‘La peste’ es la ambiciosa (y cara) serie con la que Movistar quiere ser HBO

La Peste

Probablemente hoy sea uno de los días más importantes de 2018 para la televisión española. Por lo menos para la televisión de pago ya que tras varios años de preparación y unos cuantos meses haciendo ruido y creando expectativas, Movistar+ estrena hoy 'La peste', su principal apuesta en el campo de la producción propia.

'La peste' es un thriller de seis episodios de cincuenta minutos de duración, que desde hoy, viernes 12 de enero está disponible completa bajo demanda en la plataforma de pago con un listón bastante alto tras dos estrenazos como son 'Vergüenza' y 'La zona'.

Un thriller ambientado en Sevilla durante un brote de peste

'La peste' está protagonizado por un ex-militar, Mateo (Pablo Molinero), que decide volver a una Sevilla asolada por la peste bubónica para sacar de allí al hijo de un amigo. Allí será arrestado por los alguaciles del inquisidor Celso de Guevara (Manuel Solo) ya que fue condenado a muerte por la impresión de libros prohibidos.

Celso dará a Mateo una oportunidad de redimirse encargándole la investigación de una serie de crímenes con tintes diabólicos que se están produciendo en una de las ciudades más importantes del siglo XVI.

Como es habitual en sus colaboraciones, Alberto Rodríguez se ha encargado de la dirección de la serie, mientras que Rafael Cobos se ha centrado más en el guion. Además de por Molinero y Solo, el otro rostro "importante" en 'La peste' (básicamente sale en todas la promociones más que el protagonista en sí) es Paco León, interpretando a Luis de Zúñiga, un "hombre del renacimiento" que se codea con la élite cultural de la ciudad. También nos encontramos en el reparto con Cecilia Gómez, Patricia López Arnaiz y Sergio Castellanos.

¿Cómo se gestó 'La peste'?

Las mentes pensantes detrás de 'La peste' son Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, los responsables de 'La isla mínima'. Rodríguez, espantado por los tiempos que exigen la televisión en abierto, llevaba un tiempo con la idea de hablar de la Sevilla del siglo XVI. Al ser el puerto de entrada de las rutas "de las Indias", la ciudad andaluza experimentó un auge sin parangón, convirtiéndose en una metrópoli en la que confluían miles de viajeros.

Con esto rondando en la cabeza fueron contactados por uno de sus productores, José Antonio Félez, para anunciarles que Movistar buscaba ideas para desarrollar series. Así comenzó un camino de tres años (y dos hijos, como bromea Cobos) con reescrituras varias y una ligera evolución desde el thriller inicial hasta presentar un claroscuro de lo que era Sevilla en esa época.

Un claroscuro que define la estética de 'La peste' de arriba abajo. Otra cosa no, pero simplemente a juzgar por el tráiler, se ve que hay una alta factura técnica. No es para menos ya que nos encontramos con el equivalente en términos televisivos de una superproducción: más de diez millones de euros de presupuesto, cuatrocientos técnicos, dos mil figurantes, ciento setenta actores, ciento treinta localizaciones naturales, setenta personas en el departamento de Arte… ha sido como "correr una maratón", como ha declarado recientemente Rodríguez.

El objetivo de Movistar+: competir con el mejor contenido europeo

La Peste Alberto Rodriguez

Con una veintena de proyectos en marcha y con los recientes y potentes estrenos de 'La zona' y 'Vergüenza' cabe preguntarse dónde y cómo encaja 'La peste', dentro de toda esta escena en la que piensan sacar una decena de series originales al año. El abanico de nuevas series es amplísimo y va desde este thriller de época hasta la serie animada de El Rubius. Las series de Movistar+ no buscan nicho, sino una audiencia concreta y apuestan por el guion y la puesta en escena.

En el caso de 'La peste' queda claro que es exactamente el paradigma de lo que quieren hacer y lo engalanan al máximo con el propósito de competir con el mejor contenido europeo. "Nos falta tener series hechas en España y hechas a la manera de las grandes series de hoy", explicó Domingo Corral, director de Ficción de la plataforma, durante una de las primeras ruedas de prensa de 'La Peste' a principios de 2016. Para Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica, la ficción será histórica:

Nuestra ilusión es construir una televisión con una identidad propia. Estamos muy satisfechos con el resultado de las series que hemos lanzado en 2017 y pensamos que 'La Peste' va a marcar un punto de inflexión en la ficción española

'La peste' fue el primer proyecto que Movistar+ puso en marcha y es, sin lugar a dudas, el buque insignia de su catálogo de series originales. Que logren ese objetivo de estar al nivel de las grandes producciones nórdicas e inglesas, los mercados más cualitativos de Europa, es un asunto que habrá que ver, pero las primeras críticas son bastante entusiastas.

También te recomendamos


Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil


Movistar+ tendrá contenidos en 4K "para todos" en 2017


Éstas son las medidas de seguridad que toman HBO y Movistar+ para evitar que se filtre 'Juego de Tronos'


La noticia

'La peste' es la ambiciosa (y cara) serie con la que Movistar quiere ser HBO

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Albertini

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .