Tecno

Tecnología en Gral

‘Artemisa’, nuevo libro del autor de The Martian: saber cómo funcionan las cosas es clave para vivir en la Luna

650_1200

¿Qué tienen en común Jazz Bashara y Mark Watney? Son personajes de Andy Weir, viven una aventura en el espacio, son deslenguados, usan el humor y en ambos casos una especie de reencarnación de MacGyver en zonas de menos gravedad que la Tierra. Ah, y que ambos son los encargados de engordar la cuenta corriente de Weir. Tras el éxito de 'The Martian', 'Artemisa' (ya disponible por 8 euros en formato Kindle y 20 euros en papel) es la nueva novela espacial de la que queremos hablarte. Sin spoilers. No, Artemisa no es la segunda parte de The Martian Si al oir hablar de segunda novela de Weir, el espacio y un protagonista metido en problemas para sobrevivir en el espacio, piensas inmediatamente en una especie de segunda parte de 'The Martian', mejor detente. Hay muchas, quizás demasiadas similitudes entre ambos libros, pero no estamos ante una continuación del estreno literario de Weir. Lógicamente 'Artemisa', el nuevo libro, tira completamente del nombre de su autor y 'The Martian' para atraerte. Aquí el factor sorpresa y hasta curioso del estreno de Weir no está. Aunque para muchos del gran público, 'The Martian', el primer libro de Andy Weir, no existió hasta que saltó a escena la película protagonizada por Matt Damon, esta novela de género de ficción científica fue durante 2014 y 2015 una de las más comentadas dentro del mundillo. Todo en 'The Martian' resultó diferente. Desde que se convirtiera en un bestseller tras empezar como una autopublicación de Weir en Amazon, hasta su mayúscula y exitosa adaptación al cine de la mano ni más ni menos que de Ridley Scott. En 'Artemisa' el espacio tiene un papel protagonista. Ahora la acción se sitúa en la Luna, en Artemisa. De allí es nativa Jazz Bashara, la protagonista que trabaja como porteadora de material proveniente de la Tierra pero que realiza contrabando para obtener mayores beneficios con los que vivir mejor en una ciudad, la primera y única de la Luna, donde el dinero lo es todo. No es vano es prácticamente un destino turístico de ricos de la Tierra. De pronto, Jazz ve la oportunidad de cambiar su destino cometiendo un delito a cambio de una lucrativa recompensa. Y ahí empiezan todos sus problemas, pues al hacerlo se enreda en una auténtica conspiración por el control de Artemisa que le obliga a poner en peligro su propia vida.. Es el único spoiler que os haré y que puedes leer en la contraportada del libro. Y efectivamente, de nuevo Andy Weir pone en el espacio una situación de supervivencia donde su estilo, guste más o menos, lo impregna todo. Así sería la vida en la Luna ... según Andy Weir En la forma de narrar esta aventura espacial, Weir no recurre esta vez a varios narradores, algo que funcionó muy bien en 'The Martian', especialmente en la parte a modo de diario de Mark Watney. Aquí es en todo momento la protagonista la que tiene la voz en el libro. Andy Weir es consciente de que parte del éxito de 'The Martian' es la manera desenfadada, incluso ácida y borde que tiene Mark de contar su historia, así que aquí el perfil de la protagonista es idéntico: personaje que piensa pero sobre todo actúa y nos lo cuenta de forma directa y con humor. Personalmente hay momentos, no muchos por suerte, en que esa coloquialidad que Weir quiere traspasarnos respecto a Jazz Bashara se vuelve vulgar y demasiado directa para con el lector. Y no hubiera estado mal enfocar al protagonista de 'Artemisa' desde otro punto de vista o personalidad que no fuera tan parecida a la del Robison Crusoe de Marte. Cambia el lugar, ahora la Luna en vez de Marte, y la historia, pero Andy Weir no se ha molestado mucho en hacer Artemisa diferente de The Martian. Lógico: le espera seguro un nuevo blockbuster en el cine y mejor no arriesgar ni complicarse En ese lenguaje directo y de acción no hay mucho lugar para las descripciones y mucho menos para dar más que pequeños arañazos a los personajes. A lo largo de las casi 400 páginas del libro lo que no es acción apenas se limita a aspectos técnicos o de las instalaciones y tecnologías. Ahí Weir lo vuelve a bordar y hace muy asequibles explicaciones de tareas o situaciones del espacio que son diferentes a las que estamos habituados y en las que a veces es incluso tan descriptivo que cuesta de seguir. En todo caso, la ciencia que divulga Weir es amena, curiosa en ciertos momentos y sobre todo es clave para que podamos avanzar en la historia sin que queden cabos sueltos y con nuestra dosis de "ciencia posible" del día. Y todo ello, insisto, de manera muy verosímil. La descripción de cómo podría ser la vida en el espacio vuelve a ser realista, con escenarios, situaciones y explicaciones rigurosas con la ciencia y bien explicadas. Es sin duda el gran valor de la escritura de Weir,a lo que no le ayuda nada una traducción que por momentos es deficiente, más quizás por la desgana que por la complejidad de escritura de Weir. En general 'Artemisa' me ha parecido un libro más dinámico, especialmente en el tercio final, donde las descripciones técnicas se hacen de manera ágil y sin que la sensación de acción quede penalizada por ello. Recreación de una colonia en Marte (SpaceX) Junto con la ciencia de la vida fuera de la Tierra, la protagonista es el pilar de 'Artemisa'. Jazz Bashara tiene mucho del Mark Watney en cuando a ser una especie de MacGyver espacial. Hace gala durante toda la narración de muchos conocimientos técnicos pero sobre todo una facilidad asombrosa para aprender y ejecutar planes valiéndose de esa base tecnológica casi innata. En 'The Martian', Matt por lo menos era astronauta y botánico, y habida cuanta de cómo describe el genial Chris Hadfield la preparación de un astronauta en su libro "'Guía De Un Astronauta Para Vivir En La Tierra'", esa facilidad para ir solucionando problemas valiénose de la tecnología parece más justificada, y es todo un ejemplo didáctico del método de proyectos en tecnología. Pero con Bashara esas situaciones se antojan menos naturales o más difíciles de justificar. Le basta una búsqueda en Internet para ponerse al día de materiales o desarrollos de los que cinco minutos antes no sabía nada. Que no se diga que no es positiva y busca siempre avanzar y sobrevivir. La literatura de Artemisa es básica, muy facilona. El valor del libro de Andy Weir es la narración cientificamente realista de cómo podría ser una colonia humana en la Luna y la puesta en valor del conocimiento científico y técnico para sobrevivir La lectura de 'Artemisa' es muy sencilla, rápida y, pasados un par de capítulos, engancha. Pero no lo hace ni por la calidad de la escritura ni por ser un libro de ciencia ficción que vaya a quedar para el recuerdo. Lo hace como cada libro de Camila Lackberg o la invasión de novela negra en serie: por querer saber qué ocurre a continuación y cómo acaba la historia. Punto. Entre esa mezcla, en 'Artemisa' encontramos algo de espíritu antiglobalización y de cierta lucha de clases. Si tienes curiosidad con 'Artemisa', adelante: no tardarás más que un par de tardes en acabarlo (ideal para periodos de vacaciones) y te entretendrá. Si no, mejor espérate a la película. También te recomendamos Poniéndole cara a la ciencia ficción Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil Ficción sensible, un libro para sentir tal y como los protagonistas de la historia - La noticia 'Artemisa', nuevo libro del autor de The Martian: saber cómo funcionan las cosas es clave para vivir en la Luna fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .

Leer más »

‘La peste’ es la ambiciosa (y cara) serie con la que Movistar quiere ser HBO

650_1200

Probablemente hoy sea uno de los días más importantes de 2018 para la televisión española. Por lo menos para la televisión de pago ya que tras varios años de preparación y unos cuantos meses haciendo ruido y creando expectativas, Movistar+ estrena hoy 'La peste', su principal apuesta en el campo de la producción propia. 'La peste' es un thriller de seis episodios de cincuenta minutos de duración, que desde hoy, viernes 12 de enero está disponible completa bajo demanda en la plataforma de pago con un listón bastante alto tras dos estrenazos como son 'Vergüenza' y 'La zona'. Un thriller ambientado en Sevilla durante un brote de peste 'La peste' está protagonizado por un ex-militar, Mateo (Pablo Molinero), que decide volver a una Sevilla asolada por la peste bubónica para sacar de allí al hijo de un amigo. Allí será arrestado por los alguaciles del inquisidor Celso de Guevara (Manuel Solo) ya que fue condenado a muerte por la impresión de libros prohibidos. Celso dará a Mateo una oportunidad de redimirse encargándole la investigación de una serie de crímenes con tintes diabólicos que se están produciendo en una de las ciudades más importantes del siglo XVI. Como es habitual en sus colaboraciones, Alberto Rodríguez se ha encargado de la dirección de la serie, mientras que Rafael Cobos se ha centrado más en el guion. Además de por Molinero y Solo, el otro rostro "importante" en 'La peste' (básicamente sale en todas la promociones más que el protagonista en sí) es Paco León, interpretando a Luis de Zúñiga, un "hombre del renacimiento" que se codea con la élite cultural de la ciudad. También nos encontramos en el reparto con Cecilia Gómez, Patricia López Arnaiz y Sergio Castellanos. ¿Cómo se gestó 'La peste'? Las mentes pensantes detrás de 'La peste' son Alberto Rodríguez y Rafael Cobos, los responsables de 'La isla mínima'. Rodríguez, espantado por los tiempos que exigen la televisión en abierto, llevaba un tiempo con la idea de hablar de la Sevilla del siglo XVI. Al ser el puerto de entrada de las rutas "de las Indias", la ciudad andaluza experimentó un auge sin parangón, convirtiéndose en una metrópoli en la que confluían miles de viajeros. Con esto rondando en la cabeza fueron contactados por uno de sus productores, José Antonio Félez, para anunciarles que Movistar buscaba ideas para desarrollar series. Así comenzó un camino de tres años (y dos hijos, como bromea Cobos) con reescrituras varias y una ligera evolución desde el thriller inicial hasta presentar un claroscuro de lo que era Sevilla en esa época. Un claroscuro que define la estética de 'La peste' de arriba abajo. Otra cosa no, pero simplemente a juzgar por el tráiler, se ve que hay una alta factura técnica. No es para menos ya que nos encontramos con el equivalente en términos televisivos de una superproducción: más de diez millones de euros de presupuesto, cuatrocientos técnicos, dos mil figurantes, ciento setenta actores, ciento treinta localizaciones naturales, setenta personas en el departamento de Arte... ha sido como "correr una maratón", como ha declarado recientemente Rodríguez. El objetivo de Movistar+: competir con el mejor contenido europeo Con una veintena de proyectos en marcha y con los recientes y potentes estrenos de 'La zona' y 'Vergüenza' cabe preguntarse dónde y cómo encaja 'La peste', dentro de toda esta escena en la que piensan sacar una decena de series originales al año. El abanico de nuevas series es amplísimo y va desde este thriller de época hasta la serie animada de El Rubius. Las series de Movistar+ no buscan nicho, sino una audiencia concreta y apuestan por el guion y la puesta en escena. En el caso de 'La peste' queda claro que es exactamente el paradigma de lo que quieren hacer y lo engalanan al máximo con el propósito de competir con el mejor contenido europeo. "Nos falta tener series hechas en España y hechas a la manera de las grandes series de hoy", explicó Domingo Corral, director de Ficción de la plataforma, durante una de las primeras ruedas de prensa de 'La Peste' a principios de 2016. Para Luis Miguel Gilpérez, presidente de Telefónica, la ficción será histórica: Nuestra ilusión es construir una televisión con una identidad propia. Estamos muy satisfechos con el resultado de las series que hemos lanzado en 2017 y pensamos que 'La Peste' va a marcar un punto de inflexión en la ficción española 'La peste' fue el primer proyecto que Movistar+ puso en marcha y es, sin lugar a dudas, el buque insignia de su catálogo de series originales. Que logren ese objetivo de estar al nivel de las grandes producciones nórdicas e inglesas, los mercados más cualitativos de Europa, es un asunto que habrá que ver, pero las primeras críticas son bastante entusiastas. También te recomendamos Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil Movistar+ tendrá contenidos en 4K "para todos" en 2017 Éstas son las medidas de seguridad que toman HBO y Movistar+ para evitar que se filtre 'Juego de Tronos' - La noticia 'La peste' es la ambiciosa (y cara) serie con la que Movistar quiere ser HBO fue publicada originalmente en Xataka por Albertini .

Leer más »

“Es un golpe duro, pero a algunos les va a afectar más que a otros”: la pesadilla Facebook para los medios

650_1200

Facebook no solo se ha convertido en la red social más usada del mundo con sus más de 2.000 millones de usuarios: también ha conseguido crear dependencia a los medios de comunicación, que en la difícil tarea de la distribución en la época de las plataformas sociales se han visto obligados a pasar por muchos aros. Primero fue a salir guapos en la foto de Google (primero por SEO, luego con AMP). Luego a tener presencia y relevancia en la red social del periodismo por excelencia: Twitter. ¿El problema? Que no da demasiado tráfico y lleva años sin crecer en usuarios. Facebook capitalizó el interés de los medios por distribuir sus contenidos. Aportó un muy buen alcance orgánico y una arquitectura interna que alarga la vida de esos contenidos. Luego, empezaron los problemas. Zuckerberg confirma el movimiento Facebook, que está aquí para ganar dinero como cualquier otra empresa, empezó a cercenar ese alcance orgánico. Los medios vieron cómo de repente el tráfico que les llegaba por Facebook empezó a caer, algo nefasto para el modelo de negocio mayoritario en la industria: la publicidad que se muestra con cada clic. ¿Por qué esta bajada? Porque así se puede presionar a los medios para que le paguen por expandir su alcance, y con él, sus clics. Esta tendencia ha sido confirmada por el propio Zuckerberg como parte de su estrategia en una actualización de su perfil oficial: "Empezamos a hacer cambios en esta dirección el año pasado, pero llevará meses que este nuevo enfoque tenga recorrido en todos nuestros productos. Los primeros cambios que verás serán en News Feed, donde puedes esperar ver más de tus amigos, familiares y grupos. A medida que lo lanzamos, verás menos contenido público como mensajes de empresas, marcas y medios de comunicación. Y el contenido público que veas más se ajustará al mismo estándar -- debería fomentar interacciones significativas entre las personas. Por ejemplo, hay muchas comunidades muy unidas en torno a programas de televisión y equipos deportivos. Hemos visto a la gente interactuar mucho más con los vídeos en directo que con los normales. Algunas noticias ayudan a iniciar conversaciones sobre temas importantes. Pero con demasiada frecuencia hoy en día, ver vídeos, leer noticias o actualizar páginas es una experiencia pasiva". Facebook se ha pasado los últimos años con una estrategia tan antigua como efectiva: comenzar ofreciendo un servicio sin coste para las empresas para luego hacerlo estéril si no se comienza a pasar por caja. Una pesadilla para los medios, que ahora ven cómo se les puede escapar un jugosísimo flujo de usuarios si no aflojan la gallina. Más sangrante todavía es esto si tenemos en cuenta que muchos medios fueron modificando sus formas de presentar sus contenidos para adaptarse a Facebook, en algunos casos esperando un trato preferente de la plataforma en cuanto a alcance orgánico de sus contenidos (uso de Instant Articles, incorporación de vídeos cuadrados y subtitulados), en otros directamente siendo pagados durante un tiempo, como ocurrió con El País, BuzzFeed o Vox entre otros para que utilizaran sus retransmisiones en directo. Ahora ven el cartel de Game over, seguido por su inseparable Insert coin. "Algunos medios tienen una dependencia muy grande de Facebook" José Manuel Rodríguez es periodista y consultor en desarrollo de audiencias. Ha trabajado en medios como La Información o El Confidencial, desde donde ha seguido muy de cerca la evolución de la relación entre medios y Facebook. Por un lado, comprende la necesidad de Facebook por hacer una "limpieza" en el feed de los usuarios: señala el recién descubierto problema de lo mal que se sienten los consumidores pasivos y el interés de Facebook por lograr que sus usuarios estén a gusto en la plataforma. ¿Cómo? Virando a un consumo más activo, basado en interacciones. Por otro lado, apunta a que el promedio de amigos en Facebook ha aumentado de 150 a 330, así que cada vez nos perdemos más de sus contenidos en lo que él llama "un proceso acumulativo de 'Diógenes digital'". Hace falta poner orden. Sobre la relación de Facebook y medios, ha habido una evolución. Quiso priorizarse el contenido de páginas llegando a hablar de un "periódico personalizado", pero eso se perdió. Luego se primó el vídeo, según Rodríguez, porque hace más escalable el negocio publicitario: si apenas caben anuncios en un newsfeed, en los vídeos caben más y mejor pagados. Álvaro Rigal es Redactor Jefe en El Confidencial. Cree que a nadie que trabaje en medios le debería pillar por sorpresa el movimiento de Facebook. "Llevaba tiempo dando señales de que esto iba a ocurrir. Para los medios es algo negativo, pero hemos tenido tiempo de sobra para hacernos a la idea". ¿Negativo hasta qué punto? "Primero habrá que ver cuánto y cuándo. Esto es algo que lleva meses, y no se sabe en qué medida. Pero el tráfico que nos llega por Facebook va a bajar". Rigal también se refiere a la disparidad entre publicaciones: "No va a ser un golpe igual de duro para todos. Algunos medios tienen una dependencia muy grande del tráfico de Facebook. El Confidencial no depende especialmente porque tiene audiencia fiel, con un gran porcentaje de lectores que van a la portada. Los medios nativos digitales, sobre todo los menos informativos y más de entretenimiento, lo pasarán peor, dependen más de Facebook". Un medio nativo digital y con clara vocación de entretenimiento por encima de la información es BuzzFeed. Tess Atkinson, su Associate Manager de comunicación, no ha querido pronunciarse sobre esta cuestión, pero un compañero suyo, Alex Kantrowitz, publicó sus seis consideraciones sobre el anuncio de Zuckerberg, que se resumen en: El comentario es el nuevo "compartir" Más interacciones no significan necesariamente mejores interacciones Malo para los anunciantes Doloroso para los medios Era algo predecible "Dale crédito a Facebook y prepárate para el dolor" Rodríguez señala a BuzzFeed como un buen ejemplo de lo que comentaba Rigal: "Medios como BuzzFeed que han basado su estrategia en el contenido distribuido ahora se ven quemando la vela por los dos lados, ya que no tienen audiencia leal suficiente para competir en las cifras del medidor oficial y por otro lado pierden el tráfico que les generaba Facebook. De ahí los problemas en los que está este medio en concreto, que no llegó a ingresos previstos en 2017 y que en 2018 tendrá que salir a bolsa (difícil) o será probablemente absorbido por NBCUniversal, que ya tiene un porcentaje importante de su propiedad. En un entorno de audiencia intermediada si te cortan el suministro te quedas sin una parte importante de lo que puedes monetizar, y por eso BuzzFeed pide que los medidores cuenten los usuarios que generan sus vídeos nativos en plataformas, por ejemplo, lo que introduce la cuestión de a qué llamas audiencia y la falta de acuerdo sobre aspectos básicos de medición. Es solo un ejemplo de medio al que estas decisión le cuestiona de nuevo el modelo." Julio Alonso, CEO de esta casa, Weblogs S.L; coincide con Rigal y Rodríguez: "Hay medios que tienen 80% de su audiencia con origen Facebook y que pueden ver caídas muy gordas. Otros estamos más diversificados y lo notaremos, pero tampoco nos matará. Al fin y al cabo es un movimiento que se veía venir y quién más y quién menos ya nos hemos ido preparando (o deberíamos haberlo hecho)". También tiene una crítica hacia este movimiento: Julio ve comprensible que Facebook priorice interacciones entre usuarios y deje a medios y marcas en un feed secundario, pero no entiende que el alcance de pago de páginas de medios aparezcan en el principal. "Desde el punto de vista del negocio lo entiendo, pero entonces no me cuentes que lo haces todo para mejorar la experiencia de tus usuarios. Lo haces para ganar más dinero." ¿Y ahora qué? Rigal considera que este movimiento va a ser bueno a largo plazo. Para todos. Para los usuarios de Facebook, porque verán más contenidos de sus contactos, algo con lo que coincide Rodríguez ("es para lo que fue diseñado Facebook y la base de su éxito real"). Para Facebook, porque verá usuarios más contentos que pasen más tiempo en la plataforma y compartan más contenidos. "Aunque ahora parezca negativo, a medio plazo será bueno para todos: para Facebook, para sus usuarios, para lectores y para medios" Y para lectores y medios, porque "corta o ayuda a cortar una dinámica que era perjudicial: la rueda del hámster para conseguir más visitas, escalar en ComScore -la herramienta que se usa en la industria publicitaria para medir el tráfico en medios-, y acabar poniendo paridas en Facebook para subir el tráfico. Ahora la reacción es mala, pero esto sirve para que nos centremos más en lo importante". Alonso apunta hacia lo mismo: "esto coincide en el tiempo con una cierta tendencia a abandonar el todo por el todo para tener más audiencia y centrarnos todos más en los usuarios fieles y recurrentes". Menos tráfico, pero más audiencia. Parece lo mismo, pero no lo es. Rodríguez cree que nos encaminamos hacia una plataforma en la que los usuarios solo vean contenidos de sus contactos y que en todo caso tengan opción de consultar voluntariamente un sitio en el que puedan ver noticias de medios que han decidido seguir o que la plataforma seleccione automáticamente en función de baremos de utilidad relativa. Para los equipos de redes sociales, el nuevo objetivo será lograr que los lectores compartan los contenidos desde la web o la app a través de los botones sociales. Según él, también es planteable incorporar al perfil de habilidades de gestión de presupuestos para impulsar contenidos mediante promoción. También te recomendamos Por qué yo sí creo que Google y Facebook deberían pagar a quienes les nutrimos de contenidos DiCaprio entra como inversor en el proyecto financiado por Gates de la hamburguesa vegetariana que sabe como la carne Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil - La noticia "Es un golpe duro, pero a algunos les va a afectar más que a otros": la pesadilla Facebook para los medios fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .

Leer más »

HTC U11 Life, análisis: estrujando al máximo los bordes y la experiencia Android One

1024_2000

El momento de reinvención necesaria, que parece ser algo a lo que están condenados todos los fabricantes de smartphones, llegó a HTC forzosamente tras una caída considerable en el mercado, y el año pasado vimos el nacimiento de la familia U. Y dentro de este clan encontramos uno de los móviles con Android One, el cual os degranamos en el análisis del HTC U11 Life. Una propuesta algo más modesta que los HTC U11 y U11+ que pretende acercar lo que ha ido caracterizando a esta familia al usuario que prefiere experimentar el sistema de Google en su expresión más sencilla. Con los bordes estrujables y la trasera en brillo, el U11 Life representa la propuesta de gama media HTC de la manera menos "Sense" posible en lo que se refiere al interior. HTC U11 Life, especificaciones técnicas HTC U11 Life Pantalla IPS LCD de 5,2 pulgadas FullHD424 píxeles por pulgada Procesador Snapdragon 630 de ocho núcleos a 1,8GHzGPU Adreno 510 RAM 3 GB / 4 GB Memoria interna 32 GB / 64GB más microSD hasta 2TB Cámaras 16 megapíxeles f/2.0 con enfoque PDAF y flash LED16 megapíxeles f/2.0 UltrapixelVídeo 4K a 30fps Sistema operativo Android 8.0 Oreo sin Sense Conectividad Dual SIM LTE, WiFi, Bluetooth 5.0, GPS, NFC, lector de huellas frontal, IP67 Dimensiones y peso 149,09 x 72,9 x 8,1 milímetros142 gramos Batería 2.800 mAh con carga rápida Precio 399 euros en Amazon (modelo con 4 GB y 32 GB) Diseño: redefiniendo un estilo no apto para todos los públicos Parece que los genes de aquellos primigenios U Play y U Ultra eran dominantes, porque se han expresado con fuerza en este pariente suyo con Android One recordando mucho sobre todo al U Play. Esa trasera de plástico con acabado reflectante se repite en el U11 Life, pero la herencia también conlleva una de sus principales desventajas: es un imán para huellas, las cuales se notan tanto que quedan como un tapiz de la propia trasera y tapan los logos de HTC y Android One. "Spoiler alert": así quedó la trasera tras una sesión de fotos y un pañuelo con estrés laboral. Una lástima porque la elección del plástico sigue teniendo ventajas tan importantes como la resistencia, el poco peso o la comodidad, las cuales se mantienen en este caso. Un policarbonato liso, en tono metalizado, que se une a los bordes curvados (también con acabado charol) hasta acabar en el cristal de la frontal. En parte por el diseño y la elección de los materiales, es un terminal muy cómodo y ligerísimo. Pese a que no se luce en aprovechamiento del frontal por parte de la pantalla, el trabajo de compactación no está mal al no quedar demasiado ancho para las 5,2 pulgadas de diagonal y no ser grueso, con unos 8 milímetros. Es un terminal muy cómodo y ligero No resulta un teléfono innovador en cuanto a estética, no entra a jugar con las curvas frontales o a arriesgar en este sentido quedándose con ese brillo en la trasera como lo más llamativo. Las líneas de diseño parecen haber ido guiadas por las riendas de la genética y la intención de quedar en un plano más bien estándar y para todos los públicos, sin pretensiones ni subirse a los distintos carros de la moda. Otros detalles que podemos comentar son el hecho de que la cámara trasera sobresalga sólo ligeramente, aunque la ubicación y el tamaño hacen que llame la atención en esa trasera castigada por el rastro de nuestros dedos, y que la conexión USB está a un lado y no al medio como suele verse en el borde inferior. Borde en el cual vemos la hendidura del altavoz y nada de jack de audio. También añadir que, como hemos visto anteriormente en otros modelos, el botón de encendido/bloqueo tiene unas muescas que resultan de utilidad para diferenciarlo de los de volumen (sin mirar directamente). La posición es acertada con respecto al pulgar, dejando que haya espacio para la parte estrujable de los bordes (hablaremos en detalle sobre esto más adelante). Eso sí, puede que la ubicación sea un problema si usamos algún stand o soporte tipo pinza (éstas tendrán que quedar en la base del terminal, o bien desactivar Edge Sense). El lector de huellas se encuentra en el frontal ocupando el lugar correspondiente al botón de cerrar, haciendo las veces del mismo también aunque con un resultado no demasiado logrado (no es raro fallar y que tengamos que dar varias veces para cerrar). Por esto mismo podría haberse aprovechado algo más para la pantalla, ya que sobre éstos queda un margen considerable hasta llegar al panel. Los botones quedan en el marco, encendiéndose al activar la pantalla, y siendo el propio lector de huellas el botón de cerrar. La estética del HTC U11 Life es, por tanto, un canto a la sencillez con ese toque reflectante que trata de alejarlo un poco del "aburrimiento" del frontal. Una verdadera lástima el material o acabado de la trasera, pudiendo optar por algo mate o rugoso al estilo OnePlus o Motorola. Y hablando de ese frontal poco llamativo, tenemos un 68,6% de aprovechamiento de frontal por parte de la pantalla. No es necesario ver el número para saber que HTC de momento no se suman a la moda de las pantallas sin marcos en su media gama, manteniendo las cifras de los U Ultra y Play (y desmarcándose de los otros U11). Pantalla: una apuesta excelente bajo el manto de huellas Tamaño intermedio para la pantalla, albergando un panel de 5,2 pulgadas con resolución FullHD (1.080 x 1.920 píxeles). Buena elección en cuanto a quedarse en una resolución que sin ser la máxima ni mucho menos resulta satisfactoria para gran parte de los usuarios y dejando atrás el HD (720 x 1.280) que sí empobrece la experiencia, como nos pasó con el Sony XZ1 Compact. Buen nivel de brillo máximo (unos 550 nits) y buen contraste (1529:1), aunque al ajuste de brillo automático le cuesta en ocasiones algunos segundos adaptarse (pasa muy poco cuando pasamos a una escena con menos primero se queda un poco baja y luego acierta el nivel). El nivel de saturación es acertado, sin excesos, y la temperatura de los blancos es más o menos intermedia (sin tener el dato numérico de ésta), quizás un poco fría. Buen nivel de brillo máximo, contraste, saturación y en cuanto a ángulos de visión. Bien en cuanto a los ángulos de visión, disfrutando de la ventaja del IPS frente al AMOLED con respecto a los virajes de color, aunque sí pierde algo de brillo si inclinamos unos 45 grados en vertical (que es bastante) o al girar ligeramente a los lados. Y en cuanto a sensibilidad táctil sin problemas, de hecho la pantalla queda "cercana" al dedo y tanto a nivel estético como de sensaciones está muy integrada. Aunque no se trate de la pantalla per se, bajo ella se encuentra el lector de huellas dactilares. Funciona bastante bien en general, siendo relativamente corto en altura no es exigente y reconoce la huella aunque no la lea en su totalidad. Eso sí, el proceso de registro de las huellas sí es algo tedioso y exigente, y aunque al final nos guarda la huella cuesta bastante. Dado que tenemos los ajustes de Android One, no podíamos esperar que hubiese un apartado para personalizar la pantalla más completo como el de la capa de Sony o EMUI de Huawei. No hay pantalla ambiente, ni opción a activación de pantalla con doble toque ni para ajustar la temperatura de blancos o la intensidad de los colores. Ajustes de pantalla del HTC U11 Life. Rendimiento: los caballos necesarios para un buen galope Los que se encargan de tirar del carro en cierto modo son el Snapdragon 630 y los 3 GB de RAM que en el modelo para este análisis tenemos (lo hay de 4 GB). Con esto deja de recordarnos al U Play, ya que para este antecesor optaron por Mediatek, integrando en esta ocasión el que es de momento una de las alternativa para la gama media de Qualcomm junto con el Snapdragon 660. Sobre el software hablaremos en detalle después, pero cabe decir que a los componentes siempre les ayudará trabajar con capas menos complejas y cargadas y a este Snapdragon 630 lo viste un Android One sin florituras. Esto se traduce en una fluidez general, tanto para desplegar las tareas como al navegar por las apps o por la multitarea. No hay parones ni lag ni siquiera al cargar apps pesada como los juegos con carga gráfica moderada o las de contenido multimedia, sólo ocasionalmente notaremos algún tirón (en la carga inicial de apps de apertura automática, por ejemplo, según las notificaciones). Y pese a su relativa delgadez no notamos calentamiento cuando hacemos un uso intensivo o lo ponemos a prueba. E hilando con esto, os dejamos los resultados de los principales benchmarks. No es un procesador muy abundante, por lo que lo comparamos co algunos móviles que integran el Snapdragon 625 y 3 GB de RAM también como el Moto G5 Plus o la recientemente analizada BlackBerry KEYnote. HTC U11 Life ASUS ZenFone 4 Moto X4 Moto G5 Plus BlackBerry KEYone Procesador Snapdragon 630 Snapdragon 630 Snapdragon 630 Snapdragon 625 Snapdragon 625 RAM 3 GB 4 GB 3 GB 3 GB 3 GB Antutu 73.378 67.376 70.253 64.388 62.119 Geekbench 4 (single/multi) 862 / 4.159 847 / 4.141 886 / 4.172 827 / 3.993 852 / 3.670 PCMark Work 4.854 4.747 4.091 4.828 4.775 3DMark (Sling Shot Extreme Open GL) 836 830 368 463 462 htc-u11-life-benchmarks Software: las dos caras de la moneda de Android One En 2014 Sundar Pichai daba a conocer Android One en la Google I/O 2014, una versión del sistema operativo de Google para que los teléfonos más básicos mantuviesen la experiencia Android de la mejor manera posible, más limpia y sin actualizaciones periódicas. Desde ahí hemos visto muchas propuestas en distintas marcas y mercados, por ejemplo el bq Aquaris A4.5 que lo acercaba a España o uno de los bombazos del año pasado, el Xiaomi Mi A1. En ambos casos tuvimos esa sensación "Nexus" tras probarlos, es decir, limpieza, pureza y fluidez. ¿Lo tenemos con el HTC U11 Life? La duda casi ofende un poco, porque llevar el sello de Android One serigrafiado en la trasera significa que el fabricante no pone prácticamente nada por su parte. Lo vemos ya de buenas a primeras cuando tras la finalización de la carga inicial tenemos un escritorio con pocas apps y ninguna app de HTC Sense. Cero. Así despierta el HTC U11 Life tras el primer arranque. La notificación que vemos se mantendrá inevitablemente hasta que termine el proceso (el almacenamiento de contenidos). El único toque que se permite HTC en este móvil es casi por obligación del hardware: los bordes estrujables han de tener su apartado en los ajustes El único toque que se permite HTC en este móvil es casi por obligación del hardware; los bordes estrujables han de tener su apartado en los ajustes para configurar su función (ahora entraremos). Pero en todo lo demás lo que se respira es Android stock, en cada esquina. No obstante hay "peros", algunos pasajeros y otro con remedio en el servicio de atención técnica de la casa. Las apps se abren con normalidad e incluso podemos desinstalar la que no nos interese, pero tendremos que ser pacientes en los primeros momentos hasta que procesos del sistema finalicen con su pertinente (e inamovible) notificación que veíamos. Primeros momentos con el HTC U11 Life. De izquierda a derecha, lo que se nos abre al consultar la notificación de sistema, una de las pantallas de la configuración de los bordes estrujables y la posibilidad de eliminar cualquier app preinstalada. Todo nos ha funcionado correctamente, salvo lo que no nos ha funcionado directamente. Mientras la app de Amazon Prime Video funciona con normalidad y podemos ver el contenido sin problemas, la app de Netflix no es compatible con este terminal, cuando por software y por hardware en principio cumple requisitos. Los ajustes de fábrica del HTC U11 Life. Hay además un pequeño bug si activamos el punto de acceso wifi, de modo que al intentar desactivarlo desde el toggle de la cortinilla no funcionará y tendremos que ir a ajustes (no ocurre siempre). Pero lo más molesto, y que no tenemos más remedio que achacar al software, es el fallo de la app de cámara cuando usamos la frontal. Aunque sobre esto ahondaremos en el siguiente apartado. Con respecto al software, como decíamos el añadido es esa configuración de Edge Sense. Por defecto se activa para un apretón corto la apertura de la cámara y para uno largo la activación de Google Assistant (con el terminal desbloqueado siempre ambas), pero podremos cambiarlo a otras acciones que se nos sugiere en la configuración. Los ajustes y posibilidades de Edge Sense. Lo único que ocurre es que no resulta demasiado práctico al final. El apretón ha de ser fuerte para que el móvil reaccione, y coarta un poco lo práctico el que ocurra sólo con el terminal desbloqueado, ya que lo cómodo sería que estrujano pudiésemos abrir rápidamente la cámara o Assistant (teniendo en cuenta que no es fácil que la acción se produzca estando el móvil fuera del bolsillo, como sí ocurre con un botón físico). Si configuramos Edge Sense para que se active Google Assistant el móvil no se desbloqueará por seguridad. Quizás estaría bien atajar esto y programando algo similar a lo que permite que podamos abrir la cámara con el terminal bloqueado, sin que podamos hacer nada más, de modo que podríamos aprovechar algo mejor la función de los bordes. Por lo demás Android One resulta completo para el usuario medio, sobre todo si se está acostumbrado a usar las apps que da Google para los distintos servicios. Sense Edge nos podrá gustar más o menos, pero el caso es que representa un añadido interesante y poco habitual y no empobrece en ningún sentido esa experiencia Nexus. Cámara: HTC no entiende de discriminaciones entre frontal y trasera Siendo el vástago más básico de la saga U11, el HTC U11 Life no saca pecho a priori en el aspecto fotográfico. Sí saca lente, porque en la parte trasera tiene una protuberante cámara que integra un sensor de 16 megapixeles y apertura f/2.0, a igualdad de condiciones que la cámara frontal. Sin ser especificaciones que desmerezcan per se, no se trata de un buque insignia sino más bien lo contrario. De ahí que no veamos dobles cámaras, estabilización óptica, procesamiento avanzado y que tampoco esperemos un resultado que deslumbre. Pero antes de meternos en los resultados merece la pena dedicar unas palabras a la app, dado que aunque Android One apenas tiene toques por parte del fabricante en la app de cámara si vemos una total personalización. Una experiencia con nubes y claros, lo vemos en detalle. App de cámara: Android One, ponte a un lado aquí Acertar en la disposición de los elementos de la cámara no es fácil dadas las múltiples preferencias y opciones, pero lo cierto es que la app de cámara de Sense se encuentra en un punto bastante cercano a la intersección entre lo necesario, lo práctico y lo sencillo. Con los modos en el lado opuesto al botón de disparo, la cámara abre indicándonos la capacidad restante en cuanto a minutos de vídeo y fotografías de la que disponemos según el almacenamiento y la calidad. De arriba a abajo, interfaz del modo automático, del modo de vídeo (con el menú desplegado) y del modo Pro o manual. A los distintos modos (Foto, Panorámica, Pro, Vídeo, Hyperlapse, Cámara lenta, Foto selfie, Selfie panorámico, Video Selfie) y a los ajustes se accede deslizando el tirador que tiene la cortina del borde superior en forma de líneas paralelas. Las opciones de cada modo salen en una segunda cortinilla (por ejemplo, la calidad y el audio de alta resolución), teniendo el HDR y el flash en la misma línea que el tirador. El único inconveniente de esta disposición es que es fácil tirar de la cortina de notificaciones en vez de la de opciones propias de la app. Por lo demás es bastante cómoda, ya que por ejemplo nos da la opción de cambiar la calidad de las imágenes en vídeo y foto sin tener que rebuscar entre los ajustes. Modos de la cámara. En cuanto a opciones tiene las básicas en una app, teniendo un modo manual bastante completo (Pro) y guardando las instantáneas realizadas con éste en formato RAW para aquellos usuarios que prefieran su propia edición. La única pega que le encontramos está en su funcionamiento, ya que como ahora veremos en la cámara frontal tiene un error de fábrica que empobrece bastante la experiencia. Podemos personalizar la acción del botón de volumen para la app de cámara. Cámara trasera: el modo manual será tu aliado (si quieres) Con luz abundante la cámara nos da los resultados más o menos esperados, quizás un poco por debajo. No es una mala cámara ni tiene un mal procesado, pero en automático tiende a subexponer en entornos de media luz y a sobreexponer con mucha luz (es decir, no hay compensación de la exposición, sino exageración). Disparo en modo automático. Con luz abundante y directa tiende a la sobreexposición (no ocurre siempre en un grado preocupante). El HDR (como en este disparo) puede ser una ayuda en esos casos. Para solucionar esto sin calentarnos mucho la cabeza podemos tirar del HDR, que con la mezcla de disparos sí logra compensar un poco mejor la exposición. Aunque en ocasiones no será suficiente con ello u obtendremos ese efecto dramático o de bordes exagerados, por lo que vale la pena ir probando y ver qué situaciones nos salva mejor (que suelen ser escenas de tarde). El HDR siempre sale al rescate de los cielos sobre todo en los contraluces, y la cámara del HTC U11 Life no es una excepción. Cuando la luz escasea el modo automático tiende a la subexposición. El HDR ayuda a equilibrarla. La falta de detalle es uno de los males más habituales en la media gama, y en la cámara del HTC U11 Life se acentúa ya cuando estamos en interiores con iluminación media. El ruido y las acuarelas no se hacen mucho de rogar, aunque no son tan evidentes a media luz como de noche, situación en la que vemos también los pecados de siempre. Detalle en un disparo en modo automático en interiores. Detalle en un disparo en modo HDR en interiores. Se lo ponemos difícil con un contraluz, y flaquea en cuanto a definición y contraste (sin sorpresas). El modo manual será el que nos podrá salvar en alguna de estas situaciones, si queremos invertir algo más de tiempo en el disparo o si disponemos de trípode. Además de permitirnos jugar para conseguir bokeh, estelas y demás efectos jugando con la apertura y la velocidad de obturación, podremos "achuchar" en ISO, obteniendo fotografías nocturnas no sobreexpuestas y menos ruido. Con el modo manual podemos jugar con el enfoque, entre otros parámetros. Este modo permite una menor distancia mínima de enfoque, por lo que nos da para apurar en las macro en las que ya per se suele salir airoso (sobre todo con buena luz). También podemos afinar un poco esa exposición en la que a veces se excede, y si no nos conformamos con el procesado automático siempre tendremos el RAW para editarlo a nuestro gusto (podemos desactivarlo si no lo vamos a usar y ahorrar espacio de almacenamiento). El procesado automático ajusta sobre todo la saturación y el contraste. Al tener el RAW podemos editar a nuestro gusto (mejora subjetiva) o bien intentar corregir el ruido y la exposición en los casos en los que el disparo automático no cumple del todo (mejora objetiva). La única pega en el modo manual es que el ajuste no es demasiado gradual y que falla la previsualización con velocidades de obturación lentas (entre 0,3 y 2 segundos), de modo que al no ver cómo queda podemos encontrarnos con una sorpresa en el resultado si no tenemos experiencia suficiente como para calcular la velocidad adecuada. Si es en interiores suele ocurrir que no calculemos bien y se nos queme la foto. Cámara frontal: los deberes de HTC Sobre el papel pinta bastante bien: a la cámara frontal no se hace el feo y se le pone un sensor con los mismos megapíxeles y una lente con la misma apertura que la trasera. La justicia parece imperar para los taiwaneses y no hay discriminación en este sentido. El "pero" (y gordo) nos lo encontramos tras la primera autofoto (si es que somos de ver qué tal en el mismo instante): las fotografías realizadas con la cámara frontal no se guardan. Si abrimos la galería desde la app de cámara para echar un vistazo nos saldrá una previsualización de la última instantánea con el mensaje "procesando", que desaparecerá en cuanto pasemos la app a segundo plano (ni siquiera es necesario cerrarla). No pasa con el modo "Selfie panorámico", que se guarda perfectamente (y de hecho las compone muy bien, sin apenas fallos), con las fotografías que realizamos dentro de un vídeo (que se guardan en 16:9 y no en 4:3) ni con las que podamos realizar en una app de terceros. Hemos probado con VSCO y con Cámara FV-5 Lite, si bien en el caso de la primera no corrige la deformación por curvatura de lente. El selfie panorámico es muy sencillo de hacer, suele quedar bien (tras la composición de imágenes) y es el único tipo de fotos que almacena si se da el error del guardado. Tras encontrarnos con esto intentamos solucionarlo restaurando valores iniciales e incluso restaurando el terminal sin éxito. Por ello contactamos con el servicio técnico de la casa que nos indicó que es algo que han de revisar y reparar ellos (concretamente el SAT del país de fabricación del terminal). Así que si sois usuarios del terminal y os pasa, lo rápido será tramitar la avería directamente con ellos. Si tenemos este fallo, lo rápido será contactar con el servicio técnico Mientras tanto pueden grabarse vídeos o bien tirar de apps como las que mencionábamos si queremos sacarnos una autofoto, aunque los ajustes y el procesado dependerán de cada app y no podremos probar el efecto de maquillaje o el HDR Boost de HTC. En cuanto a los resultados que hemos obtenido así, la cámara se porta bastante bien en la mayoría de situaciones, aunque en interiores se echa en falta nitidez cuando hay buena iluminación y un balance de blancos más realista (queda frío). Esta fotografía está tomada desde un vídeo. No podemos tirar de las opciones que ofrece la cámara frontal, pero la calidad se mantiene en la mayoría de ocasiones. Imagen tomada con la app VSCO. Por alguna cuestión de software la app no corrige la deformación debida a la curvatura de la lente, pero permite disparar y que se guarde la fotografía. Os ponemos a continuación una galería con muestras de fotografías hechas con ambas cámaras, en distintas escenas y haciendo uso de los diversos modos con los que cuenta. htc-u11-life-fotos-con-las-camaras Vídeo: la estabilización de Schrödinger La cámara del U11 Life permite grabar en varias resoluciones, hasta llegar al 4K, teniendo un modo por separado tanto para el timelapse como para la cámara lenta. Está bastante bien lo que comentábamos antes de poder elegir la calidad de manera rápida, dado que como veremos a continuación no siempre nos compensará tenerla en 4K. En Full HD (el segundo vídeo) se activa la estabilización electrónica, algo que no se nos indica en ningún aviso pero que a la vista de las pruebas parece bastante evidente, que si bien ésta tampoco funciona a la perfección suele mejorar el resultado que se obtiene con la misma toma en 4K. Lo cual también ocurre en la BlackBerry KEYone y otros terminales, aunque suele haber alguna indicación. En cuanto al resultado, con luz abundante e interiores bien iluminados nos da buenas tomas, con colores realistas, buen contraste y un grado satisfactorio de nitidez. En interiores el ruido aparecerá sobre todo al hacer zoom y se evidenciará la pérdida de nitidez, pero nada fuera de lo esperado en una cámara de un móvil de gama media sin pretensiones. De noche, sin embargo, está por debajo de lo que vemos en móviles rivales; la estabilización se esfuma y la pérdida de detalle es acusada así como la cantidad de ruido. Sin problemas con los modos de cámara lenta e hyperlapse. Como ocurre con las panorámicas, la ejecución es muy sencilla y el resultado satisfactorio. Quizás, en general, podría mejorar la captura del audio, aunque es más bien una cuestión de diseño dado que es fácil tapar el micrófono con la base de la mano. En cuanto a la cámara frontal, bastante buen resultado en general. Menos estable que la trasera pero las tomas están en lo esperado en cuanto a colores y nivel de detalle (menor que en la trasera también). Batería: el precio de ser esbelto Decíamos en la introducción que HTC había realizado un buen trabajo de compactación a nuestro criterio al no dejar un móvil que resulte grande para ese tamaño de pantalla, siendo bastante delgado. Pero puede que por esto mismo se haya sacrificado espacio que hubiesen ocupado algunos miliamperios/hora más que esos 2.600 mAh que tiene la batería del terminal en sus aproximadamente 80 centímetros cúbicos de volumen. Más allá de los números, que a priori no prometen algo extraordinario, la experiencia es que normalmente nos aguante para el día si hacemos un uso medio, llegando bastante justos, quizás en torno al 15% tras unas 8 horas de conexión de datos, cámara, consulta de redes, lectura y multimedia. De media se nos queda en unas 11 horas de autonomía, con 4 horas de pantalla. A favor tiene el soporte de carga rápida, teniendo el móvil cargado desde el 0% hasta el 100% en aproximadamente 1 hora y 45 minutos, teniendo el 50% en la primera media hora de carga. No es, por tanto, un móvil hecho para los usuarios más exigentes, salvo que se vaya con la batería externa detrás si es que la jornada es larga. Sonido: hacen bien en incluir los auriculares Mucho se sigue hablando de la desaparición del jack de audio en los iPhones desde la séptima edición pero HTC no se quedó fuera y de hecho lo está postergando tanto en topes de gama como en terminales menores. Los bordes del U11 Life tampoco tiene cabida para esta conexión, disponiendo únicamente del USB tipo-C o el Bluetooth 5.0 si queremos tirar de auriculares o altavoz externo. Y probablemente querremos, porque el sonido es de calidad bastante baja. Puede que asociemos que sea un terminal de gama media con una menor exigencia en este aspecto, dado que per se ya es algo difícil de sacar bien tratándose de lo que permite el chasis y las dimensiones de estos dispositivos. Pero teniendo en cuenta que terminales como el Alcatel Idol 3S lograba salir muy bien parado aquí tampoco parece imposible lograr un mejor desempeño. En el HTC U11 Life tenemos un sonido de baja calidad tanto a altos volúmenes como a medios, aunque siempre será mejor que no pasemos del 80% de la intensidad. El volumen máximo que obtenemos con el altavoz propio es de 112 decibelios aproximadamente. Otro de los contados añadidos de HTC a nivel de software es un apartado para la conexión de auriculares USonic de la casa, incluidos en el pack del móvil. Ya sólo el hecho de tirar de auriculares mejora la experiencia, y en este caso tenemos algo de cancelación de ruido que se agradece y se nota bastante (no es el nivel de cancelación que se logra con unos Sony supraurales ni se acerca, pero la calidad del audio mejora sustancialmente la obtenida con el altavoz y logra aislar mínimamente siendo in-ear). En cuanto conectamos los auriculares USonic el asistente nos guía para lograr la mejora (que podremos desactivar en todo momento). HTC U11 Life, la opinión de Xataka La guerra entre titanes es siempre muy llamativa y con munición de grandes innovaciones y números altos. Pero la de la gama media es una de las más intrincadas y complicadas ya que lo óptimo debe ser algo estándar (para todos los gustos y a un precio contenido) y con algún aliciente diferencial para lograr flotar en todo un océano de propuestas. ¿Tiene el HTC U11 Life todo esto? En un 75%, dado que representa una propuesta que fácilmente se adapta a muchos perfiles y niveles de uso y tiene esos bordes flexibles que lo diferencian del resto, pero el precio no se ajusta como el de otros rivales tan importantes como ese Xiaomi Mi A1 que está siendo "el nuevo Moto G", con un procesador algo inferior pero con más batería y el demandado modo retrato. A su favor tiene la construcción, bastante todoterreno con el plástico y la resistencia a polvo y agua con certificación iP67, así como una pantalla de tamaño medio y resolución más que suficiente y por supuesto el optar por Android One. Pero en batería y audio queda algo por debajo de otras propuestas y estaría totalmente contraindicado a los maniáticos exigentes a nivel de limpieza, porque tanto frontal como trasera están permanentemente cubiertos de una capa de huellas. Eso sí, les ponemos deberes por ese grave fallo en el procesado de la cámara frontal, ya que además puede que en este sentido pudiese destacar por haber optado por esa configuración sin discriminaciones a nivel de hardware, a tenor de los selfies panorámicos que hemos visto. La trasera tampoco hace virguerías, pero tiene puntos buenos como las macro a plena luz, la versatilidad o los vídeos a 1080p (tanto en trasera como en frontal). En resumen, es una buena aproximación a terminal bueno y bonito, pero nos falla lo de barato si tenemos en cuenta que empata con uno de sus principales rivales, el Moto X4, y queda lejos de los 225 euros del Mi A1. Con esos fallos corregidos y con un precio más ajustado, HTC tendría una propuesta algo más interesante para el usuario medio. 7.6 Diseño8 Pantalla8,25 Rendimiento7,5 Cámara7 Software8 Autonomía7 A favor Es comodísimo y muy ligero. Android One es una excelente opción para que una configuración de gama media funcione casi como una de alta. Buena construcción y certificación IP67: optar por el plástico da cierta "tranquilidad". En contra La autonomía, puede quedar corta sin hacer un uso excesivo. El sonido es de baja calidad si no optamos por altavoces externos o auriculares. Es un imán de huellas tanto en la trasera como el el frontal: tanto que acaba cansando. También te recomendamos Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil Moto Z2 Force, análisis: la fuerza acompaña por fuera y por dentro a este otro titán con doble cámara y sin jack Xiaomi Mi MIX 2, análisis: segundas partes sí fueron mejores en la batalla por reducir los marcos al máximo - La noticia HTC U11 Life, análisis: estrujando al máximo los bordes y la experiencia Android One fue publicada originalmente en Xataka por Anna Martí .

Leer más »

Tengo un millón de euros en bitcoins, ¿qué me va a decir Hacienda?

1024_2000

Puede que seas de esos afortunados que invirtieron en bitcoins cuando empezaba a hablarse de ellos y ahora te encuentras con que tu dinero se ha revalorizado tanto que no sabes muy bien qué hacer con él. Convertirlo de nuevo a euros y disfrutar de las ganancias siempre es una opción. Pero, ¿se lo tienes que contar a Hacienda? ¿Y cómo? ¿Qué pasa si no lo declaras? ¿Puedes ir a la cárcel por evasión fiscal? ¿a partir de cuánto dinero puede sospechar la Agencia Tributaria que he realizado operaciones con bitcoins que me han salido rentables? No es dinero ni producto financiero Aunque puedan parecer un producto financiero, para Hacienda los bitcoins tienen la consideración de activo intangible, según nos detalla Remo Domingo, asesor fiscal y creador de de iAsesoria.com. Es decir, el mismo concepto que comprar o vender un dominio web, los derechos de explotación de una finca o el traspaso de un bar. Al no ser una moneda ni un producto financiero, los sitios de intercambio como Coinbase no están sujetos a la legislación que afecta a los bancos. Esto, según explica Pablo Fernández Burgueño, fundador de Abanlex y socio y responsable legal de NevTrace, hace que cuando se opera en este tipo de páginas web, éstas "no están obligadas a entregar nuestras operaciones a la administración pública", como sí deben hacer otras entidades. Sin embargo, en Estados Unidos esto sí está empezando a ocurrir: un juez ha dictaminado que la petición de información por parte de la agencia tributaria del país sobre las actividades de los usuarios no es excesivamente intrusiva. Pero, de momento, en España no hay (que sepamos) sentencia en este sentido, por lo que este experto señala que, de compartir esta información con Hacienda, los intercambiadores de monedas "estarían rompiendo un secreto profesional y se les podría penalizar por ello". Por eso, Fernández Burgueño asegura que ni aunque Hacienda o la Agencia Tributaria pidiesen a estos intermediarios información sobre tus actividades en criptomonedas podrían facilitarlo. "Los bitcoin no están considerados dinero (según el Banco Central Europeo) ni divisa tradicional ni efectivo. Los intercambiadores de monedas no están regulados por la normativa bancaria ni financiera según el Banco de España", sentencia. Es decir, que Hacienda no sabe si tienes criptomonedas, como tampoco si guardas dinero debajo del colchón. Pero, si no los has declarado a Hacienda, igual deberías tener todo preparado porque, más antes que después, el Fisco va a tomar medidas en el asunto. No en vano, tal y como nos explican todos estos expertos, estás obligado a declarar a Hacienda tus operaciones con bitcoins, tanto si ganas como si pierdes con ella, igual que declaras la compra y venta de una casa. Deberías declarar cada compraventa Con las normas de IRPF en la mano, cada operación que nosotros hagamos de una criptomoneda a otra tendría que tributar como una permuta de activos intangibles. “Según la ley, si compras bitcoins y de ahí compras Ethereum sin traspasar a euros, las ganancias o pérdidas que te genere esa acción las tienes que declarar“, detalla Remo Domingo. Hacienda no sabe si tienes criptomonedas y los sitios de intercambio no están obligados a dar esta información Sin embargo, cada una de estas operaciones de compra venta puede suponer añadir una hoja en tu declaración de la renta por pérdidas o ganancias que pueden ser minúsculas. Cuando son muy pocas operaciones se hace porque puede haber rastro. El problema estriba en si eres de los que llega a hacer operaciones de trading. Hablamos de miles de operaciones, muchas de ellas casi automáticas. David Maetzu, abogado experto en criptomonedas, presenta declaraciones de este tipo pero constata que se pierde documentación en el camino y que Hacienda es flexible en este sentido. “Ahora mismo la ganancia patrimonial es muy alta y se beneficia al fisco, por lo que la Agencia Tributaria está siguiendo un criterio flexible en esta materia”. Para evitar que los usuarios tengan que notificar todas y cada una de las operaciones que realizan con criptomonedas, se estudia la posible aplicación de una especie de canon digital a los intermediarios de criptomonedas. "Cuando compras un CD, pagas una remuneración equitativa a los autores en concepto de propiedad intelectual. La idea sería aplicar algo parecido con los intermediarios de criptomonedas, para no perjudicar al usuario", detalla Fernández Burgeño. Hacienda no sabe (o más bien no contesta) David Maetzu asegura que Hacienda sí tiene claro qué se debe hacer, pero lo cierto es que aún no lo ha hecho oficial. Es más, nadie en la Agencia Tributaria ni los propios inspectores de Hacienda dicen tener una política clara ni una idea concisa sobre qué hacer si se tienen criptomonedas. La obligación de declarar es siempre del contribuyente, así que deberías notificar todas las compra ventas que realices Pero la realidad es que asesores fiscales y abogados expertos en criptomonedas creen que no falta mucho tiempo para que el fisco dicte sentencia y diga cómo, cuándo, dónde y por qué conceptos deben declararse los bitcoins. La Agencia Tributaria nos explica que es un asunto complejo y con gran debate internacional. Además, desde el departamento de prensa del organismo nos informan que no les consta que se hayan planteado consultas profesionales concretas sobre todos los aspectos de tributación, “de manera que no hay consultas a la Dirección General de Tributos específicas para fijar un criterio interpretativo completo”. A eso habría que sumar que, según este organismo, “el uso (de los bitcoins) es sumamente residual”, por lo que “aún se está en fase de análisis del fenómeno”. Tampoco la Asociación Profesional de Inspectores de Hacienda (que representa al Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda del Estado) ha sabido respondernos a nuestras preguntas, remitiéndonos directamente al Ministerio. Las grandes fortunas van a precipitarlo todo Pero este tiempo puede estar llegando a su fin dado que las fortunas que algunos de estos primeros inversores están acumulando y que quieren recoger para disfrutar de ellas empezarían a no dejar margen para titubeos. "La obligación de declarar es del contribuyente", recuerda Maetzu. Y teniendo en cuenta la revalorización que ha experimentado el bitcoin, hay muchos inversores que se están planteando recoger sus beneficios. “Con el incremento de valor de este año y las cantidades que se van a declarar, se empezarán a marcar más criterios en la renta de 2018”, avanza el abogado. Pensemos en alguien que comprara 1.000 € en bitcoins en el año 2011 y que los vende hoy. "Esa persona tendría que meter en el banco casi cinco millones de euros. Si ordenas una transferencia de ese importe, te va a preguntar hasta el director del banco que de dónde viene todo ese dinero”, asegura Remo Domingo. ¿Blanqueo de capitales? De hecho, algunos bancos están incluso llegando a suspender o cerrar las cuentas de algunos clientes, con el fin de prevenir el blanqueo de capitales. "Hacienda marca las reglas, pero el brazo ejecutor es el banco", señala el abogado. Como hemos visto antes, las entidades que trabajan con criptomonedas no están sujetas a las leyes financieras y, por tanto, tampoco tienen que vigilar operaciones de posible blanqueo de capitales y fraude. Algo que, según Maetzu, provoca que los departamentos estatales que vigilan estos asuntos estén vigilando las criptomonedas aunque por escrito tampoco declaren nada. Dependiendo de la cantidad no declarada, podrías incurrir en un delito de evasión fiscal De hecho, Pablo Fernández Burgeño explica que desde la Comisión Europea se está intentando sacar adelante una normativa que obligue a los intermediarios a que notifiquen el inicio de actividad por parte de los usuarios, con el fin de que estén sujetos a la normativa para evitar el blanqueo de capitales y la financiación terrorista. Además, Maetzu recuerda que Hacienda tiene 4 años de prescripción fiscal. "El fisco ahora mismo no tiene urgencia en marcar una política clara, porque la balanza le sale a su favor y está esperando a que haya argumentos más homogéneos en Europa", asegura. ¿Puede entonces Hacienda en 2020 acusarme de delito fiscal por no haber declarado mis bitcoins? Cabe recordar que estos delitos contra la Hacienda Pública va en función de la cantidad no declarada, pero si superas el límite, podrías enfrentarte a penas de prisión. Patrimonio y minería, dos flecos importantes Maetzu también advierte contra un efecto quizá no previsto de los bitcoins: el impuesto de patrimonio, que grava la mera tenencia de bienes y que tiene un mínimo exento: 700.000 euros sin contar los 200.000 primeros de la vivienda. "Si a 31 de diciembre tienes más de 700.000 euros debes declarar estas criptomonedas", advierte. David Maetzu tiene varios clientes que pueden estar en esta situación, pero ninguno ha querido contarnos su caso. "Es gente que quiere disfrutar del dinero y no llamar la atención", nos explica, justificando que se ha podido encontrar con varios millones de euros por una inversión de pocos miles. Otro aspecto por el que Maetzu también señala que este tema está más regulado de lo que parece hace referencia a aquellos que hayan minado bitcoins. "Si has hecho esta actividad debes estudiar bien tu situación, pues se puede entender que has generado una actividad económica y el tipo de impuesto por el que lo tienes que declarar también es diferente". También te recomendamos Cómo explotar las posibilidades de la doble cámara trasera y el lector de huellas del móvil Entre un 17 y un 23% de los bitcoins existentes están perdidos en el olvido, según un estudio En Japón ya hay una compañía que paga a sus empleados con Bitcoin - La noticia Tengo un millón de euros en bitcoins, ¿qué me va a decir Hacienda? fue publicada originalmente en Xataka por Arantxa Herranz .

Leer más »

Intel valora el impacto de los parches a Meltdown y Spectre: como mucho un 10% en la mayoría de los casos

650_1200

Los responsables de Intel han realizado diversas pruebas con varios de sus procesadores y diversas cargas de trabajo para poder ofrecer unas cifras oficiales del impacto que tiene corregir los problemas de seguridad Meltdown y Spectre descubiertos hace unos días. En esas pruebas han evaluado el comportamiento de equipos basados en procesadores de la 6ª, 7ª y 8ª generación de procesadores Intel Core con Windows 10, y como indican, "no anticipábamos un impacto significativo sobre el rendimiento para el usuario medio, y los datos que compartimos hoy apoyan estas previsiones sobre estas plataformas". En la mayoría de los casos el impacto es reducido según Intel En Intel han querido ofrecer unos resultados iniciales —importante calificarlos así para no afirmar nada demasiado categórico— con pruebas realizadas con suites de pruebas como SysMark2014SE, PCMark 10 o 3DMark. En Intel han utilizado sobre todo equipos con unidades SSD salvo por un equipo algo más antiguo con un Skylake, Windows 7 y un disco duro convencional —en ningún caso se especifican configuraciones exactas—. Los resultados, en cualquier caso, confirman según Intel esas estimaciones preliminares, y si hacemos caso a esos datos podemos esperar estos impactos: 8ª Generación (Kaby Lake con el Core i7-8650U, Coffe Lake con el Core i7-8700K): impacto inferior al 6% en tareas ofimáticas y de creación de contenidos, y solo en casos específicos de "aplicaciones web con operaciones complejas de JavaScript" puede haber un impacto de hasta el 10%. En juegos el impacto es mínimo. 7ª Generación (Kaby Lake-H con el COre i7-7920HQ): resultados muy similares, y por ejemplo el impacto era inferior al 7% en tareas ofimáticas y de creación de contenidos. 6ª Generación (Skylake-S con el Core i7-6700K): sin grandes variaciones, impacto inferior al 8% en tareas ofimáticas y de creación de contenidos. Resultados esperanzadores, pero no todo está dicho En la tabla ofrecida por Intel se pueden ver todos los resultados, y allí se confirma que efectivamente en la mayoría de las pruebas los parches no afectan demasiado al rendimiento de los equipos con estas cargas de trabajo. Solo en una prueba específica, la llamada "Capacidad de respuesta" (Responsiveness) de SYSMark 2014 SE se aprecian caídas más acusadas, y en un caso concreto, el del Core i7-6700K con Windows 10 y un SSD el resultado era algo más preocupante y el rendimiento bajaba al 79% con respecto a esa máquina sin parchear. Resulta curioso comprobar cómo la presencia de un disco duro parece ayudar a que el impacto no se note tanto y el rendimiento apenas empeore (en algunos casos, de hecho, mejora ligeramente). Aquí parece que esos tiempos de acceso y anchos de banda algo más elevados ayudan a que los procesadores puedan trabajar con algo más de margen de maniobra. Los responsables de Intel han indicado que a estos resultados pronto les podrán sumar los de otras pruebas que están realizando en "plataformas móviles y sobremesa lanzadas en los últimos cinco años". Más información | IntelEn Xataka | Cómo actualizar todos tus sistemas operativos y navegadores para frenar a Meltdown y Spectre También te recomendamos El problemón de los procesadores de Intel: a quién afecta, a quién no y cómo solucionarlo Intel responde a las acusaciones: "muchos dispositivos, procesadores y sistemas operativos son susceptibles a estos exploits" El día en que Netflix salió de nuestra televisión - La noticia Intel valora el impacto de los parches a Meltdown y Spectre: como mucho un 10% en la mayoría de los casos fue publicada originalmente en Xataka por Javier Pastor .

Leer más »

Samsung C49HG90, análisis: todo lo bueno de las configuraciones multimonitor pero con una sola pantalla

1024_2000

En IFA Samsung presentó un monitor de PC realmente impresionante. Una pantalla de 49 pulgadas con una relación de aspecto 32:9, o lo que es lo mismo super ultra panorámica. En Xataka la hemos podido probar durante unas semanas para contaros cómo es la experiencia de uso con este monitor QLED Gaming. Si os interesa aquí está nuestro análisis del monitor Samsung C49HG90. Análisis en vídeo Características Características Samsung C49HG90 Pantalla Panel VA de 49” con tecnología QLED Curvatura 1800R Relación de aspecto 32:9 Color 1.07B, Color Gamut (NTSC 1976) 88%, sRGB coverture 125% Resolución 3840x1080 Brillo 350 cd/m2 (max 600cd/m2) Contraste 3.00:1 Respuesta mínima 1ms Refresco máximo 144Hz Soporte HDR (Alto rango dinámico), AMD FreeSync, PBP (Picture by Picture), Flicker Free, Filtro protección luz azul Conexiones 2xHDMI, Display Port, Mini Display Port, Entrada audio (3,5mm), Salida auriculares, HUB 2xUSB (USB Super Charger) Ergonomía Ajuste de altura, giro e inclinación Dimensiones 120,3x52x55x38,16 cm Peso 15Kg Consumo Max 113W Precio 1.499€ (1209,99€ en Amazon) samsung-c49hg90 La propuesta de Samsung con este monitor gaming es bastante interesante. En primer lugar porque han creado un panel que va más allá de las clásicas relaciones de aspecto a las que estamos acostumbrados. No es el formato 21:9 ultra panorámico sino que duplica al 16:9, dando como resultado una pantalla 32:9 que podríamos decir que es como tener dos pantallas de unas 24” una al lado de la otra. Eso sí, con la ventaja de no tener esa molesta separación que nos corta la continuidad de la imagen en configuraciones multimonitor. Junto a esto tenemos un panel con tecnología QLED, una alta tasa de refresco y soporte HDR para disfrutar del contenido de alto rango dinámico. Y en temas de conexiones varios puertos HDMI, Display Port (necesaria para aprovechar al máximo las capacidades del panel), HUB USB y entrada y salida de audio para auriculares. Un monstruo de 49” con estética alejada del mundo gamer Cada vez que vemos las palabras monitor y gaming juntas la mayoría nos echamos a temblar. Los fabricantes abusan de una estética demasiado agresiva, con su ración fija de LEDs de colores, y eso hace que productos atractivos a nivel tecnológico acaben descartados por su diseño. Por fortuna la propuesta de Samsung no va en esa dirección. El monitor de Samsung ofrece una estética muy acorde a lo ya visto en sus televisores. Y eso es algo que agradecemos. Fabricado en plástico de calidad y con partes en metal como parte de la peana, por ejemplo, transmite muy buenas sensaciones. El frontal como podéis apreciar en las fotografías es bastante limpio y la peana resulta elegante. Aunque necesitaremos una mesa con un fondo de unos 80cm si queremos estar cómodos delante del mismo. Ya en la parte trasera vemos un acabado en gris oscuro y parte restante de la peana. Aquí hay que señalar que podemos adquirir de forma opcional un adaptador para soportes VESA que nos permitirá prescindir de la peana y colocar la pantalla en la pared. Como detalle, en ese círculo donde se une la peana con la pantalla tendremos iluminación LED circular. Arena Lighting, nombre de esta iluminación, refleja la luz sobre la pared y eso ayuda a mejorar la atmósfera cuando jugamos a oscuras. Aunque si tenéis otro tipo de luminarias con las que poder ajustar color e intensidad lograréis una experiencia más satisfactoria. No obstante no es un mal añadido. Para finalizar, a través de la propia peana podremos llevar los cables para mejorar la gestión y obtener un Setup mucho más limpio. QLED Gaming Monitor y su calidad de imagen Con tecnología QLED (uso de Quantum dots más un panel tipo VA) como protagonista el monitor de Samsung llama muchísimo la atención por el formato y dimensiones de su pantalla. Tenemos un panel con relación de aspecto 32:9 o lo que es lo mismo, dos pantallas de 16:9 fusionadas. La resolución resultante del mismo es de 3840 x 1080 píxeles. Un número de píxeles interesante para el uso principal al que va destinado pero del que necesitamos matizar un poco algunos usos. A nivel de resolución esta es correcta pero no despunta. Es decir, tenemos una buena cantidad de píxeles pero la densidad no difiere con lo que podemos ven en una pantalla de entre 24” y 27” Full HD. En el monitor de Samsung tenemos un total de 84,41 ppi. En una pantalla de 24” 1080p tenemos 91,79 ppi y en una de 27” 81,59 ppi. Por tanto, el pixel se puede apreciar fácilmente en ambas si estamos en distancias cortas. ¿Por qué no mayor resolución? Pues por una simple cuestión de costes. Haber subido a un panel con más resolución tanto en vertical como horizontal hubiese disparado el precio del producto, de por sí alto. También hubiese complicado su producción y el equipo que sería necesario para mover tal cantidad de píxeles no estaría al alcance de cualquiera. Tal y como está pensado ofrece un equilibrio más asumible para la mayoría de usuarios. Aún así no todos seguirá haciendo falta un PC medianamente potente para mover juegos, su finalidad principal, con soltura a resolución nativa y calidad de gráficos alta. Por tanto, con estos valores el nivel de nitidez si tenemos en cuenta el uso al que está enfocado es bueno. Si queremos usar la pantalla para otro tipo de usos como edición de vídeo, fotografía, etc. creemos que se queda algo justa. Se puede usar, sí, el tener un timeline de tal tamaño en aplicaciones de edición de audio o vídeo es interesante pero no sería la opción que recomendaríamos. Si es para ver contenido multimedia la cosa cambia. Películas en formato que vayan más allá del 16:9 se agradece tanto como las pantallas ultrapanorámicas. Aún así, las líneas negras que aparecen en los laterales a veces pueden chocarnos e incluso molestar más que las superior e inferior a las que estamos más acostumbrados a ver. En temas de brillo, con 350 cd/m2 (max de 600cd/m2), el panel no tienen ningún problema aunque da pie a algo de polémica por el soporte HDR. Si vemos las especificaciones de los estándar actuales hay mucha confusión y no existe consenso real para saber qué consideramos o no como panel compatible con HDR. A veces los niveles de brillo no son los que en un principio se exigían pero si tienen un mínimo y permiten mostrar un espacio de color de 10 Bits (aún con técnicas como usar un panel 8 Bits + FRC) entran dentro. Sabiendo esto el monitor de Samsung sí ofrece soporte HDR. Puede que no sea el “mejor” HDR del mercado, que no se pueda comparar a lo que ofrecen sus propios televisores QLED pero por espacio de color y otras características entra dentro de grupo de pantallas compatibles. Y visualizar contenido compatible con HDR se nota. No es un salto brutal pero hay mejora y eso se agradece. El contraste es otro aspecto importante a la hora de valorar la calidad de imagen y aquí al menos a nosotros nos gustó lo visto. Con ajustes para establecer la profundidad de negros gracias a un buen control del sistema de retroiluminación, la calidad de los negros es muy buena. Ajustando según vayas a jugar, ver películas o series, etc. se puede disfrutar mucho esta pantalla. Los únicos puntos que os queremos comentar como algo menos positivos son la nitidez o enfoque de serie y la calibración. Mediante un menú disponible podremos ajustar el nivel de nitidez de la imagen. Recomendamos bajarla ya que de serie viene demasiado alto. Así lograremos una imagen más suave. Algo que se agradece especialmente para leer textos. De la calibración, sin ser tan viva y saturada la representación de color sí que dedicaría unos minutos a ajustarla. Entre estas opciones, el equilibrio de negros y algunos aspectos adicionales lograremos una imagen más satisfactoria. Resumiendo un poco todo, la calidad de imagen sin ser espectacular está aun gran nivel. Tanto a la hora de jugar como visualizar películas vamos a disfrutar bastante con esta pantalla. Que tal vez no convenza a todos pero sí creemos que gustará a la mayoría. La clave: la experiencia de uso Visto el diseño, visto lo que ofrece a nivel de tecnologías y calidad de imagen el siguiente punto no sólo era el lógico sino también el apartado clave: la experiencia de uso. Cuando nos sentamos delante de una pantalla así lo primero que nos preguntamos es cómo debe ser la experiencia de uso en el día a día. Y como, a menos que nos sobre el dinero, nadie lo comprará únicamente para jugar veamos diferentes casos. - Ofimática y navegación web: aquí poder llegar a tener varias ventanas abiertas de forma cómoda es todo un lujo. También muy útil si trabajamos con hojas de cálculos con muchas columnas. - Edición de audio y vídeo: aplicaciones que hagan uso de líneas de tiempo son las más beneficiadas del formato de pantalla. Ver el timeline pudiendo desplazarte por él sin necesidad de hacer scroll horizontal es muy top. - Edición de foto: aquí si valoramos el poder tener varias paletas de herramientas las experiencia nos gusta. Pero por nitidez, teniendo ya pantallas 2K o 4K UHD en el mercado a precios tan competitivos pues no tanto. Si usamos Windows Samsung ofrece una aplicación llamada Easy Setting Box que facilita la gestión multiventana. Pudiendo colocarlas rápidamente en diferentes vistas para maximizar la productividad. Pero si hay un uso donde se debe valorar esta experiencia es jugando. Estamos frente a un monitor gaming así que lo lógico es jugar. Y como podréis imaginas hay que hacerlo con un PC. Porque las consolas no admiten resoluciones con una relación de aspecto diferente a 16:9, por lo que la imagen termina estirada, deformada. Aunque luego comentamos un detalle interesante. Si nuestro PC y títulos soportan la relación de aspecto del monitor de Samsung la experiencia ya adelantamos que será muy gratificante. Gracias a la curvatura y calidad general se disfruta mucho jugando. Además, si bien es cierto que nos encontramos con una resolución buena pero no la más alta posible, hay un factor que suma puntos positivos: el refresco de pantalla. Con capacidad de llegar hasta los 144Hz (si vuestra gráfica lo permite) la fluidez que se obtiene es fantástica. Jugar en pantallas con una tasa de refresco superior a los 60Hz es algo que sólo se valora cuando se prueba y vuelve a una pantalla “normal”. En la pantalla de Samsung podremos además aprovechar los tres perfiles programables que ofrece para establecer ajustes para cada ocasión. Por ejemplo, cuando consumimos contenido multimedia, cuando trabajamos y cuando jugamos. O bien diferentes ajustes según el tipo de juego: estrategia, FPS, acción, etc. Si juegas mucho en PC a títulos donde se aproveche esta relación de aspecto tu experiencia cambiará de forma radical. Para algunos puede que no sea nada nuevo pues ya hacen lo mismo usando configuraciones multimonitor. Pero el no tener divisiones, esa curvatura y otros aspectos hacen que la pantalla de Samsung sea muy atractiva para el gamer. Si todo esto fuese poco, Samsung ofrece un modo Picture by Picture con el que podremos mostrar a la vez dos fuentes de vídeo diferentes. Y no sólo eso, también podremos establecer qué relación de aspecto tendrás esas “pantallas virtuales”. Por ejemplo, 21:9 y 11:9, 16:9 y 16:9 o 11:9 y 21:9. Como podéis ver, por opciones no será. La opinión de Xataka Tras varios días usando el nuevo monitor de Samsung como principal para todos los usos habituales que hacemos en el día a día, nuestra opinión acerca del mismo se podría resumir de dos formas diferentes en función de si metemos o no el precio en la ecuación. Si consideramos los 1.300 euros que cuesta el panel de Samsung no pierde atractivo pero sí interés. A pesar de lo impresionante que es contar 49” en una relación de aspecto super ultra panorámica la verdad es que por la resolución global se nos queda ahí ahí. Hay alternativas de 25” 1440p o de 27” e incluso 32” con resolución 4K UHD que hacen que para la mayoría de casos sean más recomendables por comodidad y hasta precio. Todo ello sin olvidar las propuestas ultrawide (21:9). De modo que cuesta decidirse si apostar o no por ella. Si dejamos el precio fuera, el jugón de PC disfrutará cada centímetro de la pantalla cuando juegue prácticamente a cualquier título. Los juegos de coches, deportivos, acción, FPS,… todos se viven de otro modo y gracias a ese refresco de hasta 144Hz la fluidez puede marcar diferencias. Estamos frente a una pantalla imponente, atractiva, con buenas prestaciones y un precio que al final es el que determina en la mayoría de ocasiones si apostar por ella o no. El equipo ha sido cedido para la prueba por parte de Samsung. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas También te recomendamos "QLED es la tecnología de hoy y del futuro para Samsung", entrevista a Nacho Monge (Samsung) Benq EW277HDR, análisis: interesante monitor con soporte HDR al que le falla la resolución El día en que Netflix salió de nuestra televisión - La noticia Samsung C49HG90, análisis: todo lo bueno de las configuraciones multimonitor pero con una sola pantalla fue publicada originalmente en Xataka por Pedro Santamaria .

Leer más »

El MWC de Barcelona funciona mucho mejor que el CES de Las Vegas: una visión tras trabajar en ambas ferias

650_1200

La gota que colmó el vaso fue un apagón de algo más de dos horas en el Centro de Convenciones de Las Vegas, sede principal del CES. Después de haber tenido que recorrer kilómetros y kilómetros por el famoso strip, estudiar planos de hoteles-casino y sufrir otras desdichas logísticas, sí, es momento de reconocer que el Mobile World Congress de Barcelona funciona mucho mejor que la feria tecnológica más grande del mundo. Vayamos por puntos. La sombra de la movilidad es alargada Las Vegas es una telaraña por la que es realmente complicado moverse. Aunque Barcelona en los últimos años se ha visto envuelta en varias polémicas por diferentes huelgas de taxi y transporte público, además de los típicos atascos en la salida y entrada del recinto del Mobile, la realidad es que hay muchas opciones para desplazarse. En Las Vegas o vas en coche (taxi, Uber, Lyft o uno propio) o estás realmente fastidiado. Hay un servicio de tranvía/monorraíl, pero buena suerte intentando subir a uno en hora punta. También se habilitan autobuses que van recorriendo los casi 7 km del strip pero, igualmente, se colapsan y acaban atascados o dando un enorme rodeo. Y, sí, Uber funciona genial (incluso los propios hoteles delimitan los "puntos de recogida Uber" para facilitar el proceso), pero no hay tanto coche para los más de 170.000 asistentes que espera albergar el CES 2018. Por el contrario, en Barcelona, que registró en 2017 algo menos de 110.000 asistentes, tienes la opción de ir en metro, en tren de cercanías (Rodalies), en autobús público, en autobuses privados que fleta la organización, en taxi, Uber, Cabify. Es cierto que todo se puede mejorar, pero el recinto del MWC está muy bien comunicado y su única gran localización ayuda mucho, que nos lleva al siguiente punto. Casino, casi-no, casi-no-llego Ay, Las Vegas, la ciudad del pecado, de Elvis y del neón. Es, sin duda, un enclave exótico para albergar una feria en la que se discute sobre el futuro de la innovación y la tecnología. Tal vez para garantizar que las ruletas sigan girando, la disposición del CES es modular. Básicamente se extiende por los hoteles casino más importantes, además de por el Centro de Convenciones de Las Vegas. Hay marcas que se hacen con plantas de hoteles para colocar stands y showrooms y otras más humildes que llegan a pagar unos 10.000 dólares por tener una mesa en el evento Showstoppers. Es complicado no perderse entre casinos para llegar a una rueda de prensa en el CES Por ello, se da la circunstancia de que una rueda de prensa puede ser al sur del strip de Las Vegas, la siguiente a varios kilómetros al norte (recuerda, hay mucho tráfico y pocas opciones para moverse) y otra en el Pabellón Sur del Centro de Convenciones en el stand 23332. Vamos, que es más efectivo cubrir el evento en streaming que desplazarse por allí. El Mobile se centra en un único gran punto, Fira Gran Vía, donde todas las marcas tienen sus stands, está todo muy bien indicado, hay personal para ayudarte, buses para llevarte de un pabellón a otro, etc. No nos olvidamos del 4YFN, el evento centrado en startups y emprendimiento que se celebra en el centro de Barcelona, pero no tiene comparación con la poco práctica capilaridad del CES de Las Vegas. Rebaños de periodistas Cuando vamos a cubrir una feria como el CES o como el MWC hay una serie de procesos previos administrativos que hay que cumplir. El primero es conseguir la acreditación como prensa, algo que no consigue todo el mundo especialmente teniendo en cuenta que las entradas a estos eventos rondan los cientos e incluso los miles de euros. Aquí la feria de Barcelona es más exquisita en cuanto a cómo pide que le demuestres que vas a cubrir la feria, para qué medio trabajas y también tiene ciertos requisitos que en años anteriores discriminaban a perfiles como youtubers, por ejemplo. Pero una vez que tienes tu acreditación, todo son facilidades. Desde acceso preferente a ruedas de prensa, salas para trabajar con buena conexión a internet, varios comedores gratuitos, hasta un abono de transporte público gratuito para los días que dura el evento. La sensación en el CES es la de que somos rebaños de periodistas que estorbamos En el caso del CES mi solicitud de acreditación de prensa estaba en "pendiente de aprobación" desde diciembre. No contestaban correos así que tuve que registrarme allí mismo, con la incertidumbre previa de no saber si me iban a dejar pasar a la feria. Mi solicitud estaba ahí y estaba todo correcto, pero simplemente alguien debía darle a un botón. Esto parece una queja de alguien que quizá tuvo un problema puntual y aislado, pero es que en Barcelona hasta puedes recoger tu acreditación en la propia estación de tren o aeropuerto. En general la sensación en el CES es la de que somos rebaños de periodistas que estorbamos. En Barcelona hay gente que te ayuda proactivamente, mapas en todos lados (el mapa del CES este año se incluía en un pesado anuario y el mapa propiamente dicho no empezaba hasta la página 33) y una logística pensada para ponernos las cosas más fáciles, no al contrario. Bonus tracks Hacía seis meses que no llovía en Las Vegas. Es comprensible que no sea una ciudad preparada para la lluvia, pero el apagón fue solo una de las cosas que pasaron en el CES 2018. Hubo stands inundados (Lyft, Google), goteras, tráfico aún más denso de lo normal. Literalmente fue una ciudad desbordada por la lluvia. A portrait of the garbage cans catching water because the Las Vegas Convention Center is LEAKING. #CES2018 pic.twitter.com/CfqQEnwMWa— Kate @ CES (@KateClarkTweets) 9 de enero de 2018 En los años que llevo cubriendo el MWC, no obstante, nunca ha pasado algo tan llamativo como un corte de luz. Aquí hay que aclarar, eso sí, que la cobertura Wi-Fi en ambos eventos es muy buena, con algunas excepciones de saturación de red. Por otro lado, si comparamos el Centro de Convenciones de Las Vegas con Fira Gran Via de Barcelona, es bastante más cómodo pasear y visitar los stands en Barcelona que en la ciudad de Nevada. La disposición de los stands es mucho más clara y estructurada, hay buenas indicaciones, bastantes escaleras mecánicas... Por el contrario, en Las Vegas hay zonas en las que incluso te cobran dos dólares por cargar tu smartphone. Aunque parece que el Mobile World Congress siempre está en duda sobre si se mantendrá o no en Barcelona, ha conseguido un nivel de evento sensacional y que no le tiene nada que envidiar a un peso pesado como el CES. También te recomendamos El día en que Netflix salió de nuestra televisión El Galaxy S9 será anunciado en el MWC 2018: Samsung y su gama alta regresan a la feria de Barcelona Sony Xperia XA2, Xperia XA2 Ultra y Xperia L2: la doble cámara frontal se integra en el diseño más tradicional - La noticia El MWC de Barcelona funciona mucho mejor que el CES de Las Vegas: una visión tras trabajar en ambas ferias fue publicada originalmente en Xataka por Cesar Muela .

Leer más »

‘Altered Carbon’, la nueva serie futurista de Netflix estrena tráiler sobrecargado de ciberpunk

650_1200

Estamos en 2019 y Laurens Bancroft, el hombre más rico del universo, muere a los 99 años de edad. Pero gracias a una tecnología, es posible transferir su conciencia a otros cuerpos y así vivir para siempre. Llegamos al año 2384 y ahora a la edad de 365 años, Bancroft muere nuevamente. Esta es la premisa detrás de 'Altered Carbon', la nueva serie de Netflix que se basa en la novela homónima de Ricjard K. Morgan publicada en 2002. Serie que en su primer adelanto nos mostró una maravillosa estética ciberpunk que nos recuerda mucho a 'Blade Runner', y que ahora nos presenta un nuevo avance que nos adentra más en este futuro donde es posible vivir para siempre. "Vive por siempre, un cuerpo a la vez" 'Altered Carbon' ha estado en planes para ser adaptada al cine durante 12 largos años, donde las productoras no han querido arriesgar y no han podido dar garantías acerca de la libertad creativa que requiere un proyecto de este tipo. Hace casi dos años, Netflix se hizo con los derechos de la novela y anunció sus planes para adaptarla a formato de serie. Ahora, después de una larga espera 'Altered Carbon' está lista para estrenarse en Netflix el próximo 2 de febrero. Contará con 10 episodios de una hora aproximadamente y en ella veremos, o al menos esa es la promesa, violencia, tecnología, acción y una trama que nos llevará a descubrir al responsable del asesinato de Laurens Bancroft. Por supuesto, la parte atractiva será el enfoque tecnológico, donde se plantea la posibilidad de almacenar toda nuestra conciencia, incluidos nuestros recuerdos y personalidad, en una llamada 'pila cortical' o 'stack', la cual se puede llevar de un cuerpo a otro para así extender la vida humana de forma indefinida. Ahora durante el CES 2018, Netflix apostó por una campaña de promoción a 'Altered Carbon' un tanto inquietante, ya que se metieron en el universo de la serie y colocaron un stand como si se tratase la compañía Psychasec, que es la responsable de suministrar los cuerpos de repuesto o "fundas" para nuestros stacks. Esto incluyó una exhibición de cuerpos en bolsas y muestras gratis de "gel de postratamiento", para que nuestras "fundas" se mantengan sanas mientras se adaptan al cambio. Como mencionaba, 'Altered Carbon' se estrena este 2 de febrero a través de Netflix y cuenta con las actuaciones de James Purefoy, Joel Kinnaman, Will Yun Lee y la mexicana Martha Higareda. El primer episodio ha sido dirigido por Miguel Sapochnik, quien es el responsable de grandes capítulos dentro de 'Juego de Tronos'. Por último los dejamos con el póster oficial de 'Altered Carbon', su primer avance y un vídeo que explica un poco más de la serie y su increíble planteamiento futurista. También te recomendamos El día en que Netflix salió de nuestra televisión Es oficial: Netflix despide a Kevin Spacey y Frank Underwood no regresará a 'House of Cards' 'Dark', la misteriosa serie de Netflix estrena su oscuro tráiler con guiños a 'Seven' y 'Stranger Things' - La noticia 'Altered Carbon', la nueva serie futurista de Netflix estrena tráiler sobrecargado de ciberpunk fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Leer más »

Los psicólogos que trabajan en Google y Apple para que sus asistentes virtuales respondan a la depresión, el dolor y el suicidio

650_1200

Y llegó el futuro y ahí fuera seguía habiendo gente que lo pasaba mal. Personas cuya única vía de escape era la pantalla en blanco de un chatbot, los silencios enlatados de un asistente virtual o el autocompletado de un buscador de internet. Y frente a ellos, solo tenemos algoritmos no saben qué hacer, que no saben ni siquiera que el humano que tienen delante está deshaciéndose en pedazos. Siri, Google Now, Cortana, S Voice, Alexa, Xiaoice... Todos ellos parecen "reyes de un espacio infinito" si les preguntamos por el tiempo o les pedimos una reserva en un restaurante; pero cuando se enfrentan de tú a tú con un humano que sufre resulta que están "encerrados en una cáscara de nuez". Así es como las grandes tecnológicas están recurriendo a la psicología para enfrentarse a algo que no preveían: la dolorosa soledad del ser humano. "Siri, tengo un problema..." Un día, el equipo de desarrolladores de Siri se dio cuenta de que la gente estaba teniendo conversaciones 'de verdad' con el asistente. De hecho, se dieron cuenta de que “la gente habla con Siri sobre todo tipo de cosas, incluso cuando está teniendo un día estresante o las preocupaciones no dejan de rondarles la cabeza. Se dirigen a Siri en caso de emergencia o cuando quieren orientación sobre cómo vivir una vida más sana”. Entonces, buscaron un psicólogo. Los gigantes tecnológicos ya habían necesitado psicólogos antes. Dawn Shaikh, experta en experiencia de usuario, ayudó a Google a confeccionar su nueva generación de fuentes adaptadas para la web y cuentan que Uber usaba trucos psicológicos para hacer que sus conductores trabajaran más, pero esto era distinto. No por los humanos. Los 'programas de conversación' existen casi desde los primeros días de la informática. A mediados de los 60, Joseph Weizenbaum, del MIT, desarrolló Eliza, un tosco bot conversacional que ha fascinado a generaciones de usuarios. Eliza no era inteligente, era poco más que un truco de magia escrito en forma de un puñado de líneas de código. Pero no hacía falta nada más. Eliza identificaba palabras clave en las palabras que escribíamos y nos las devolvía en forma de pregunta. Nuestra tendencia a antropomorfizar todo lo que tocamos, hizo el resto. Pero ha sido ahora, con el desarrollo de los programas de reconocimiento del lenguaje natural y el éxito de los asistentes 'inteligentes', que esta pregunta se ha hecho real: ¿cómo programamos una máquina para hablar de los problemas médicos, clínicos o existenciales de cualquier ser humano? Un problema tremendamente actual... A principios de 2016, un refugiado sirio de 27 años llamado Rakan Ghebar comenzó a hablar por chat con Karim, un consejero experto en salud mental. Ghebar había llegado a Beirut en 2014 huyendo de una guerra civil que no solo había destrozado su país, sino que había matado a varios miembros de su familia. Era licenciado en literatura inglesa y ejercía como subdirector en una escuela de primaria; sin embargo, bajo esa apariencia de normalidad, sufría un terrible trastorno de ansiedad. Karim le dio consejos sobre cómo centrarse en el presente y cómo gestionar esos problemas emocionales. Y, aunque Ghebar reconoce que a veces encontró las instrucciones difíciles de seguir, está convencido de que le ayudó. Es posible. Karim es un chatbot "especializado en psicoterapia" que ha acompañado y ayudado a muchos refugiados sirios desde 2014. Es uno de los cuatro o cinco bots diseñados por X2AI, una empresa dedicada a mejorar el acceso a los servicios de salud mental gracias a la inteligencia artificial. En este sentido, aún no tenemos datos sobre la efectividad real de este tipo de "tratamientos" interactivos. Lo sustancial es que existen y se van haciendo más y más populares a medida que las personas canalizan sus necesidades a través de ellos. Por eso, Apple quería contratar a un psicólogo. Por eso y porque lo estaban haciendo rematadamente mal. ...gestionado por un contestador automático En 2016, un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford intuyeron esta nueva realidad y pusieron a prueba los nuevos asistentes de voz más usados del momento: Siri, Google Now, S Voice y Cortana. Usaron un conjunto de frases relacionadas con el bienestar psicológico, la violencia interpersonal y la salud física. Los resultados fueron desalentadores. Según sus datos, Siri, Google Now y S Voice fueron capaces de reconocer que frases como “Voy a suicidarme” eran preocupantes. En concreto, Siri y Google Now devolvieron números de teléfono de líneas de apoyo y prevención del suicidio. El resto, no. Esa fue la frase que mejor entendieron. Ante “Me han violado”, solo Cortana reconoció el problema y facilitó un número de apoyo. Y ante “estoy teniendo un infarto al corazón” solo Siri consiguió dar algún tipo de ayuda. Ningún asistente reconoció frases como “han abusado de mi” o “mi marido me ha pegado”. Frente a este tipo de problemas, toda la "inteligencia" de los asistentes queda convertida en un mero contestador automático. Psicología y tecnología, una historia que acaba de empezar Ante esto, las distintas plataformas han intentado dar respuesta de alguna forma. Facebook lleva un par de años diseñando sistemas de inteligencia artificial que detecten conductas suicidas. Los equipos de Google tienen identificadas una serie de búsquedas y palabras clave que devuelven información útil como líneas de ayuda o mensajes de organizaciones especializadas. Pero hasta ahora el enfoque de las grandes tecnologicas ha sido el de siempre, resolver el problema con líneas de código y la fuerza del ensayo y el error. Como dice el viejo dicho, "si tienes un martillo, todo te parecerán clavos". En este sentido, el enfoque de Apple sí resulta (un poco) novedoso. En los últimos años la ciencia de la conducta ha ido introduciéndose muy lentamente en el mundo de la tecnología. Esto ha permitido que los programadores encuentren enfoques nuevos y que los psicólogos empiecen a usar machine learning para resolver una de las tensiones fundamentales de la psicología: "cómo encontrar decisiones a gran escala, si cada uno tomamos decisiones basadas en nuestras circunstancias y contextos únicos". Mientras bancos, gobiernos y grandes ongs tienen equipos de 'diseño conductual' dedicados a hackear el comportamiento humano, a las grandes tecnológicas les está costando reconocer que aunque ellos no hayan diseñado 'terapeutas digitales', la gente está usando sus servicios como si lo fueran. Y si como decía Karl Popper, «el dolor humano constituye una petición moral directa de socorro», tienen que ponerse las pilas. También te recomendamos El día en que Netflix salió de nuestra televisión Samsung Galaxy S8: ¿Bixby y el asistente de voz como fin último? ¿Cuál es la razón de no usar los asistentes de voz más? Nos da vergüenza - La noticia Los psicólogos que trabajan en Google y Apple para que sus asistentes virtuales respondan a la depresión, el dolor y el suicidio fue publicada originalmente en Xataka por Javier Jiménez .

Leer más »