Tecno

Tecnología en Gral

Por qué cuando Txumari Alfaro dice que “la terapia contra el cáncer consiste en no hacer nada” hay gente que le cree

650_1200

El pasado fin de semana, Txumari Alfaro se subió al estrado del Hotel Barceló Sans de Barcelona y explicó que una madre, preocupada por el cáncer de mama de su hija, le acababa de parar para pedirle consejo. "¿Qué hago?", le preguntó la madre. "Nada. Ahora la terapia consiste en no hacer nada (...) solo con esta toma de conciencia el pecho mejorará (...) y así se curan el 100% de los cánceres de mama", fue la respuesta de Alfaro, un personaje que lleva más de 20 años paseándose por todas las televisiones españolas. Esa fue solo una de la sarta de mentiras, inexactitudes y barbaridades que se dijeron en 'Un mundo sin cáncer: lo que tu médico NO te está contando', un congreso pseudocientífico que pese a la denuncia del Colegio Oficial de Médicos de Barcelona, una investigación de la Generalitat de Cataluña y el enfado de las redes se llevó a cabo sin ningún problema. Una vez más, a pesar de la labor de los médicos, del movimiento escéptico, de la mayoría de los medios y de las montañas de buena información científica que hay por internet, solo hace falta que alguien diga una barbaridad para que haya cientos de personas que se lo crean a pies juntillas. ¿Cómo es esto posible? No basta con la información A este impresentable le preguntan: - "Mi hija tiene cáncer de mama ¿Qué hago ahora?"Y responde:- "Nada. Ahora la terapia consiste en no hacer nada (...) solo con esta toma de conciencia el pecho mejorará (...) y así 100% curación cánceres de mama"¿No puede ser? ved video pic.twitter.com/AIH3Z1NX6S— Pere Estupinyà (@Perestupinya) January 15, 2018 Se nos suele olvidar que los pacientes de cáncer son personas especialmente vulnerables que están sometidas a un importante sufrimiento. Hablamos de un diagnóstico grave, de futuro incierto que conlleva tratamientos complejos, agresivos y discapacitantes. Pasa de muchas formas (a través de su entorno social, de los medios de comunicación, de las redes sociales o de búsquedas por internet), pero es habitual que muchos pacientes acaben recurriendo a terapias no convencionales, terapias sin ningún aval científico. Y no es una cuestión de información. Tendemos a pensar que la verdad nos hace libres y que las personas están equivocadas porque les falta información. Pero no, normalmente no es cierto. Gregorio Luri, filósofo y pedagogo, decía hace unas semanas que «los niños preguntan porque tienen miedo. No necesitan respuestas científicas, sino consoladoras». Ante la incertidumbre de la enfermedad, las personas tenemos la fragilidad de ese niño que pregunta. Los pacientes preguntan a su entorno social, se guían por habladurías o buscan en internet no porque quieran saber la 'verdad', sino porque necesitan ser consolados. Y, como muestran muchos estudios, es en ese miedo, esa preocupación y esa ansiedad donde las creencias erróneas toman forma. Y contra eso no basta con la información. Una tarea casi imposible Tenemos decenas de estudios (Romero y Ballesteros, 2000; Calleja, 1996; Santanna, Hennington y Junges, 2008; Parames, Mulero, Lorandi y Rodrigues, 2007) que sugieren que las personas que se acercan a la pseudociencia no buscan (sólo) efectividad terapéutica: buscan certidumbre, contacto humano, cercanía y tranquilidad. Los médicos lo saben, no estoy inventando nada. Hay una vieja frase del médico francés Adolphe Gubler que resume todo el trabajo médico en tres ideas: «curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre». Consolar siempre. Una tarea casi imposible si tenemos en cuenta que no hay disciplina humana que se enfrente más directamente a nuestros miedos y miserias. La práctica médica es un ejercicio continuo de honestidad y prudencia. De consolar sin fomentar esperanzas engañosas, sin prometer una curación que quizá nunca llegue. Y frente a ella, los charlatanes se alzan ofreciendo terapias “curativas”, certezas absolutas, hermosos y huecos cantos de sirena: mentiras. Luchar contra la pseudociencia es luchar contra el miedo Si «el sufrimiento humano constituye siempre una petición moral directa de socorro», aprovecharse de él es una muestra imborrable de ruindad personal, ética y social. Sí, las terapias alternativas no son inocuas para el paciente (abandonar la medicina dispara hasta cinco veces el riesgo de muerte), pero tampoco lo son para el tejido social. Estamos ante un reto sanitario de primer orden: un reto que nos tiene desbordados. Necesitamos mejoras legislativas, judiciales, sanitarias y educativas. Pero, sobre todo, necesitamos reflexionar profundamente sobre qué estamos haciendo mal. 'Un mundo sin cáncer: lo que tu médico NO te está contando' ha podido celebrarse pese a los médicos, la administración y las protestas sociales. Y habrá más. Porque nuestro enemigo no son los buitres y las alimañas, nuestro enemigo final es el miedo. Y ahí siempre queda mucho por hacer. También te recomendamos No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Hay gente promoviendo terapias sin base científica y animando a abandonar las comprobadas. Esto es lo que podemos hacer legalmente La verdad de los supervivientes: cáncer, pseudociencia y "pruebas vivientes" - La noticia Por qué cuando Txumari Alfaro dice que "la terapia contra el cáncer consiste en no hacer nada" hay gente que le cree fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »

Bitcoin y otras criptomonedas caen a saco: los miedos detrás de la bajada son Corea del Sur y China

650_1200

2017 fue sin duda un año dulce para las criptodivisas, pero este 2018 no ha empezado con buen pie, y tanto bitcoin (BTC) como ether (ETH) o ripple (XRP) están cayendo en picado. No solo lo hacen ellas: lo hacen todas. Según CoinMarketCap, de las 100 monedas que mayor capitalización de mercado tienen 3 están ahora creciendo ligeramente. Las 97 restantes caen de forma pronunciada, y entre los culpables están Corea del Sur y China. Corea del Sur y China, posibles causas de la caída La foto de ese mercado de criptodivisas es ahora mismo una foto en rojo. Bitcoin lleva un mes aciago de caídas casi continuas, y parece que esa caída ha acabado contagiando a todas las demás. Incluso criptodivisas que parecían ser la opción de rescate para muchos inversores (Ripple recientemente, IOTA algo antes) están también perdiendo valor de forma notable. Las razones las encontramos en los mercados del sureste asiático. Corea del Sur cortó el acceso que los mercados de cambio de criptodivisas (exchanges) tenían a los bancos, y también vetó el acceso a los operadores extranjeros. Eso provocó una subida significativa en los valores de las criptodivisas en ese país, lo que incluso provocó que CoinMarketCap los excluyera de sus índices para que no desestabilizasen tanto los valores. Además de eso, el Ministerio de Justicia de Corea del Sur indicó recientemente que tiene la intención de vetar esos exchanges, pero el primer ministro ha indicado que eso requiere someterse a votación en la Asamblea Nacional. Este país está en contacto con Japón (que tiene una actitud positiva en temas de criptodivisas) y con China (que no la tiene) para crear un nuevo marco regulatorio. Esta imagen y su opuesta se han convertido en tradicionales memes de la volatilidad de bitcoin en particular y del segmento de las criptodivisas en general. Además de eso, China también está planteando nuevas medidas contra estos mercados. Uno de los directivos de una entidad bancaria china ha indicado al gobierno que prohíba el intercambio centralizado de monedas virtuales y prohíba que personas y empresas ofrezcan servicios relacionados con esa actividad. China ya prohibió que los mercados de cambio operaran localmente, lo que ya provocó una caída en el valor de bitcoin y otras criptodivisas el año pasado, pero esta nueva tendencia hace que en China las dificultades para operar con criptodivisas sean aún mayores. Ballenas y especulación Hay aún más factores que afectan a esta caída, como el hecho de que Indonesia también haya prohibido las transacciones con criptodivisas. En Europa, Francia también ha realizado movimientos para regular las criptodivisas, algo que parece haber afectado también la valoración de diversas monedas virtuales. Hay por supuesto otras teorías centradas en meros intereses especulativos: algunos productos de futuros sobre bitcoin están a punto de expirar y puede que los inversores estén ahora apostando por un precio menor para BTC, pero también puede que las llamadas "ballenas" (whales) del mercado —entidades y personas con ingentes cantidades de bitcoin— estén "jugando" con el sistema al operar con grandes cantidades, algo que acaba contaminando todo el ecosistema. Se repite un ciclo y eso no tiene por qué significar nada Hay quien ve esta caída como algo que era de esperar tarde o temprano dada la naturaleza volátil de este tipo de mercado, pero también hay espacio para quienes creen que esto es solo un nuevo ciclo más en la evolución del precio de bitcoin. De hecho en la imagen se puede ver cómo en el primer trimestre de 2015, 2016 y 2017 siempre pasó algo parecido y luego bitcoin acabó recuperando terreno (y mucho). No hay un patrón determinado para esas caídas (cada uno tuvo distintos motivos), y lo que es importante es que esa "coincidencia" no demuestra nada: puede que bitcoin (como el resto de criptodivisas) siga cayendo, o puede que vuelva a subir. Si algo nos han enseñado estos años en este segmento es que es totalmente impredecible. Vía | ReutersEn Xataka | Bitcoin y el pánico a cámara lenta También te recomendamos Vitalik no es como el creador de Bitcoin: él sí quiere que la gente sepa que creó Ethereum Llega la compra-venta de criptomonedas a Revolut: bitcoins sin salir de la app del banco No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España - La noticia Bitcoin y otras criptomonedas caen a saco: los miedos detrás de la bajada son Corea del Sur y China fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Un mes después, la batería de Tesla en el sur de Australia está superando las expectativas

650_1200

Apenas ha pasado un mes desde que se abriera de forma oficial la Hornsdale Power Reserve: la batería gigante de Tesla en el sur de Australia. Se trata de un proyecto que ha generado un revuelo tanto en los medios de comunicación locales como en los internacionales. El aspecto que ha generado el mayor interés es el rápido tiempo de respuesta de la batería para regular la estabilidad del suministro eléctrico en caso de apagón, algo que ha ocurrido varias veces desde su instalación. Tras el temprano éxito del modelo de Australia Meridional, el estado australiano de Victoria también ha logrado un acuerdo para construir su propia batería de Tesla cerca de la ciudad de Stawell. El gobierno de Victoria está siguiendo con interés el rendimiento de la batería de Hornsdale. Producción y consumo Durante el mes de diciembre, la Hornsdale Power Reserve ha generado 2,42 gigawatios/hora de energía y consumido 3,06GWh. Debido a las pérdidas relacionadas con el almacenamiento de energía, se trata de un consumo neto. Esto se conoce muchas veces como "rendimiento de ida y vuelta" porque se compara la energía de salida con la energía de entrada. En este caso, el rendimiento de ida y vuelta parece estar en torno al 80%. La siguiente gráfica muestra la energía de entrada y de salida de la batería a lo largo del mes. Como se puede observar, en varias ocasiones la batería ha llegado a generar 100MW de energía, consumiendo 70MW. El funcionamiento normal de la batería se mueve entre una producción energética de 30MW y un consumo energético de 30MW. Producción y consumo de energía en la Hornsdale Power Reserve durante el mes de diciembre de 2017. (Datos de AEMO) Como se ve, el comportamiento de la producción y del consumo de energía es más bien "irregular" y no parece seguir una lógica concreta, algo que también se percibe en los niveles diarios, tal y como se puede observar en la siguiente gráfica que analiza los servicios proporcionados por la batería. Producción y consumo de energía en la Hornsdale Power Reserve el 6 de enero de 2018.(Datos de AEMO) Servicios auxiliares de control de frecuencia En el mercado australiano de la electricidad existen ocho servicios auxiliares de control de frecuencia que se pueden agrupar en dos grandes categorías: los servicios de contingencia y los servicios de regulación. Servicios de contingencia Los servicios de contingencia sirven para estabilizar el sistema si ocurre un evento inesperado (contingencias plausibles). Un ejemplo sería cuando un generador de gran tamaño se desconecta de la red. Cuando ocurren estos imprevistos se desajusta el suministro y la demanda energética, haciendo que la frecuencia del sistema eléctrico esté fuera de su rendimiento normal. Es algo que se produce en un espacio muy corto de tiempo y los servicios de contingencia están para asegurarse de que el sistema se estabiliza y que la frecuencia vuelve a los valores normales en cuestión de 5 minutos. En el mercado australiano de electricidad los servicios de contingencia tienen que proporcionar sus servicios en diferentes plazos: 6 segundos, 60 segundos y 5 minutos. Dado que el servicio puede tener que aumentar o reducir la frecuencia, existen seis mercados de contingencia (tres que aumentan la frecuencia y tres que la reducen, según los plazos de tiempo mencionados). Para ello es necesario aumentar o bien reducir rápidamente la producción energética de un generador (o de una batería en este caso), o bien reduciendo o aumentando rápidamente la carga. El cambio de frecuencia hace que se produzca la reacción en la central eléctrica. La batería de Tesla de ión-litio en Australia ha proporcionado servicios esenciales en caso de apagón en muchas ocasiones a lo largo de diciembre, según el operador del mercado eléctrico australiano. Para conseguirlo, una parte de la capacidad de los generadores (o las cargas) se deja en modo de reserva para poder responder ante un posible cambio de frecuencia. A los proveedores se les paga por la cantidad de megavatios que tienen disponibles en el mercado de servicios auxiliares de control de frecuencia. Este es uno de los servicios que proporciona la Hornsdale Power Reserve de Tesla. La siguiente gráfica muestra cómo reaccionó la batería en un caso de corte de electricidad cuando una de las unidades en Loy Yang A tuvo un corte eléctrico el 14 de diciembre de 2017. La Hornsdale Power Reserve reaccionando a una bajada en la frecuencia del sistema eléctrico.(Datos de AEMO) Servicios de regulación Los servicios de regulación son algo diferentes. Al igual que los servicios de contingencia, ayudan a mantener la frecuencia en el rango de operación normal y también puede darse el caso de que tengan que aumentarla o reducirla, existiendo dos mercados de regulación. Sin embargo, a diferencia de los servicios de contingencia que normalmente esperan a que haya un cambio de frecuencia imprevisto, la respuesta en los servicios de regulación se produce a partir de una señal de control emitida por el operador del mercado energético australiano. Básicamente, el operador del mercado energético controla el flujo eléctrico, monitoriza la frecuencia del sistema y emite una señal de control en intervalos de cuatro segundos. Esta señal de control modifica la energía de salida del generador para mantener el equilibro entre la producción y la demanda. Este es uno de los principales servicios que ha estado proporcionando la batería. Como se puede ver, la producción energética de la batería sigue de cerca al volumen de reservas de capacidad que ha habilitado para el mercado de regulación. Producción energética de la Horndale Power Reserve en comparación con el volumen disponible durante el aumento de regulación en el mercado de servicios auxiliares de control de frecuencia. (datos de AEMO) Habrá más baterías Para no quedarse atrás respecto a sus vecinos, el gobierno del estado australiano de Victoria recientemente también ha logrado un acuerdo para construir su propia batería de Tesla. Dicho acuerdo, en colaboración con un parque eólico cercano a la ciudad de Stawell, permitirá que el estado de Victoria cuente con unos servicios de batería similares. Dicha batería también supondrá otros beneficios para la red eléctrica porque el proyecto se llevará a cabo en una parte de la red de transmisión que, según el operador del mercado energético australiano necesitará ser reforzada en el futuro. Este proyecto podría poner de manifiesto los beneficios de las baterías para reforzar la red de transmisión. La Hornsdale Power Reserve apenas ha abierto sus puertas, pero está claro que ha estado funcionando a todo motor para realizar servicios esenciales en tiempos impresionantes. Cabe destacar que ha proporcionando servicios auxiliares de control de frecuencia de forma habitual (y no simplemente moviendo la electricidad de un lado para otro). Teniendo que cada vez hace falta más control de la frecuencia de la red eléctrica y que los servicios cada vez son más caros, el aumento de la producción gracias a la Hornsdale Power Reserve es una buena noticia para los consumidores y un complemento para el mercado energético australiano que llega en el mejor momento. Autor: Dylan McConnell, Investigador en la Escuela Australiana-Alemana de Clima y Energía, Universidad de Melbourne. Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí Traducido por Silvestre Urbón También te recomendamos Elon Musk completa el sistema de baterías Tesla más grande del mundo: tiene 100 megavatios y está en Australia No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Cómo saber si el rendimiento de un iPhone ha bajado por la degradación de la batería y qué cuesta reemplazarla - La noticia Un mes después, la batería de Tesla en el sur de Australia está superando las expectativas fue publicada originalmente en Xataka por The Conversation .

Leer más »

Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí

650_1200

No fue glamuroso, tampoco fue surrealista. No pasé miedo, más bien al contrario. Fue un trayecto bastante tranquilo, sin sobresaltos y en medio de la lluvia y los atascos propios de una feria como el CES, a la que este año asistieron 160.000 personas. Mi primer viaje en un taxi autónomo no fue como me lo imaginaba, y eso es bueno. Ésta es mi experiencia con el taxi autónomo de Lyft desarrollado por Aptiv, que estuvo haciendo viajes gratuitos por Las Vegas para dar una imagen realista de lo que es capaz la conducción autónoma a día de hoy. Tu piloto (no humano) está en camino A partir de la primera jornada oficial del CES (el pasado martes), se habilitó en la aplicación de Lyft la posibilidad de solicitar un taxi autónomo. Cualquier persona podía hacerlo, pero debía situarse cerca de una zona concreta del Centro de Convenciones de Las Vegas y, además, cargarse de paciencia porque la disponibilidad era limitada a poco más de una decena de vehículos con la tecnología de Aptiv. Teniendo en cuenta la alta demanda de taxis esos días en la feria, los tiempos de espera eran muy largos. En mi caso fueron treinta minutos. Probablemente nadie esperaría un taxi durante media hora, ¿verdad? Yo lo hice, pero es que tenía muchas ganas de conocer a mi piloto, que tenía valoraciones de 5 estrellas y se autodescribía así: El viaje era gratuito y se podían elegir más de 20 destinos desde el Centro de Convenciones de Las Vegas, todas ellas preconfiguradas. Es decir, no podías indicarle que te llevara a ninguna otra localización que no estuviera almacenada en la aplicación. Por suerte, mi hotel casino estaba en la lista. ¿Esto es un coche autónomo? La primera impresión del coche autónomo es que no parece un coche autónomo desde fuera. Estamos acostumbrados a ver prototipos de esta guisa: Prototipo de coche autónomo de Uber y Ford Es inevitable sospechar ante esa extraña joroba, pero en el caso del Lyft, se trata de un BMW 540i equipado con 10 radares y 9 sensores LIDAR en el que no se aprecia nada fuera de lo común a simple vista. Han querido camuflar los sensores y el resultado, más allá del tuneo de pintura y llantas, es evidente: Prototipo de coche autónomo de Lyft y Aptiv Por dentro tampoco hay nada raro, salvo una tablet Samsung situada en el asiento de atrás, que sirve para indicarle a nuestro piloto autónomo que estamos listos para iniciar nuestro viaje: La seguridad es lo primero ¿Y conduce realmente solo el taxi? Sí, pero en el viaje nos acompañó un piloto de seguridad, que situaba sus manos cerca del volante y al que teníamos prohibido dirigirnos. Esto era así porque, en caso de incidente, él era el responsable legal y debía estar atento ante cualquier imprevisto. A su derecha, en el asiento del copiloto, se sentaba un ingeniero de Aptiv, que nos fue contando cómo funcionaba la tecnología en todo momento y al que sí podíamos hablar. Sobre si conduce solo o no el vehículo hay que hacer dos matices: Por ley, en Estados Unidos no puede ponerse en marcha ni aparcar un coche autónomo, así que nuestro piloto de seguridad fue el encargado de arrancar y de estacionar el vehículo. En cuanto salimos a carretera, pulsó el botón y el sistema lanzó un mensaje de audio: "conducción autónoma activa". A partir de ese momento, el coche sí conducía solo. El coche autónomo pide permiso para cambiar de carril. En nuestro caso, el piloto cambió manualmente de carril una vez para situarse a la derecha. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro El resto del tiempo el piloto posaba sus manos cerca del volante en modo alerta y sus pies estaban alejados de los pedales. Era paradójico ver cómo un piloto profesional estaba ahí de mero testigo mientras nos enseñaba la tecnología que puede acabar con su trabajo en el futuro. La paradoja: un piloto profesional es testigo de cómo conduce solo un coche autónomo. ¡Me abuuurro! Parafraseando a Homer Simpson, la mayor parte del tiempo que duró mi trayecto se podía resumir en un rotundo "Me abuuuurro". Es cierto que los dos primeros minutos noté cierta inquietud. Estaba lloviendo, había un tráfico denso, mucha gente cruzaba sin mirar. Pero al ver que la respuesta del vehículo era suave y con antelación ante los dos primeros cruces de vehículos y personas, me empecé a tranquilizar. El único punto más o menos reseñable y alejado de lo aburrido fue cuando un coche se cruzó de carril de repente y sin poner intermitente con antelación (lo hizo cuando ya estaba delante de nosotros). Quedaba a nuestra derecha y quería usar nuestro carril, el del centro, para adelantar. Las manos de nuestro piloto de seguridad se tensaron (las mías también), pero el coche autónomo respondió con una frenada progresiva no tan suave como las que habíamos visto hasta ahora. Fue una respuesta rápida y para nada abrupta, sobre todo si tenemos en cuenta las circunstancias y que fue en cuestión de segundos. Seguramente un humano habría frenado de manera más brusca. Si me hubieran tapado los ojos con una venda no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no Al bajarme del taxi autónomo la sensación con la que me quedé fue que, si me hubieran tapado los ojos con una venda, no habría sido capaz de decir si estaba conduciendo una persona o no. Y eso es bueno porque fue un trayecto sin sobresaltos, como el que uno espera en un desplazamiento en taxi normal. Todavía queda, pero la conducción autónoma está cerca y es totalmente real. De hecho, Aptiv pretende llevar a producción esta tecnología en 2019. Queda un año para eso. En Xataka | El MIT y la CMU creen tener la solución sobre a quién debe atropellar un coche autónomo en caso de duda También te recomendamos NIO ES8 es el SUV eléctrico hecho en china con batería intercambiable que costará la mitad que un Tesla Model X No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Los primeros taxis autónomos de Lyft saldrán finalmente a las calles de Las Vegas durante el CES 2018 - La noticia Probamos el taxi autónomo de Lyft en Las Vegas: el futuro ya está aquí fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .

Leer más »

Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra, toma de contacto: una mayor batería que repercute demasiado en el diseño

1024_2000

Nos hemos ido al CES 2018 de Las Vegas para conocer los nuevos televisores, pero algunos fabricantes también han aprovechado para presentar nuevos smartphones. Es el caso de Sony y sus Xperia XA2 y XA2 Ultra. Los hemos estado probando y aquí os traemos nuestras impresiones de dos móviles que esperamos representen las últimas iteraciones de un diseño clásico que ya necesita una renovación. El Xperia XA2 es un móvil con pantalla de 5,2 pulgadas y características que lo ubican en la gama media. Por su parte la versión Ultra crece hasta las seis pulgadas, lo que debido a sus generosos marcos lo convierten en uno de los smartphones más grandes de los últimos años. Casi a la altura del Mi Max 2, que cuenta con 0,4 pulgadas extra. Sony ha presentado un portfolio enorme de dispositivos durante la feria por lo que no hay que entender estos Xperia XA2 como su producto estrella. Creemos que reservarán para el Mobile World Congress alguna sorpresa más interesante. Aunque quizás Barcelona solo sirva para anticiparnos y no ofrecer la evolución del ya icónico diseño Omnibalance. Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra, impresiones en vídeo Ficha técnica del Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra Sony Xperia XA2 Sony Xperia XA2 Ultra Pantalla 5,2 pulgadas Full HD 6 pulgadas Full HD Procesador Qualcomm Snapdragon 630 Qualcomm Snapdragon 630 RAM 3 GB 4 GB Memoria de almacenamiento 32 GB (ampliable por micro SD hasta 256 GB) 32 / 64 GB (ampliable por micro SD hasta 256 GB) Cámara trasera Sensor Exmor RS de 23 megapixeles con apertura f/2.3, autofocus híbrido y zoom 5x Sensor Exmor RS de 23 megapixeles con apertura f/2.3, autofocus híbrido y zoom 5x Cámara frontal Sensor de 8 megapixeles con lente gran angular de 120 grados Sensor de 16+8 megapixeles con lente gran angular de 120 grados Software Android Oreo 8.0 Android Oreo 8.0 Batería 3.300 mAh 3.580 mAh Conectividad Bluetooth 5.0, NFC Bluetooth 5.0, NFC Puertos USB tipo-C, jack de 3,5 mm USB tipo-C, jack de 3,5 mm Dimensiones y peso 142 x 70 x 9,7 mm171 gramos 163 x 80 x 9,5 mm221 gramos Precios Desde 349 euros Desde 449 euros Un diseño que ya conocemos (demasiado) Tener en mano los nuevos Xperia XA2 y XA2 Ultra me ha servido para corroborar varios problemas pero también algunos aciertos. En general tanto el modelo estándar como su versión Ultra ofrecen el mismo tipo de detalles y diseño, aunque diferenciaremos ciertos puntos ya que mientras en uno pueden ser habituales en el otro nos llaman más la atención. ¿Por qué siempre se habla de esos marcos superior e inferior? Principalmente porque son enormes, sobre todo en comparación con los móviles con pantalla 18:9 que este último año han aparecido en todas las gamas. Pero además son bastante lisos, sin componentes extra como por ejemplo un lector de huellas o unos botones capacitivos. Esta decisión es clave a la hora de transmitir las sensaciones de los Xperia, ya que pese a que el tamaño no está nada optimizado, sí se siente muy agradable en mano. Y a primera vista también podemos decir que es bonito y elegante con una calidad de materiales claramente superior a muchos modelos de su gama. Su cuerpo es de aluminio anodizado, ofrecen un aspecto muy bueno y es bastante sólido. Una construcción excelente en un tamaño y grosor no muy acertados. Tenemos un cuerpo unibody construido en aluminio anodizado que podría pasar por gamas más altas. Claro está, es simplemente a nivel de comodidad, agarra y sensaciones en mano, ya que a nivel de tamaño y grosor Sony tiene sin duda muchísima faena. Sony acostumbraba a colocar el lector de huellas en el lateral, pero con estos Xperia XA2 por primera vez vemos que el fabricante japonés opta por hacerlo en la parte trasera. Tenían espacio para colocarlo en la parte de delante, pero entendemos que querían mantener un diseño limpio. Es un lector de huellas tradicional que funciona sin problemas y no dudamos que será el camino a elegir de Sony desde ahora, dejando entrever que ya están pensando en el futuro. De la misma manera que criticamos los marcos superior e inferior, también hay que decir que son dispositivos estilizados, con marcos laterales muy reducidos. Esto permite que al agarrarlos sean muy cómodos. De nuevo una nueva razón por la que hay muchas esperanzas puestas en el nuevo diseño ya que Sony está en disposición de ofrecernos modelos con un diseño muy optimizado en cuanto a la pantalla. Xperia XA2 (izquierda) vs Xiaomi Mi Max 2 (centro) vs Xperia XA2 Ultra (derecha) Por el contrario los Xperia XA2 y XA2 Ultra tienen un verdadero problema: el peso. En mano se agarra muy bien y está equilibrado, pero creemos que pocos usuarios valorarán este punto. En el modelo XA2 no se nota tanto y podríamos llegar a acostumbrarnos pero con el XA2 Ultra y sus 221 gramos se han salido de la gráfica. Pesa un montón, lo que unido a su tamaño se hace un dispositivo muy difícil de manejar durante un buen rato. Acostumbrado a las phablets, este XA2 Ultra no me pareció muy cómodo de sujetar. Porque es que además tenemos 9,7 y 9,5mm de grosor respectivamente para los XA2 y XA2 Ultra. Un auténtico ladrillo que por muy premium que sea no es muy práctico, más si lo comparamos con el Xperia XA1 que estaba entorno a los 8mm. Un aumentado de grosor incomprensible pese a las mejoras internas. La imagen que se te queda a nivel de ergonomía es de un móvil de hace unos años y para un gran fabricante como Sony eso no debería ocurrir. La excusa de haber ampliado la batería hasta los 3520mAh no es suficiente. Por primera vez se apuesta por el lector de huellas en la parte trasera. Además se mantienen botones únicos como el lateral para la cámara que creemos sigue cumpliendo bien su función. Sony mantiene el botón lateral dedicado a la cámara de fotos y en la parte superior trasera tenemos la cámara única, el símbolo para el NFC, el flash, el lector de huellas y el logo de Xperia. Una zona que hemos notado se impregnaba de huellas con bastante facilidad. Delante encontramos el de la compañía junto a la cámara frontal, que en el caso del modelo Ultra es doble. Así como el LED de notificaciones, un pequeño amigo que ha ido perdiendo relevancia con la llegada de las pantallas Always-on. Significativa mejora en pantalla, batería y eficiencia El Xperia XA2 aumenta de cinco a 5,2 pulgadas y además incorpora por primera vez resolución FullHD. Un salto muy bien recibido ya que unido a la mejora en potencia por fin puede situarse en un nivel más acorde con el resto de especificaciones. Por su parte el modelo Ultra se mantiene en las seis pulgadas. Pese a los marcos superior e inferior tan gruesos, el hecho de tener el lector en la parte trasera y los bordes laterales tan finos proporciona un ratio de pantalla del 75 y 76,1% para los XA2 y XA2 Ultra respectivamente. Por comparar, los Galaxy A8 y A8+ tienen ratios de 75.6% y 75.5% pese a tener pantallas en formato 18.5:9, más alargadas. Tanto el brillo como los colores de la pantalla son muy buenos, con colores ajustados y sin problemas significativos en los ángulos de visión. Sony promete un incremento hasta los 500 nits, una mejoría respecto a la primera versión. No pudimos probarlo fuera de la feria, pero la impresión de la pantalla fue muy buena. Además vienen protegido por Gorilla Glass, que en el caso del primer XA era la cuarta generación. El Snapdragon 630 que incorporan es una renovación del aclamado Snapdragon 625 que la mayoría de gama medias ofrecían en 2017. Es un excelente procesador con una eficiente energética que esperamos aporte al XA2 unos niveles de autonomía mucho mejores que los del anterior modelo, que contaba con procesador MediaTek y menos batería. Pasamos de 2300mAh y procesador MediaTek del XA1 a los 3300mAh y chip Qualcomm de esta segunda generación. Un salto que cambia por completo la experiencia del dispositivo. Con el Xperia XA2 tenemos un modelo de 3GB y 32GB de almacenamiento. Sony no destaca precisamente por sus buenos precios, pero esperábamos al menos 64GB de almacenamiento. A pesar de contar con microSD, en 2018 personalmente estoy empezando a recomendar comprar únicamente móviles con al menos 64GB. Muchos no lo llenamos, pero en un futuro esto puede cambiar rápidamente. La batería era otro de los puntos flojos de los Xperia XA que han corregido en esta generación. Subimos a 3000mAh en el modelo de 5,2” y 3540mAh en el de 6”. Esto unido a la compatibilidad con Quick Charge 3.0 debería ser suficiente. Y esta vez, con el paso a un procesador Snapdragon sí creemos que podremos obtener en el análisis buenos números. Sony apuesta además por la tecnología de carga adaptativa Qnovo para que la vida media de la batería sea mayor. Por su parte tenemos unos altavoces en la parte inferior, cerca del USB tipo C que están protegidos por una pequeña membrana y lo cierto es que suenan fenomenal. El audio es un aspecto muy cuidado de Sony y aunque sin llegar a sorprender, sí quedamos convencidos de la música pese al ruidoso sonido de ambiente que había en la sala. Sony y Google se llevan muy bien En el rato que estuvimos utilizándolo funcionó sin problemas y bastante rápido. Ya conocemos la capa de personalización de los Sony Xperia; ligeramente modificada respecto a la stock pero con un rendimiento muy bueno. Los Sony Xperia XA2 vienen actualizados a Android 8.0 Oreo con el parche de seguridad de enero. Nada que objetar en este aspecto, ya que es de los fabricantes que mejor relación tienen con Google y eso se nota a la hora de ofrecer las últimas versiones. Este parche de seguridad además es el anunciado por Google que soluciona los problemas de Meltdown y Spectre. Los Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra se dejan ver con Android 8.0 Oreo, lo que unido a una capa de personalización bien optimizada nos proporciona un rendimiento más que convincente. Todos aquellos usuarios que apuesten por el Xperia XA2 podrán estar tranquilos ya que será más que capaz de afrontar casi todos los juegos Android. Aún así al probarlo vemos que vienen preinstaladas algunas aplicaciones como AVG Protection que realmente no necesitamos. Un bloatware que afortunadamente se puede desinstalar sin problemas. Cámaras de alto nivel sobre el papel Tanto el Xperia XA2 como el XA2 Ultra incorporan un sensor trasero de 23 megapíxeles, con apertura f/2.0, enfoque PDAF y grabación de vídeo en 4K. Se trata de un sensor que a diferencia de su primera generación también añade grabación de vídeo en slow-motion a 120fps. No alcanza los 960fps de la gama alta, pero no deja de ser un añadido equivalente. Sony es líder mundial en la fabricación de imagenes para sensores. De hecho durante la presentación en el CES 2018 el propio Kazuo Hirai, CEO de Sony, bromeó con que muchos de los presentes utilizabamos sus sensores pese a no tener móviles Xperia. A falta de pruebas en distintas situaciones, la cámara del Xperia XA2 enfoca y captura fotos bastante rápido y la calidad es aparentemente buena. Habrá que esperar al análisis completo para poder testear el apartado fotográfico y ver si el fabricante japonés ha mejorado su postprocesado para las escenas nocturnas. Para ello se ofrece capacidad de establecer hasta ISO 12,800, lo que debería colaborar aunque hasta la práctica a fondo no podremos decir algo claro. De hecho, el software mostrado en la feria era de producción, tal y como nos comentaron desde Sony. A nivel técnico los Sony Xperia XA2 deberían destacar. Esperaremos al análisis ya que el software fotográfico no estaba listo, pero recordamos que ya esperábamos más de la cámara del Xperia XA1 y en esta generación no ha habido a priori grandes avances en este aspecto. La aplicación de cámara tiene muchas opciones y cuenta con las pegatinas de realidad aumentada de Sony, con efectos muy curiosos y divertidos. Pero el diseño puede ser algo confuso, con una manera de navegar por los menús no muy efectiva. Para la cámara frontal el Xperia XA2 incorpora un sensor de ocho megapíxeles, pero es en el XA2 Ultra donde vemos la novedad; una cámara doble de 16 megapíxeles más una segunda lente de 8 megapíxeles donde además tenemos estabilizador óptico OIS para grabar vídeos. Un añadido que si le juntamos el gran angular de 120º nos permite realizar fotos donde dos personas pueden estar separadas un par de pasos y todavía salir en la foto que uno de los dos hace sosteniendo el móvil con la mano. Ya no decir con un palo selfie. Sony navega en la buena dirección, pero va demasiado despacio El Xperia XA2 tiene un precio oficial de 349 euros, mientras que el Xperia XA2 Ultra se va a los 449 euros. Teniendo en cuenta que muchos modelos de la competencia ya ofrecen alternativas igual de potentes a precio más reducido, a Sony solo le quedan dos cosas: seguir convenciendo a los fans de la marca y rebajar el precio cuando los gama media del MWC se pongan a la venta. Sony sigue sin cumplir nuestros deseos y anclada en un diseño que le reporta muchas críticas, pero tiene detalles de construcción muy buenos como los marcos laterales reducidos y un cuerpo que transmite calidad a raudales. El paso del lector de huellas a la parte trasera es otro movimiento curioso, muy habitual en Android y hasta que no se integren bajo la pantalla, parece el lugar más acertado para mantener un frontal limpio. Obviando los marcos, me parece un problema más grave el acentuado grosor y el peso. Parece difícil que estos Sony Xperia XA2 consigan seducir a una gran cantidad de usuarios. Estamos ante una gama media que recién empieza pero que continúa un diseño que los ingenieros de Sony, que siempre miran a varios años vista, ya están reformulando. Esta segunda generación mejora enormemente a nivel interno, ofrece buenas sensaciones y está actualizado a la última versión de Android, si es suficiente para compensar un diseño anticuado habrá que dilucidarlo con calma cuando podamos probarlo a fondo. En la edición del vídeo tenemos a Pedro Santamaría. En Xataka Android | Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra: lector de huellas, más batería y Oreo para una gama media que se resiste a cambiar de traje También te recomendamos Huawei Nova 2 y Plus, primeras impresiones: bienvenida a la familia, doble cámara. Hasta luego, diseño original No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Google Pixel 2 y Pixel 2 XL, toma de contacto: más experiencia Google que nunca y modo retrato para todos - La noticia Sony Xperia XA2 y XA2 Ultra, toma de contacto: una mayor batería que repercute demasiado en el diseño fue publicada originalmente en Xataka por Enrique Pérez .

Leer más »

No todo es 4K y HDR: si eres un jugón, esto es en lo que fijarte al comprar una nueva tele

650_1200

El juego en resolución 4K UHD dejó de ser una utopía hace mucho tiempo. Eso sí, solo para los jugones que tenían la suerte de tener un PC de alta gama. En el ámbito de las consolas el panorama es muy diferente. Y menos prometedor. PlayStation 4 Pro y Xbox One X han llegado con la intención de deslumbrarnos con juegos en 4K, pero, como os explicamos en su momento, este modo de juego es factible en estas consolas, pero con muchos matices. En cualquier caso, los televisores con resolución 4K UHD y tecnología HDR son muy apetecibles si queremos jugar en una pantalla con muchas pulgadas. Pero, si esperamos que nuestra experiencia sea realmente buena, es crucial que, antes de elegir nuestra tele, nos fijemos en varios parámetros que incidirán de una forma muy clara en su rendimiento, y, por tanto, también en nuestra experiencia. Estos son los auténticos protagonistas de este post. El «talón de Aquiles»: la latencia de entrada Esta es la más importante de todas las características que van a determinar cómo será nuestra experiencia cuando utilicemos nuestro televisor para jugar. La forma más correcta de identificar este parámetro es latencia de entrada y salida (input/output lag), aunque, para abreviar, en adelante lo llamaremos simplemente latencia de entrada, que es el término usado habitualmente por los jugones. La latencia de entrada debe ser lo más baja posible para que nuestras acciones se reflejen en la tele de forma casi inmediata Este parámetro mide el tiempo que transcurre desde el instante en el que llevamos a cabo una acción con nuestro mando, y nuestra consola o PC lo procesa y envía al televisor los fotogramas que reflejan ese efecto, hasta que esas imágenes son mostradas por el panel de nuestra tele. Este tiempo se mide en milisegundos (ms), y lo que nos interesa es que sea lo más bajo posible para que todas nuestras acciones se reflejen en las imágenes del televisor de una forma casi inmediata. Si nos gustan los juegos en los que la precisión y los reflejos van a determinar el desenlace de la partida, algo que sucede, por ejemplo, en los juegos de lucha y los de disparos en primera persona, es importantísimo tener una latencia de entrada baja. De lo contrario la experiencia dejará mucho que desear, sobre todo si nos gusta competir y nos enfrentamos a un rival que no sufre este problema. Curiosamente, no todas las personas percibimos esta latencia de igual forma. La mayor parte de los jugones apenas nota la diferencia cuando nos situamos por debajo de los 40 ms, aunque hay quien sí lo hace. Casi siempre se trata de jugadores muy experimentados que han desarrollado una gran capacidad de coordinación. En cualquier caso, la diferencia entre unos televisores y otros en este escenario puede ser enorme. No olvides tener esto en cuenta La latencia de entrada está determinada sobre todo por el tipo de panel utilizado por la tele, el procesado de las imágenes, la resolución de la señal, la frecuencia de refresco y la activación de la tecnología HDR. Por esta razón, los fabricantes, que son conscientes de que muchos usuarios emplean sus teles para jugar, han decidido incluir un modo de juego que desactiva la mayor parte del procesado de las imágenes, que suele utilizarse, entre otras funciones, para escalar, interpolar, ajustar el brillo, incrementar la nitidez, modificar el color, minimizar el desenfoque de movimiento, eliminar artefactos, etc. Cuando utilicéis vuestro televisor para jugar, activad el «modo juego», pero no lo uséis cuando veáis películas Y aquí llegamos al primer consejo que podemos daros: si vuestro televisor tiene algo parecido a un «modo juego» o «modo PC», usadlo cuando vayáis a jugar. Pero no lo activéis cuando estéis usando vuestra tele para ver un programa o una película. Y es que la latencia de entrada no es relevante cuando no estamos jugando, y el procesado realizado por el procesador de vídeo puede tener una influencia muy beneficiosa en la calidad de las imágenes (aunque no siempre si nos excedemos en los ajustes). Como he mencionado unas líneas más arriba, el panel también influye en la latencia de entrada. En las primeras generaciones de televisores OLED este parámetro era terrible para jugar por excesivo (de unos 60 ms), pero en los modelos actuales ha mejorado muchísimo. Bastantes teles OLED de última hornada nos ofrecen una latencia que oscila en torno a los 20 ms con el HDR activado, una cifra estupenda que, esta vez sí, nos permite jugar con garantías. En lo que concierne a la latencia de entrada, los televisores con panel LCD están un paso por delante de los OLED Los mejores televisores con panel LCD están un paso por delante de los OLED en lo que tiene que ver con este parámetro. Y es que algunos modelos tienen una latencia que oscila entre 12 y 15 ms. Eso sí, si hilamos realmente fino merece la pena tener en cuenta que los paneles VA suelen ofrecer una latencia de entrada más baja que los IPS. En cualquier caso, el mejor resultado en lo que concierne a la latencia casi siempre lo obtendremos con un buen monitor para PC, por lo que es una opción que podemos considerar si somos muy exigentes, aunque tendremos que sacrificar pulgadas. Un último apunte: tened en cuenta que nos interesa conocer la latencia de entrada con el HDR activado, y utilizando la resolución y la frecuencia de refresco que solemos emplear para jugar. La latencia puede fluctuar sensiblemente en función de estos parámetros, y de poco nos sirve hacernos con una consola de última generación compatible con HDR si la latencia de nuestra tele al activarlo es alta. La experiencia puede ser un auténtico desastre. Otro problema: el desenfoque de movimiento Algunas personas creen que la latencia de entrada y el tiempo de respuesta son lo mismo. Y no es así. De la latencia acabamos de hablar largo y tendido, así que ahora nos ceñiremos al tiempo de respuesta. Este parámetro mide el tiempo invertido por un píxel del panel en cambiar el color que está emitiendo, lo que, como veis, no está relacionado con la latencia de entrada. De hecho, el tiempo de respuesta es claramente más reducido que esta latencia (puede ser, incluso, inferior a 5 ms). Sin embargo, y esto es lo realmente importante, sí está relacionado con el desenfoque de movimiento (motion blur). Si el tiempo de respuesta no es lo suficientemente bajo pueden aparecer halos y bordes poco definidos cuando el panel muestra imágenes en movimiento, lo que afecta negativamente a nuestra percepción de la nitidez, y, en consecuencia, también a nuestra experiencia. El tiempo de respuesta ejerce una influencia decisiva en la posible aparición del desenfoque de movimiento Los paneles de los monitores suelen tener tiempos de respuesta muy bajos, con frecuencia inferiores a los 5 ms. Los de los televisores suelen ser algo más altos, pero muchos modelos lo corrigen introduciendo un modo de procesado conocido como reductor del desenfoque de la imagen diseñado para definir los objetos borrosos, mejorando así claramente su nitidez. En lo que concierne al tiempo de respuesta, curiosamente, sucede lo contrario que con la latencia de entrada: los mejores televisores dotados de un panel OLED aventajan a los mejores modelos con panel LCD. Esto se debe, sencillamente, a que el tiempo de respuesta de los OLED es inferior, por lo que en ellos el desenfoque de movimiento es muy bajo, o, incluso, prácticamente inexistente. Esto, como hemos visto, nos garantiza que tendremos unas imágenes fluidas y nítidas, que es lo deseable. Aun así, muchos televisores LCD de gama media y alta incorporan buenos paneles que nos aseguran un tiempo de respuesta muy reducido, y, en consecuencia, la casi total ausencia de desenfoque de movimiento. ¿Y el panel? Mejor de 10 bits Los televisores que podemos encontrar actualmente en el mercado incorporan un panel de 8 o 10 bits. Habitualmente estos últimos son los utilizados en los modelos de gama media/alta, o, directamente, en las gamas alta y premium, quedando relegados los paneles de 8 bits a los modelos más económicos. En cualquier caso, lo que nos interesa saber es que esta característica revela qué profundidad de color puede reproducir nuestro televisor. Un panel de 8 bits es capaz de reproducir 256 tonos diferentes (28) de cada uno de los colores básicos que componen las imágenes (rojo, verde y azul). Esto significa que los televisores que los incorporan pueden reproducir un espacio de hasta 16,7 millones de colores distintos (2563). En principio no está nada mal, pero lo cierto es que la llegada de los televisores con resolución 4K UHD y tecnología HDR, que pretenden ofrecernos imágenes mucho más parecidas a las que podemos observar cuando miramos el mundo real, se beneficia de una profundidad de color aún mayor. Los paneles de 10 bits son capaces de reproducir un espacio de algo más de 1.073 millones de colores, algo necesario para que el HDR luzca como merece Esto es, precisamente, lo que nos ofrecen los paneles de 10 bits. Si hacemos los mismos cálculos que acabamos de realizar con los paneles de 8 bits podemos darnos cuenta de que, en esta ocasión, es posible representar cada color básico con un abanico de 1.024 tonos distintos (210). Y, en consecuencia, los paneles de 10 bits consiguen reproducir un espacio de algo más de 1.073 millones de colores diferentes (1.0243). Como veis, la diferencia entre unos paneles y otros es enorme, lo que provoca que el realismo de las imágenes de los paneles de 10 bits y su precisión cromática sean mayores que las de los paneles de 8 bits. No obstante, hay algo que debemos tener en cuenta. Algunos televisores equipados con un panel de 8 bits incorporan un motor de procesado que recurre a técnicas FRC (Frame Rate Control) para generar un espacio de color más amplio, utilizando píxeles adyacentes de colores diferentes que nos brindan la sensación de que estamos contemplando un tercer color que, en realidad, no forma parte del espacio de color del panel de 8 bits. De igual forma, también hay televisores dotados de paneles de 10 bits nativos que son capaces de realizar un procesado y una gestión del color de 12 bits, lo que aporta un plus de calidad que también merece la pena tener en cuenta. No obstante, esta técnica solo suele estar presente en los modelos de las gamas alta y premium, por lo que su precio casi siempre es más elevado que el de los televisores que incorporan un panel de 10 bits normal y carecen de este procesado. El submuestreo del color El siguiente punto que vamos a tratar nos interesa conocerlo para que podamos entender cómo gestiona nuestro nuevo televisor el color. El submuestreo del color es una técnica utilizada tanto en aplicaciones profesionales como domésticas para, por un lado, reducir el ancho de banda necesario para transferir las imágenes sin que su calidad se degrade (o, al menos, no demasiado), y, por otra parte, para conseguir que el vídeo ocupe menos espacio en los soportes de almacenamiento digitales reduciendo la resolución del color, pero sin mermar el brillo. La notación utilizada para describir el submuestreo del color tiene habitualmente el formato X:X:X, como 4:4:4, 4:2:2 o 4:2:0, entre otras opciones que también son posibles. En realidad lo más correcto es expresarlo de forma genérica como Y’CbCr, teniendo en cuenta que Y’ es la luminancia (la cantidad de luz emitida por el panel hacia nuestros ojos), Cb identifica a la componente del color azul, y Cr corresponde al rojo. Es posible que en Internet también os encontréis con la sigla YUV al hablar del submuestreo del color, pero lo único que debéis saber es que significa lo mismo que Y’CbCr, aunque es preferible utilizar esta última nomenclatura. El submuestreo del color consigue reducir el ancho de banda necesario para transferir las imágenes hasta nuestra tele Entender qué significa esta notación es más sencillo de lo que parece. Cada píxel tiene un valor de luminancia (Y’), azul (Cb) y rojo (Cr). La componente del color verde se calcula tomando como referencia las demás componentes y mediante cálculos bastante complejos. Ahora debemos imaginar una matriz de cuatro por cuatro píxeles, de manera que cada uno de ellos está definido por sus componentes Y’CbCr. La notación 4:4:4, que es la que nos ofrece más calidad porque no comprime nada el color, nos está indicando que todos los píxeles están identificados por su valor de luminancia, azul y rojo. Sin embargo, si, por ejemplo, nos ceñimos a la notación 4:2:2, en cada una de las filas de nuestra matriz de cuatro por cuatro píxeles tendremos cuatro píxeles identificados por su luminancia (aquí no hay ningún tipo de compresión), dos píxeles alternativos identificados por su componente de azul, y otros dos píxeles alternativos identificados por su componente de rojo. Otro ejemplo: la notación 4:2:0 nos está indicando que tenemos, en cada una de las filas de nuestra matriz, cuatro píxeles identificados por su luminancia y dos píxeles alternativos identificados por su componente de azul. En la siguiente fila tendremos de nuevo otros cuatro píxeles con su luminancia y dos alternativos con su componente de rojo. En la práctica, la diferencia en términos de calidad de imagen entre 4:4:4 y 4:2:2 no es excesiva. Incluso 4:2:0 suele ofrecer una calidad bastante alta, aunque nos interesa tener en cuenta que la diferencia entre una opción y otra se percibe con más claridad cuando jugamos que cuando estamos viendo una película. Afortunadamente, las tarjetas gráficas de los PC, y las consolas de última generación, son capaces de detectar con mucha precisión cuál es el modo de submuestreo del color más avanzado soportado por la tele a la que se conectan, y lo activan. Así es la tele ideal para jugar Desafortunadamente, algunas de las características de las que os hablamos en este post, como la latencia de entrada o el tiempo de respuesta, no aparecen prácticamente nunca en las especificaciones que nos ofrecen los fabricantes de televisores. Nosotros hacemos lo que está en nuestra mano para ofreceros tanta información en nuestros análisis como nos resulta posible, así que os invitamos a que los consultéis. Llegados a este punto disponemos de todos los datos que necesitamos para conocer qué características debe tener nuestro televisor de última hornada, eso sí, siempre y cuando queramos utilizarlo para jugar. En lo que concierne a la resolución es evidente que nos interesa que nuestra tele sea 4K UHD y tenga tecnología HDR si tenemos un PC o una consola de videojuegos capaz de aprovecharlo. Así es el televisor perfecto para jugar: con baja latencia de entrada, mínimo tiempo de respuesta, panel de 10 bits, 120 Hz, 4K UHD y HDR. Puestos a pedir... Por lo demás, como hemos visto, es crucial que la latencia de entrada sea baja (a ser posible de 20 ms o menos), que el tiempo de respuesta sea mínimo (de 5 ms o menos), y que el panel sea de 10 bits nativos, sobre todo si nos hacemos con una tele 4K UHD con tecnología HDR. Además, si tiene las certificaciones HDR10 y Dolby Vision, mejor que mejor. Y si el panel es de 120 Hz nativos, que ni pintado. Obviamente, los modelos que satisfacen todos estos requisitos, que, por supuesto, los hay, pueden ser caros, pero el objetivo de este post es ofreceros toda la información necesaria para que, con las ideas bien asentadas, podáis elegir el televisor que mejor se adecua a vuestras necesidades y presupuesto, sacrificando, si es necesario, aquella prestación que en principio menos incidencia vaya a tener en vuestra experiencia cuando jugáis. Imágenes | Wikimedia | CineDigitalEn Xataka | Xbox One X: el futuro de Microsoft es espectacular, aunque no para todos También te recomendamos No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Panasonic estrena nuevos televisores OLED con algo que han llamando "metadatos dinámicos HDR10+" Si tienes 20.000 dólares, ya puedes comprar la gigantesca Samsung Q9 de 88 pulgadas - La noticia No todo es 4K y HDR: si eres un jugón, esto es en lo que fijarte al comprar una nueva tele fue publicada originalmente en Xataka por Juan Carlos López .

Leer más »

El extraño caso de la memoria DDR4 que no para de subir de precio

650_1200

Un módulo DDR4 de 8 GB costaba unos 35 dólares en 2016. En 2017 el precio se dobló y era raro encontrarlos por menos de 70 dólares. Hoy en día el precio ha aumentado aún más, y lo normal es que ronden los 90 dólares como poco. ¿Qué está pasando con estas memorias? El problema fundamental ha sido el de la oferta y la demanda, pero en esa subida de precios encontramos otros culpables, y entre todo ellos hay uno muy destacado: tu móvil es uno de los grandes responsables de que la memoria DDR4 esté al precio que está. Los móviles son parte del problema El precio de la memoria DDR4 no ha parado de subir, y desde julio de 2016 hasta julio de 2017 se incrementaron un 111%, pero es que esa subida no se ha detenido en estos últimos meses. En estos momentos el crecimiento ronda el 170% según datos de TechSpot. Los problemas de oferta y demanda son desde luego evidentes, y diversos estudios revelan que la producción de chips 3D NAND de 64 y 96 capas también está siendo un obstáculo para los grandes fabricantes. Muchos de ellos, de hecho, están migrando de foco de atención, y han pasado de centrar su interés en memorias DRAM como las que usamos en nuestros PCs a las memorias NAND para el mercado móvil. Los célebres módulos Low Powered DDR4 (LPDDR4) están teniendo una fuerte demanda también, y fabricantes como Samsung están logrando ingresos muy importantes en esa parte de su negocio. Según DRAMeXchange, hubo otro problema igual de importante. Los tres principales fabricantes (Samsung, SK Hynix y Micron) ralentizaron el ritmo de producción para mantener los precios, una medida discutible que les ha permitido mantener e incluso incrementar sus márgenes de beneficio respecto a 2017. ¿Cuándo cambiará la situación? No en 2018, desde luego. Se espera que las nuevas fábricas que esas empresas están preparando para hacer frente a la demanda comienzan a funcionar a toda máquina en 2019, y según Gartner los precios de la memoria DDR4 caerán de forma notable en 2019. Si estáis pensando en actualizar vuestro PC o montaros uno nuevo, tenedlo en cuenta. Vía | TechSpotEn Xataka | Aún no nos hemos acostumbrado a las memorias DDR4, y pronto tendremos las DDR5 También te recomendamos No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Samsung también tiene DDR4 para móviles: LPDDR4 Memoria basada en luz: ¿será la respuesta al almacenamiento permanente a gran velocidad? - La noticia El extraño caso de la memoria DDR4 que no para de subir de precio fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Xiaomi Mi Box ya a la venta desde España: así se compara con Chromecast y Amazon Fire TV Stick

650_1200

La llegada de Xiaomi a España se ha visto empañada por la falta de stock que han venido sufriendo alguno de sus productos estrella. Pero parece que por fin todo está empezando a normalizarse, y la Mi Box por fin puede ser comprada en España sin problemas, tanto en la web oficial como también en Amazon. Se trata de un producto que llega para competir directamente con pesos pesados como los Chromecast y el Amazon Fire TV Stick por el control de nuestro salón. Son tres dispositivos con características totalmente diferentes, pero por si andas dudando sobre cual de ellos comprar aquí tienes nuestra comparativa de sus rasgos generales. Tipos de producto bastante diferentes Se trata de tres tipos de dispositivos un tanto diferentes y con algunas diferencias significativas. La que más destaca en la tabla es la potencia interna, con un Xiaomi utilizando un procesador bastante potente y 2 GB de memoria RAM. El de Amazon es un procesador con más núcleos, pero su RAM es la mitad, mientras que Google ni siquiera da información sobre los componentes internos de su alternativa. Esto se debe a que la filosofía de los Chromecast es bastante diferente a la de los otros dis productos. El de Google es simplemente un dongle que conectas a la tele para enviarle contenido desde el móvil, mientras que los otros dos son productos con un sistema operativo completo que te permiten realizar bastantes más funciones además de esa. Por eso Google ni se molesta en hablar de RAM, almacenamiento interno o formatos compatibles, porque simplemente no es algo relevante a la hora de utilizar sus dispositivos. Tiene la suficiente potencia para reproducir los vídeos que le envíes a cada uno, pero los formatos y el contenido dependen de las apps compatibles desde las que envíes el contenido. En cuanto a las resoluciones, el dispositivo de Xiaomi reproduce en 4K, lo mismo que el Chromecast Ultra. Ambos cuestan prácticamente lo mismo, o si quieres enviar contenidos a la tele ambas son buenas alternativas. En cuanto al Chromecast convencional y el dispositivo de Amazon, los dos reproducen con resoluciones Full HD, que serán más que suficiente a no ser que hayas invertido en una tele 4K. Otra de las diferencias más significativas está en el factor de forma. La de Xiaomi es un TV Box, una suerte de microPC que va a parte de la tele, mientras que las propuestas de Google y Amazon son dongles que puedes conectar directamente a una de las entradas HDMI de la tele. Por lo tanto, si la Mi Box y los Chromecast son conceptos diferentes, el Fire TV Stick es una especie de híbrido con las funciones de uno y el factor de forma del otro. Comparativa Mi Box, Fire TV Stick, Chromecast y Chromecast Ultra Xiaomi Mi Box Amazon Fire TV Stick Chromecast Chromecast Ultra Dimensiones 101 x 101 x 19,5 milímetros 85,9 x 30,0 x 12,6 milímetros 51,81 x 51,81 x 13,49 milímetros 58,20 x 58,20 x 13,70 milímetros Peso 176,5 gramos 32 gramos 39,1 gramos 47 gramos Mando a distancia Sí Sí No, móvil No, móvil Resolución Hasta 4K 60fps 1080p 720p y 1080p hasta 60 fps Hasta 4K UHD (2160p) Procesador Quad-core Cortex-A53 2.0GHz MediaTek Quad-Core ARM 1,3 GHz Dual Core Marvell Armada 1500 Mini Plus Marvell Armada GPU Mali 450 750MHz Mali 450 MP4 N/S N/S Memoria RAM 2 GB 1 GB 512 MB N/S Almacenamiento 8 GB 8 GB 256 MB N/S Sistema operativo Android TV 6.0 Basado en Android Basado en Chrome OS Basado en Chrome OS Conectividad Wi-Fi 802.11a/b/g/n/ac, Wi-Fi de banda dual de 2.4GHz/5GHz, Bluetooth 4.0/3.0 Wi-Fi 802.11ac y Bluetooth 4.1 Wi-Fi 802.11ac Wi-Fi 802.11ac Puertos HDMI 2.0a, USB 2.0, salida SPDIF, jack de 3,5 mm, alimentación Salida HDMI, micro USB para carga solamente HDMI, MicroUSB HDMI, MicroUSB, Ethernet Sonido DTS 2.0+ Digital Out, Dolby Digital Plus hasta 7.1 Dolby Audio, sonido envolvente 5.1, estéreo de 2 canales y paso de señal de audio con HDMI (hasta 7.1) Depende de las aplicaciones compatibles Depende de las aplicaciones compatibles Video Perfil VP9 de 2 hasta 4K x 2K @ 60fps, H.265 HEVC MP-10 en L5.1, hasta 4K x 2K a 60fps, H.264 AVC HPat L5.1, hasta 4K x 2K a 30fps, H.264 MVC, hasta 1080P a 60fps, Permite procesamiento HDR10 / HLG HDR H.264 1080p30, H.265 1080p30; Audio: AAC-LC, HE-AACv1 (AAC+), HE-AACv2 (eAAC+), AC3 (Dolby Digital), eAC3 (Dolby Digital Plus), FLAC, MIDI, MP3, PCM/Wave, Vorbis, AMR-NB, AMR-WB; Imagen: JPEG, PNG, GIF, BMP Depende de las aplicaciones compatibles Depende de las aplicaciones compatibles Precio 74,99 euros 59,99 euros 39 euros 79 euros 1 2 3 4 a a a a s s s s Qué puedes hacer con cada uno de ellos Como hemos dicho, los dispositivos de Google se limitan a permitirte enviar contenido desde las aplicaciones compatibles de tu móvil, tableta y ordenador. Por lo tanto, van dirigidos a quienes simplemente quieran ver sus vídeos de YouTube, Netflix, HBO y compañía sin complicarse la vida lidiando con un sistema operativo aparte o abriendo aplicaciones. Eso sí, tiene algunas apps que permiten enviar contenido nativo para acercarlo un poco al resto de alternativas. Con los dispositivos de Xiaomi y Amazon tendrás que manejar un sistema operativo en la tele, sí, pero esto te permiten instalar aplicaciones y utilizar contenido local. Todo ello teniendo también la función de enviar contenido de forma parecida a cómo lo haces en el Chromecast, idéntica en el caso de la Mi Box, por lo que acaban siendo dispositivos más completos y versátiles. Además, al permitirte añadirle contenido local, también podrás meterle tu propia música y contenidos multimedia para reproducirlos localmente sin depender de más aplicaciones que las nativas de reproducción. Esto amplía aún más las positibilidades a la hora de utilizarlos como centro de entretenimiento. Los dispositivos de Amazon y Xiaomi se basan en Android, el primero en un fork propio y en el segundo en el propio Android TV. Esto quiere decir que prácticamente puedes utilizar cualquier app disponible para Android TV, aunque en el caso de Amazon, de vez en cuando tendrás que lidiar con decisiones unilaterales de Google como la de no permitirles usar una app nativa de YouTube. Teniendo algo más de músculo, el Xiaomi Mi Box también te permitirá sacar partido de prácticamente todos los juegos disponibles en el catálogo de Android TV, mientras que en los más exigentes puedes encontrarte con algún que otro problema con el Fire TV Stick. Además, ambos te permitirán controlar estos juegos desde el mando a distancia o añadiendo mandos por bluetooth. Los Chromecast por su parte, prácticamente no tienen ningún juego compatible, y los que hay se manejan con el móvil. Por lo tanto, tenemos a unos Chromecast dirigidos a quienes no quieren complicarse y prefieren limitarse a enviar contenido desde el móvil. El Fire TV Stick añade un sistema operativo para ampliar las posibilidades, y el Mi Box hace lo mismo que el resto pero en 4K, algo más de potencia interna y casi al mismo precio que el Chromecast Ultra de Google que también reproduce 4K. En Xataka | Xiaomi y sus probabilidades de éxito en España: la gama de entrada como carta de presentación También te recomendamos Kindle Oasis 2017: más pantalla, más memoria y por fin con resistencia al agua Xiaomi llega oficialmente a España: dos tiendas físicas, varios móviles y productos Mi Ecosystem No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España - La noticia Xiaomi Mi Box ya a la venta desde España: así se compara con Chromecast y Amazon Fire TV Stick fue publicada originalmente en Xataka por Yúbal FM .

Leer más »

Sonos One, análisis: el altavoz más sofisticado de su generación

1024_2000

Sonos es un fabricante de electrónica relativamente joven —fundado en 2002—, situado en Santa Bárbara (California) y conocido por su esmerado servicio postventa, por ofrecer soporte perpétuo y actualizaciones durante años. También es popular por su serie de altavoces ‘Play’. En Xataka hemos podido probar a fondo el reciente modelo Sonos One, primer producto de la compañía en ofrecer servicio integral con los asistentes por voz Google Assistant y Alexa. Y sí, estamos ante una verdadera bestia monocromo con conexión WiFi y Ethernet y compatibilidad con más de 60 servicios de audio. Durante semanas ha estado acompañándonos a todas las festividades navideñas, pasando de sala en sala y actualizándose cada poco. Pero, por desgracia, los hispanohablantes nos quedamos sin sus funciones smart, una responsabilidad que recae sobre Google y Amazon pero que desluce una de las dos fórmulas nucleares de este parlante: comunicación inalámbrica y la relación potencia-control mayor posible. Veamos hasta dónde se cumplen cada una de estas facetas. Sonos One, especificaciones técnicas DIMENSIONES 161,45 × 119,7 × 119,7 mm PESO 1.85 kg TIPO DE ALTAVOZ Monitor activo de 2 vías (medios y agudos), 2 amplificadores digitales de clase D integrados FORMATOS COMPATIBLES AAC, AIFF, Apple Lossless, FLAC, MP3, Ogg Vorbis, WAV, WMA CONECTIVIDAD 802.11b/g a 2,4 GHz; puerto Ethernet 10/100 Mbps CONTROL POR VOZ 6 micrófonos de largo alcance, funciones inteligentes con Google Assistant OTROS Resistencia a la humedad, posibilidad de emparejamiento estéreo ALIMENTACIÓN 100-240 V CA, frecuencia 50-60 Hz PRECIO 249 euros (disponible a la venta desde su web ) Primeros pasos ¿Qué es el Sonos One? No, es pregunta baladí. Es fácil perderse entre la nomenclatura “altavoz inteligente”. Estamos ante un altavoz que puede controlarse con nuestro smartphone, con funciones táctiles e inalámbricas y que cuenta con opciones multisala o para la automatización del audio en el hogar. Ah, y también es compatible con Amazon Alexa y el Asistente de Google. Pero sobre esto ya hablaremos más adelante. A diferencia del altavoz Play:1, la marca apuesta esta vez por controles táctiles A diferencia del altavoz Play:1, la marca apuesta esta vez por controles táctiles, frente a los tres botones físicos que incluía. Un único botón físico, en la parte trasera y con el símbolo del infinito, se encarga de la sincronización entre red, terminal y sistema. La interacción es algo más estilizada, desde luego, pero habrá quien eche en falta esa fisicidad de saber cómo cambiar entre pistas a ciegas, con sólo tocar el equipo. Comenzamos conectando el altavoz a la toma de corriente de la pared mientras esperamos que se descargue la app de control —disponible tanto para Android como iOS, además de las versiones para escritorio—. El sistema no incluye herrajes para montaje en vertical —estos se distribuyen desde la web oficial— ni podemos alimentarlo de forma inalámbrica. A cambio, al no ver comprometido su espacio interior por una típica batería IonLitio, el rendimiento de audio promete ser espectacular. Nada más arrancar la app nos pide conectarnos a una cuenta Sonos o crear una. A partir de aquí tendremos que seguir una serie de pasos donde concedamos al altavoz acceso a nuestra red WiFi. Durante unos segundos perderemos acceso a la red ya que el móvil hará de router mientras el Sonos One crea su propia red. Si no tenemos WiFi nos ahorraremos los pasos de introducir password con simplemente conectarlo al router mediante cable Ethernet (incluido en la caja). Una vez conectados tendremos que poner un apodo al altavoz y situar su posición en la casa —Sala de estar, Dormitorio, Cocina, etcétera—. Esto servirá para que, junto con la tecnología Trueplay, el altavoz suene de la mejor manera posible analizando el tamaño disponible en la estancia. En este punto, si nos encontramos en territorio angloparlante, la app nos pedirá que accedamos a la aplicación del asistente. Huelga decir que en España no contamos con Alexa ni cómo activarlo, así que saltamos al siguiente punto. Diseño: blanco por fuera, bestia por dentro Nuestro modelo de pruebas se viste de un sobrio blanco roto al que no se le pega ni una sola huella. La rejilla esconde un enorme speaker frontal muy fácil de limpiar con una toallita. Y si de masa hablamos, estamos ante un altavoz robusto como él solo, de líneas suavizadas, esa belleza equilibrada de la que hablaban cuando Apple presentó sus (icónicos) iconos. En el margen superior, como puedes ver en las fotos, nos encontramos con el símbolo del micro, un play/pause, y una circunferencia de LEDs que marcan una serie de funciones, tanto para aumentar el volumen como el salto entre pistas. El diseño, insistimos, es una delicia. A veces ignoramos este trabajo por obvio, pero en el caso de Sonos el hábito sí hace al monje. Por supuesto, la belleza está en el interior. Es hora de hacerlo sonar. Dame compatibilidad y déjame de líos Actualización mediante, la app nos deja elegir entre una pléyade de servicios entre los que se encuentra Apple Music, Bandcamp, Spotify, Amazon Music Unlimited o Soundcloud. La compatibilidad es total. La ruta a seguir es, desde los tres puntos, Más > + Añadir servicios de música, loguearse en el servicio correspondiente y conceder acceso al mismo. Éste se añadirá a la sección ‘Examinar’ y ya podremos entrar y salir desde ella con libertad. Pero aquí tal vez echemos en falta ciertas funciones. A diferencia de otros altavoces bluetooth, Sonos One utiliza tecnología WiFi para tener acceso a un mayor ancho de banda y reproducir el sonido a más kilobytes por segundo. Seguimos necesitando el móvil/PC/Mac para reproducir la música, pero una vez sincronizado el sistema podemos usar los controles del propio dispositivo. Si se pierde la conexión con nuestro smartphone Sonos One sigue reproduciendo lo que tenía asignado en cola ¿Para qué? Si se pierde la conexión con nuestro smartphone o queremos usar otra lista de reproducción en otra habitación, no hay problema, el Sonos One sigue reproduciendo lo que tenía asignado en cola. ¿El problema? No estamos ante un altavoz Bluetooth al uso. Si no posees cuentas de pago en ninguno de los servicios, olvídate de hacer streamcast desde esa playlist que creaste en Youtube. O esa versión free desde la web de Spotify que te resuelve las mañanas de tedio. Y, fuera de lo obvio, este modelo también impone una restricción adicional: el control a través de los distintos servicios. Es decir, si queremos hacer algo tan sencillo como reproducir la música alojada en nuestro equipo debemos acceder a través de algún servidor como PLEX, entrar en la app desde la app de Sonos y reproducir el contenido. Dos pasos que un altavoz Bluetooth resuelve en uno. Desde Sonos inciden en qué hace diferente a un simple altavoz Bluetooth este One: prefieren ofrecer calidad y control selectivo a que sus altavoces sean carne de cañón para cualquier escenario. En cualquier caso, Sonos One es compatible con 43 servicios de audio/radio/podcasting y más que vendrán en el futuro —fuera de nuestras fronteras la compatibilidad sube hasta 84 servicios—. Además, todos los altavoces cuentan con el sistema de sincronización para reproducir la misma música en distintas habitaciones o viceversa. No Alexa, no party Por supuesto, echamos de menos poder decirle a Alexa que baje o suba la música o ese mágico «pon ‘Life on Mars’ de David Bowie» mientras te duchas sin necesidad de tocar nada. Una pena no poder declamar «Alexa, reproduce mi playlist de ‘black metal mugriento’ en el salón» y que el Sonos One comience a disparar material. Eso no nos priva de algunas funciones. Si mantenemos pulsado el botón del micro podremos hacer algunas preguntas al altavoz y éste se conectará con nuestro Google Assistant. El asistente ha ido desembocando en los distintos terminales Android durante los pasados meses de octubre-diciembre y el rendimiento es idéntico: si le preguntamos qué tiempo hará mañana o dónde comer, la información nos aparecerá después en el terminal. Perder compatibilidad con asistentes como Alexa significa perder compatibilidad con Amazon Echo, con los canales interactivos de deportes y noticias, no poder pedir una pizza o privarnos del control de ciertos gadgets domóticos como bombillas inteligentes. Pero tampoco deberíamos olvidar que estamos ante un altavoz: y cuando de música se trata, es muy difícil encontrarle un rival. Sonos suena “en Ultra” Sonos One promete un rendimiento de eficiencia similar en patios exteriores y estrechos halls, sin reverberaciones. En la contrapartida musical hemos podido certificarlo pero, una vez más, no han podido ser probadas todas las funciones de voz, la efectividad con la que nos escucha o la eficiencia con la que habla el asistente. Dicho esto, al lío. Empezamos con un tema caprichoso de producción ídem: ‘Too Good At Goodbyes’ de Sam Smith. Las notas graves del piano y las distintas modulaciones tímbricas de Smith cuentan con cuerpo, con ese grosor impropio de otros altavoces Bluetooth portátiles. Cuando entra el coro, en el estribillo, podemos percibir las distintas escenas de la producción, unos en segundo plano, la cuerda en tercero. La prueba la redondean los subgraves del bombo, cuando hacemos retumbar la mesa sobre la que reposa probando el volumen máximo. De nueve. Pero aún podemos darle un plus de volumen. Para modificar la compresión de audio debemos ir a Más > Ajustes y bajar hasta ‘Ajustes avanzados’, desde la que encontraremos la opción ‘Compresión de sonido’ y podremos elegir si comprimir o no hacerlo. En la competencia de la imagen estéreo, dejando a un lado el frontal de la mezcla, percibimos medios muy estables pero agudos algo endulzados en exceso. Estilos como rock orquestal y demás lindezas quedan algo enterradas por este efecto. Se trata de una bruma armónica, no de una distorsión tonal. Dicho de otra forma, escuchamos con menor claridad, pero seguimos percibiendo las distintas líneas instrumentales. Como imaginarás, nada de esto sucede cuando coqueteamos con synthpop, electro sobreproducido o ambientes más recoletos propios del folk acústico. Pero emular una escena estéreo es algo muy sencillo. A nosotros nos interesa cotejar la profundidad de esa escena. Y para ello usamos el Sinkovsky Plays & Sings Vivaldi, un álbum de 2014 con una prensa bastante irregular donde Dmitry Sinkovsky reinterpreta y casi reescribe líneas maestras y que a nosotros nos sirve para medir la amplitud espacial, la capacidad del Sonos One para emular reverbs y crescendos. Y aquí es donde el monitor de la casa californiana se luce y presume de rendimiento. Otro sobresaliente. Una aplicación todo-en-uno No pocas veces la app tuvo un comportamiento irregular, con eventuales desconexiones, obligándonos a resetear la red WiFi y desconectar el altavoz. Eso sí, las actualizaciones aprovechan nuestra conexión y el rendimiento es fluido. Más aún si recurrimos, como fue nuestro caso, a la versión de escritorio para Mac —versión 8.2.3 de la app—. En la versión móvil, la ruta siempre será idéntica: una primera pestaña editable desde la que se guardan nuestras listas de reproducción favoritas, guardando el historial de nuestro último uso. Excepto si la fuente no está correctamente taggeada, el sistema siempre reconocerá la información de pista. El control de volumen y pista nos permite reproducir en orden o aleatorio —con un diseño emergente similar a Spotify— y la pestaña de Habitaciones nos permite tener un control centralizado de todos los altavoces y todas las líneas de reproducción, ajustando el volumen de cada uno. Por último, la lupa nos permite hacer búsquedas selectivas de artistas, canciones, álbumes, listas, emisoras, géneros o podcasts. Cabe decir que si estamos inscrito en el programa Beta y permitimos compartir datos de uso, la propia app cuenta con un histórico para saber qué escuchamos, desde qué sala, desde qué app y otros hábitos, en todos nuestros productos registrados. Por último, una de las preguntas clave: ¿cuánto se aprecia la diferencia saltando de WiFi a conexión directa con el router? Nuestro smartphone es la estación de control, no la fuente emisora. El sistema reproduce los archivos desde los distintos servicios asociados. Bueno, esto depende de la calidad de la fuente emisora. Que nuestro terminal cuente con tal o cual DAC o sea compatible con LDAC, aptXHD es irrelevante, ya que el Sonos One hace streaming del material al uso: nuestro smartphone es la estación de control, no la fuente emisora. El sistema reproduce los archivos desde los distintos servicios asociados. Eso no invalida la diferencia entre los típicos temas comprimidos amateur en SoundCloud con la librería nativa en Flac que puedas tener alojado en tu HD. Es percibible desde cualquier oído. En primer lugar porque notamos un salto de volumen bastante obvio. El resto es un debate estéril. Sonos One, la opinión de Xataka Es imposible emitir juicios sin obviar un punto negro clave: Sonos One, en España, es mucho menos inteligente de lo que es en Estados Unidos, Reino Unido y Alemania. Hasta que no hable español, tendremos que conformarnos con la otra faceta. No puede ser usado sin conexión a Internet ni como altavoz auxiliar, lo que reduce su margen de acción. Y como altavoz mantiene el aprobado con nota en todas sus caras. No es más grande que una lata de fritura de tomate —¡aunque pesa mucho más!—, pero alcanza un volumen suficiente aunque estemos en un salón de 10 metros cuadrados abarrotado de personas. Basándonos en su facilidad de uso y las alternativas del mercado, no es fácil encontrarle un rival. Es discreto y firme, expansible a través de otros altavoces de la misma familia y con un futuro interesante a través de firmware: como sus propios fabricantes indican, este es un sistema que mejora con el tiempo. Y el historial de Sonos hace confiar en su promesa. También te recomendamos No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Sonos Zoneplayer S5 y Zonebridge, análisis Sonos PlayBar, prueba a fondo - La noticia Sonos One, análisis: el altavoz más sofisticado de su generación fue publicada originalmente en Xataka por Israel Fernández .

Leer más »

Waze arruinó la tranquilidad de mi barrio

650_1200

La llegada de Waze fue la explosión temprana de la "conducción social". Su filosofía, basada en el uso colaborativo del GPS y de la información introducida por sus propios usuarios, encandiló a sus usuarios, quienes podían ver los precios de las gasolineras en tiempo real, modificar rutas para evitar atascos y otras incidencias, o prever radares. En 2013 Google la compró por 966 millones de dólares: demasiado buena como para dejarla escapar. El tema es que las bondades de Waze eran un arma de doble filo: ¿es adecuado y ético alertar al resto de usuarios de dónde hay un control de alcoholemia, por ejemplo? ¿Acaso no se está protegiendo a quien incumple la ley y es un peligro sobre ruedas? E incluso alguna otra consecuencia imprevista: cuando las sugerencias de Waze alteran la paz de vecindarios tradicionalmente tranquilos. Por donde antes no pasaban coches, ahora pasan cientos. Imagen: Pixabay. Algo así ocurrió con el barrio de Pedro, un programador valenciano en paro de 25 años. Desde que terminó Bachillerato ha pasado la mayor parte del tiempo sin trabajo. Sus padres pasan el día fuera de casa y él mata las horas con la consola o el ordenador. Aprendió programación por su cuenta y siempre se ha interesado por "el cacharreo". Desde su habitación, que da a la calle de una zona obrera poco mimada por el ayuntamiento, empezó a escuchar mucho más tráfico del habitual. Y con ese "cacharreo", empezó a atar cabos. "En la rotonda que hay al lado de mi casa se juntan los que entran a la ciudad, los que van al pueblo de al lado o a su centro comercial, los que van hacia la zona de monte donde hay muchos pueblos y están los polígonos, y los que van a la capital. Todo eso, en doble sentido. Muchísimo tráfico. Pero en mi calle casi nunca pasaba nadie. Hasta hace unos años." Cuidado, control de alcoholemia. Desvíese a la derecha. Atasco a 200 metros. Plaza frente a la cual está la carretera que sale de la rotonda en cuestión. Justo detrás, la calle de Pedro. Pedro, "cacharrero" con bastante tiempo libre, empezó a plantearse por qué desde 2012 o 2013 pasaban tantos coches bajo su casa cuando tradicionalmente era una zona a la que los vecinos solo entraban para ir a una falla los viernes por la noche, para buscar aparcamiento o directamente para ir a su garaje. No es solo cuestión de preferir tranquilidad: cuando calles preparadas para recibir muy poco tráfico empiezan a contener mucha circulación, empiezan los problemas La respuesta se la dio un amigo que pasaba todos los días por allí con el coche: las aplicaciones de navegación que, o bien por su componente "social" informaban de incidencias, o bien simplemente señalaban una alternativa para los días con demasiado tráfico. "Eso parecía el capítulo del desvío provisional de Aquí no hay quien viva". ¿Las consecuencias de este cambio? "En estas calles las aceras son muy estrechas, si no vas solo lo normal era por ir la calzada, si alguien dejaba el coche atravesado ya tenías que bajarte igualmente de la acera. Desde que empezó a entrar la gente, todo el mundo por la acera, más apiñado. Cuando va alguien en silla de ruedas ya no cabe nadie más y hay que bajar a la calzada. Y más ruido en una calle muy estrecha, que no es como en la carretera de al lado, que se escucha menos al ser mucho más ancha...". Lo que ocurre cuando calles preparadas para muy poco tráfico comienzan a absorber circulación. Abajo, en el centro, la plaza de la imagen anterior. Justo a la izquierda, la famosa rotonda. Las flechas rojas de este mapa indican la zona con más tráfico rodado en ambas direcciones. Las flechas azules, una forma de sortear la congestionada rotonda y los varios semáforos que hay en apenas unos tramos en la carretera superior, en función de si quieren acceder al norte o al este. Por si fuera poco, al oeste se encuentra un barrio conflictivo con varios puntos de venta de drogas, al igual que en el pueblo vecino al que se llega por el norte. Algo que hizo que durante un tiempo los controles policiales en esa rotonda fueran frecuentes. Y a su vez, algo que hizo que muchos conductores se avisaran, vía Waze o vía WhatsApp, para sortearlos justo por el itinerario de flechas azules. Aunque no se ha convertido en un problema mayor, varios vecinos de varias partes del mundo han simulado ser lentos coches ante Waze para disuadir a otros conductores de pasar por su calle residencial Desde su habitación, Pedro decidió hacer algo para recuperar la tranquilidad de su calle. "En realidad la idea la cogí de un foro en el que igual echo seis o siete horas al día". Muy posiblemente, de los comentarios a raíz de una simulación-estudio hecha por el Instituto de Tecnología de Israel en 2014. Algo después, un hombre de Maryland hizo algo parecido. Primero, Pedro se registró en Waze y entendió cómo funcionaba. "Con poner un aviso de calle cortada por obras o atasco ya sirve. A partir de ahí, los que van con el móvil en el salpicadero y Waze abierto, ya no pasan por esa calle". Pero Waze también se fía de los conductores que no dicen nada y simplemente circulan, calculando su velocidad mediante el GPS, para saber si una calle es transitable con normalidad o no. ¿Qué hizo Pedro? "Cuando me voy de viaje con mis amigos a algún sitio, antes uso Fake GPS Location para que Tinder me reconozca como que ya estoy allí, así tres o cuatro días antes puedo ver qué chicas lo usan y empiezo a hablar con ellas, adelanto la faena. Con Waze hice lo mismo: ruta de movimiento perpetuo a baja velocidad por mi calle". Así, la aplicación entiende que la circulación es lenta y prioriza la ruta tradicional. El mismo sistema que muchos usaron con Pokémon GO. Con el tiempo, su calle, aunque nunca ha vuelto a la normalidad de antes, sí ha ido rebajando el tráfico. Es difícil conocer las causas, y aunque es posible que la idea de Pedro haya funcionado ("lo hice por probar algo y porque tengo tiempo libre", aclara), hay algunos factores más que pueden explicarlo: Los coches que integran su propio navegador. En los últimos años la gran mayoría de coches ya traen su navegador integrado, algo que ha reducido la necesidad y la comodidad de usar una app en un móvil pegado al salpicadero. La estrategia policial. Cuando la policía se percató del atajo usado por muchos conductores, destinaron un segundo control allí mucho más severo, con registros del coche más habituales, ante la sospecha de que fuesen conductores que querían evitar por algún motivo el control de la rotonda. Al final dejó de compensar el atajo. Si la llegada de Waze y compañía ha supuesto un revés para apacibles calles poco acostumbradas al tráfico intenso, queda por ver cuál será el impacto de los coches autónomos que se comunicarán entre ellos y podrán escoger la ruta óptima. En Xataka | Waze: 19 trucos de navegación para Android y iPhone. También te recomendamos A la policía de Los Ángeles no le gusta que uses Waze para alertar de su presencia No hace falta coger el Transiberiano: los viajes en tren más chulos están en España Atascos fantasmas: o cómo un grupo de estudiantes hackeó Waze - La noticia Waze arruinó la tranquilidad de mi barrio fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

Leer más »