Waze arruinó la tranquilidad de mi barrio

Waze

La llegada de Waze fue la explosión temprana de la "conducción social". Su filosofía, basada en el uso colaborativo del GPS y de la información introducida por sus propios usuarios, encandiló a sus usuarios, quienes podían ver los precios de las gasolineras en tiempo real, modificar rutas para evitar atascos y otras incidencias, o prever radares. En 2013 Google la compró por 966 millones de dólares: demasiado buena como para dejarla escapar.

El tema es que las bondades de Waze eran un arma de doble filo: ¿es adecuado y ético alertar al resto de usuarios de dónde hay un control de alcoholemia, por ejemplo? ¿Acaso no se está protegiendo a quien incumple la ley y es un peligro sobre ruedas? E incluso alguna otra consecuencia imprevista: cuando las sugerencias de Waze alteran la paz de vecindarios tradicionalmente tranquilos. Por donde antes no pasaban coches, ahora pasan cientos.

Coches Imagen: Pixabay.

Algo así ocurrió con el barrio de Pedro, un programador valenciano en paro de 25 años. Desde que terminó Bachillerato ha pasado la mayor parte del tiempo sin trabajo. Sus padres pasan el día fuera de casa y él mata las horas con la consola o el ordenador. Aprendió programación por su cuenta y siempre se ha interesado por "el cacharreo". Desde su habitación, que da a la calle de una zona obrera poco mimada por el ayuntamiento, empezó a escuchar mucho más tráfico del habitual. Y con ese "cacharreo", empezó a atar cabos.

"En la rotonda que hay al lado de mi casa se juntan los que entran a la ciudad, los que van al pueblo de al lado o a su centro comercial, los que van hacia la zona de monte donde hay muchos pueblos y están los polígonos, y los que van a la capital. Todo eso, en doble sentido. Muchísimo tráfico. Pero en mi calle casi nunca pasaba nadie. Hasta hace unos años."

Cuidado, control de alcoholemia. Desvíese a la derecha. Atasco a 200 metros.

Cotxera 2 Plaza frente a la cual está la carretera que sale de la rotonda en cuestión. Justo detrás, la calle de Pedro.

Pedro, "cacharrero" con bastante tiempo libre, empezó a plantearse por qué desde 2012 o 2013 pasaban tantos coches bajo su casa cuando tradicionalmente era una zona a la que los vecinos solo entraban para ir a una falla los viernes por la noche, para buscar aparcamiento o directamente para ir a su garaje.

No es solo cuestión de preferir tranquilidad: cuando calles preparadas para recibir muy poco tráfico empiezan a contener mucha circulación, empiezan los problemas

La respuesta se la dio un amigo que pasaba todos los días por allí con el coche: las aplicaciones de navegación que, o bien por su componente "social" informaban de incidencias, o bien simplemente señalaban una alternativa para los días con demasiado tráfico. "Eso parecía el capítulo del desvío provisional de Aquí no hay quien viva".

¿Las consecuencias de este cambio? "En estas calles las aceras son muy estrechas, si no vas solo lo normal era por ir la calzada, si alguien dejaba el coche atravesado ya tenías que bajarte igualmente de la acera. Desde que empezó a entrar la gente, todo el mundo por la acera, más apiñado. Cuando va alguien en silla de ruedas ya no cabe nadie más y hay que bajar a la calzada. Y más ruido en una calle muy estrecha, que no es como en la carretera de al lado, que se escucha menos al ser mucho más ancha…". Lo que ocurre cuando calles preparadas para muy poco tráfico comienzan a absorber circulación.

Cotxera Abajo, en el centro, la plaza de la imagen anterior. Justo a la izquierda, la famosa rotonda.

Las flechas rojas de este mapa indican la zona con más tráfico rodado en ambas direcciones. Las flechas azules, una forma de sortear la congestionada rotonda y los varios semáforos que hay en apenas unos tramos en la carretera superior, en función de si quieren acceder al norte o al este.

Mapa

Por si fuera poco, al oeste se encuentra un barrio conflictivo con varios puntos de venta de drogas, al igual que en el pueblo vecino al que se llega por el norte. Algo que hizo que durante un tiempo los controles policiales en esa rotonda fueran frecuentes. Y a su vez, algo que hizo que muchos conductores se avisaran, vía Waze o vía WhatsApp, para sortearlos justo por el itinerario de flechas azules.

Aunque no se ha convertido en un problema mayor, varios vecinos de varias partes del mundo han simulado ser lentos coches ante Waze para disuadir a otros conductores de pasar por su calle residencial

Desde su habitación, Pedro decidió hacer algo para recuperar la tranquilidad de su calle. "En realidad la idea la cogí de un foro en el que igual echo seis o siete horas al día". Muy posiblemente, de los comentarios a raíz de una simulación-estudio hecha por el Instituto de Tecnología de Israel en 2014. Algo después, un hombre de Maryland hizo algo parecido.

Primero, Pedro se registró en Waze y entendió cómo funcionaba. "Con poner un aviso de calle cortada por obras o atasco ya sirve. A partir de ahí, los que van con el móvil en el salpicadero y Waze abierto, ya no pasan por esa calle". Pero Waze también se fía de los conductores que no dicen nada y simplemente circulan, calculando su velocidad mediante el GPS, para saber si una calle es transitable con normalidad o no. ¿Qué hizo Pedro?

"Cuando me voy de viaje con mis amigos a algún sitio, antes uso Fake GPS Location para que Tinder me reconozca como que ya estoy allí, así tres o cuatro días antes puedo ver qué chicas lo usan y empiezo a hablar con ellas, adelanto la faena. Con Waze hice lo mismo: ruta de movimiento perpetuo a baja velocidad por mi calle". Así, la aplicación entiende que la circulación es lenta y prioriza la ruta tradicional. El mismo sistema que muchos usaron con Pokémon GO.

Waze B

Con el tiempo, su calle, aunque nunca ha vuelto a la normalidad de antes, sí ha ido rebajando el tráfico. Es difícil conocer las causas, y aunque es posible que la idea de Pedro haya funcionado ("lo hice por probar algo y porque tengo tiempo libre", aclara), hay algunos factores más que pueden explicarlo:

  • Los coches que integran su propio navegador. En los últimos años la gran mayoría de coches ya traen su navegador integrado, algo que ha reducido la necesidad y la comodidad de usar una app en un móvil pegado al salpicadero.
  • La estrategia policial. Cuando la policía se percató del atajo usado por muchos conductores, destinaron un segundo control allí mucho más severo, con registros del coche más habituales, ante la sospecha de que fuesen conductores que querían evitar por algún motivo el control de la rotonda. Al final dejó de compensar el atajo.

Si la llegada de Waze y compañía ha supuesto un revés para apacibles calles poco acostumbradas al tráfico intenso, queda por ver cuál será el impacto de los coches autónomos que se comunicarán entre ellos y podrán escoger la ruta óptima.

En Xataka | Waze: 19 trucos de navegación para Android y iPhone.

También te recomendamos


A la policía de Los Ángeles no le gusta que uses Waze para alertar de su presencia


No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España


Atascos fantasmas: o cómo un grupo de estudiantes hackeó Waze


La noticia

Waze arruinó la tranquilidad de mi barrio

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Lacort

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .