Xiaomi Mi Box ya a la venta desde España: así se compara con Chromecast y Amazon Fire TV Stick

Mi Box

La llegada de Xiaomi a España se ha visto empañada por la falta de stock que han venido sufriendo alguno de sus productos estrella. Pero parece que por fin todo está empezando a normalizarse, y la Mi Box por fin puede ser comprada en España sin problemas, tanto en la web oficial como también en Amazon.

Se trata de un producto que llega para competir directamente con pesos pesados como los Chromecast y el Amazon Fire TV Stick por el control de nuestro salón. Son tres dispositivos con características totalmente diferentes, pero por si andas dudando sobre cual de ellos comprar aquí tienes nuestra comparativa de sus rasgos generales.

Tipos de producto bastante diferentes

Se trata de tres tipos de dispositivos un tanto diferentes y con algunas diferencias significativas. La que más destaca en la tabla es la potencia interna, con un Xiaomi utilizando un procesador bastante potente y 2 GB de memoria RAM. El de Amazon es un procesador con más núcleos, pero su RAM es la mitad, mientras que Google ni siquiera da información sobre los componentes internos de su alternativa.

Esto se debe a que la filosofía de los Chromecast es bastante diferente a la de los otros dis productos. El de Google es simplemente un dongle que conectas a la tele para enviarle contenido desde el móvil, mientras que los otros dos son productos con un sistema operativo completo que te permiten realizar bastantes más funciones además de esa.

Por eso Google ni se molesta en hablar de RAM, almacenamiento interno o formatos compatibles, porque simplemente no es algo relevante a la hora de utilizar sus dispositivos. Tiene la suficiente potencia para reproducir los vídeos que le envíes a cada uno, pero los formatos y el contenido dependen de las apps compatibles desde las que envíes el contenido.

En cuanto a las resoluciones, el dispositivo de Xiaomi reproduce en 4K, lo mismo que el Chromecast Ultra. Ambos cuestan prácticamente lo mismo, o si quieres enviar contenidos a la tele ambas son buenas alternativas. En cuanto al Chromecast convencional y el dispositivo de Amazon, los dos reproducen con resoluciones Full HD, que serán más que suficiente a no ser que hayas invertido en una tele 4K.

Otra de las diferencias más significativas está en el factor de forma. La de Xiaomi es un TV Box, una suerte de microPC que va a parte de la tele, mientras que las propuestas de Google y Amazon son dongles que puedes conectar directamente a una de las entradas HDMI de la tele. Por lo tanto, si la Mi Box y los Chromecast son conceptos diferentes, el Fire TV Stick es una especie de híbrido con las funciones de uno y el factor de forma del otro.

Comparativa Mi Box, Fire TV Stick, Chromecast y Chromecast Ultra

Xiaomi Mi Box

Amazon Fire TV Stick

Chromecast

Chromecast Ultra

Dimensiones

101 x 101 x 19,5 milímetros

85,9 x 30,0 x 12,6 milímetros

51,81 x 51,81 x 13,49 milímetros

58,20 x 58,20 x 13,70 milímetros

Peso

176,5 gramos

32 gramos

39,1 gramos

47 gramos

Mando a distancia

No, móvil

No, móvil

Resolución

Hasta 4K 60fps

1080p

720p y 1080p hasta 60 fps

Hasta 4K UHD (2160p)

Procesador

Quad-core Cortex-A53 2.0GHz

MediaTek Quad-Core ARM 1,3 GHz

Dual Core Marvell Armada 1500 Mini Plus

Marvell Armada

GPU

Mali 450 750MHz

Mali 450 MP4

N/S

N/S

Memoria RAM

2 GB

1 GB

512 MB

N/S

Almacenamiento

8 GB

8 GB

256 MB

N/S

Sistema operativo

Android TV 6.0

Basado en Android

Basado en Chrome OS

Basado en Chrome OS

Conectividad

Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac, Wi-Fi de banda dual de 2.4GHz/5GHz, Bluetooth 4.0/3.0

Wi-Fi 802.11ac y Bluetooth 4.1

Wi-Fi 802.11ac

Wi-Fi 802.11ac

Puertos

HDMI 2.0a, USB 2.0, salida SPDIF, jack de 3,5 mm, alimentación

Salida HDMI, micro USB para carga solamente

HDMI, MicroUSB

HDMI, MicroUSB, Ethernet

Sonido

DTS 2.0+ Digital Out, Dolby Digital Plus hasta 7.1

Dolby Audio, sonido envolvente 5.1, estéreo de 2 canales y paso de señal de audio con HDMI (hasta 7.1)

Depende de las aplicaciones compatibles

Depende de las aplicaciones compatibles

Video

Perfil VP9 de 2 hasta 4K x 2K @ 60fps, H.265 HEVC MP-10 en L5.1, hasta 4K x 2K a 60fps, H.264 AVC HPat L5.1, hasta 4K x 2K a 30fps, H.264 MVC, hasta 1080P a 60fps, Permite procesamiento HDR10 / HLG HDR

H.264 1080p30, H.265 1080p30; Audio: AAC-LC, HE-AACv1 (AAC+), HE-AACv2 (eAAC+), AC3 (Dolby Digital), eAC3 (Dolby Digital Plus), FLAC, MIDI, MP3, PCM/Wave, Vorbis, AMR-NB, AMR-WB; Imagen: JPEG, PNG, GIF, BMP

Depende de las aplicaciones compatibles

Depende de las aplicaciones compatibles

Precio

74,99 euros

59,99 euros

39 euros

79 euros

1

2

3

4

a

a

a

a

s

s

s

s

Qué puedes hacer con cada uno de ellos

Como hemos dicho, los dispositivos de Google se limitan a permitirte enviar contenido desde las aplicaciones compatibles de tu móvil, tableta y ordenador. Por lo tanto, van dirigidos a quienes simplemente quieran ver sus vídeos de YouTube, Netflix, HBO y compañía sin complicarse la vida lidiando con un sistema operativo aparte o abriendo aplicaciones. Eso sí, tiene algunas apps que permiten enviar contenido nativo para acercarlo un poco al resto de alternativas.

Con los dispositivos de Xiaomi y Amazon tendrás que manejar un sistema operativo en la tele, sí, pero esto te permiten instalar aplicaciones y utilizar contenido local. Todo ello teniendo también la función de enviar contenido de forma parecida a cómo lo haces en el Chromecast, idéntica en el caso de la Mi Box, por lo que acaban siendo dispositivos más completos y versátiles.

Además, al permitirte añadirle contenido local, también podrás meterle tu propia música y contenidos multimedia para reproducirlos localmente sin depender de más aplicaciones que las nativas de reproducción. Esto amplía aún más las positibilidades a la hora de utilizarlos como centro de entretenimiento.

Los dispositivos de Amazon y Xiaomi se basan en Android, el primero en un fork propio y en el segundo en el propio Android TV. Esto quiere decir que prácticamente puedes utilizar cualquier app disponible para Android TV, aunque en el caso de Amazon, de vez en cuando tendrás que lidiar con decisiones unilaterales de Google como la de no permitirles usar una app nativa de YouTube.

Teniendo algo más de músculo, el Xiaomi Mi Box también te permitirá sacar partido de prácticamente todos los juegos disponibles en el catálogo de Android TV, mientras que en los más exigentes puedes encontrarte con algún que otro problema con el Fire TV Stick. Además, ambos te permitirán controlar estos juegos desde el mando a distancia o añadiendo mandos por bluetooth. Los Chromecast por su parte, prácticamente no tienen ningún juego compatible, y los que hay se manejan con el móvil.

Por lo tanto, tenemos a unos Chromecast dirigidos a quienes no quieren complicarse y prefieren limitarse a enviar contenido desde el móvil. El Fire TV Stick añade un sistema operativo para ampliar las posibilidades, y el Mi Box hace lo mismo que el resto pero en 4K, algo más de potencia interna y casi al mismo precio que el Chromecast Ultra de Google que también reproduce 4K.

En Xataka | Xiaomi y sus probabilidades de éxito en España: la gama de entrada como carta de presentación

También te recomendamos


Kindle Oasis 2017: más pantalla, más memoria y por fin con resistencia al agua


Xiaomi llega oficialmente a España: dos tiendas físicas, varios móviles y productos Mi Ecosystem


No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España


La noticia

Xiaomi Mi Box ya a la venta desde España: así se compara con Chromecast y Amazon Fire TV Stick

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Yúbal FM

.

Chequea también

650_1200

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .