánicas… Por el contrario, en Las Vegas hay zonas en las que incluso te cobran dos dólares por cargar tu smartphone.

Aunque parece que el Mobile World Congress siempre está en duda sobre si se mantendrá o no en Barcelona, ha conseguido un nivel de evento sensacional y que no le tiene nada que envidiar a un peso pesado como el CES.

También te recomendamos


El día en que Netflix salió de nuestra televisión


El Galaxy S9 será anunciado en el MWC 2018: Samsung y su gama alta regresan a la feria de Barcelona


Sony Xperia XA2, Xperia XA2 Ultra y Xperia L2: la doble cámara frontal se integra en el diseño más tradicional


La noticia

El MWC de Barcelona funciona mucho mejor que el CES de Las Vegas: una visión tras trabajar en ambas ferias

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Cesar Muela

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .